Fomento no tiene previsto modificar el acceso a la Terminal Satélite del aeropuerto de Barajas

0

A preguntas del Senador socialista Domingo Fuentes Curbelo

Madrid, SP, 9 de junio de 2014(EUROPA PRESS).- El Ministerio de Fomento no tiene previsto diseñar nuevos accesos a la terminal Satélite del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas para evitar que los pasajeros tengan que pasar un segundo control de seguridad, pero sí asegura que desde el pasado 1 de febrero se están utilizando ya en todas las instalaciones aeroportuarias de la red Aena bolsas precintadas para transportar líquidos sin problemas.


Aeropuerto de Madrid-Barajas

Así se recoge en una respuesta parlamentaria que el Gobierno ha enviado al senador socialista Domingo Francisco Fuentes Curbelo, quien se preguntaba por qué cuando un pasajero llega a la T4-Satélite, "sea con un vuelo Schengen o no", tiene que pasar nuevamente un control de seguridad para llegar hasta la T4, lo que les obliga a deshacerse de los líquidos que porten como equipaje de mano, incluso aunque los hayan comprado dentro de unas instalaciones aeroportuarias.

Por ello, Fuentes Curbelo reclamaba a Fomento que diseñe un nuevo acceso ferroviario interior desde la Terminal Satélite a la T4 para evitar el segundo control, o pensar una "nueva forma de paso que haga innecesario un nuevo control" por parte de Seguridad Aeroportuaria de Aena.

NO SE MODIFICARÁ LA OPERATIVA

En la respuesta al senador, a la que ha tenido acceso Europa Press, el departamento que dirige Ana Pastor asegura que "por las características y operatividad de las infraestructuras e instalaciones existentes", el aeropuerto de Barajas "no tiene previsto modificar la operativa actual mediante el diseño de nuevos pasos o de un nuevo acceso desde el tren a la T4 interiormente".

De hecho, Fomento recuerda que las medidas de seguridad que se aplican en todos los aeropuertos españoles, incluido el madrileño, están basadas en la normativa de seguridad comunitaria, que precisa que los pasajeros procedentes de países Schengen en tránsito o en transbordo no precisan de nueva inspección durante su permanencia en Zona Restringida de Seguridad.

Sin embargo, la peculiaridad de la Terminal Satélite hace que todos los pasajeros de diferentes procedencias se mezclen en el tren automático que los transporta a la T4, lo que les obliga a pasar por dicho control.

En cualquier caso, con respecto al problema de los líquidos que transportan estos pasajeros, fuentes de Aena han asegurado a Europa Press que desde el pasado 31 de enero todos los aeropuertos de la red utilizan bolsas "de seguridad a prueba de manipulaciones", que son herméticas y van selladas por las tiendas y que, "acompañadas por el justificante de compra en la aeronave o en las instalaciones aeroportuarias", permiten su paso sin problema.

Esta medida se deriva del nuevo procedimiento de inspección de líquidos recogido en los reglamentos europeos, por lo que el Gobierno insiste en que "no es correcta la afirmación sobre la obligación de tirar cualquier líquido que se haya comprado antes de pasar nuevamente por el control de seguridad".

PASOS RESTRINGIDOS A TRABAJADORES.

En otra pregunta parlamentaria, el senador socialista recoge las quejas de algunos trabajadores de tierra de Madrid-Barajas respecto de la decisión de cerrarles determinados pasos a la zona restringida de las instalaciones, lo que les obliga a "concentrarse" en otros, lo que "aumenta el tiempo de acceso a su trabajo".

En este sentido, Fuentes Curbelo menciona el paso del Puente Aéreo, que desde 2006 podían utilizar los empleados de tierra y que ya no les está permitido, a diferencia de las tripulaciones de las compañías que operan desde dicha zona, que sí pueden usarlo.

En su respuesta, el Ejecutivo recuerda que el número de accesos a la zona restringida debe ser siempre "el mínimo necesario para garantizar la plena eficacia de las operaciones" y que es la Dirección del Aeropuerto la que los establece, en función del tipo de personas que vayan a utilizarlo y de los recursos técnicos y humanos que hagan falta, ya que "no es lo mismo inspeccionar a un pasajero y su equipaje de mano que a los empleados y sus herramientas o las mercancías y suministros".

No en balde, los empleados del aeropuerto utilizan elementos electromecánicos para superar los controles (lectores de acreditaciones y tornos), mientras que para pasajeros y tripulaciones se usan "controles visuales".

Así, en la T4 hay actualmente cuatro controles de seguridad "exclusivos para el acceso de los empleados del aeropuerto" además del Control de Seguridad T4 Puente Aéreo, que por razones operativas está abierto tanto a los pasajeros como a las tripulaciones y que "en el corto plazo no está previsto abrir al personal de tierra del aeropuerto".

En cualquier caso, el Ejecutivo asegura que la Dirección de Barajas es "sensible a cualquier tipo de queja y, especialmente, a las relativas a accesos de empleados y a las de seguridad", rechazando así la pregunta de Fuentes Curbelo sobre "por qué la directora del aeropuerto no es sensible a las quejas" de los trabajadores.

Deja un comentario