José Blanco se enorgullece de regalar nuestros aeropuertos

0

Hoy finalizaba el proceso de licitación por los aeropuertos de Madrid y Barcelona. La reacción del Ministerio de Fomento ante este nuevo paso en la privatización de dos los de los aeródromos más eficientes del país no se ha hecho esperar. El Gobierno ha mostrado su entusiasmo por poder continuar con su objetivo y llenarse los bolsillos antes de dejar el poder.

Y para hacernos partícipes de la 'alegría' y 'orgullo nacional' que supone malvender dos de los aeropuertos con más tráfico y más eficientes de España ha difundido un comunicado que procedo a copiar íntegramente, pues cualquier modificación que sobre él se hiciera no lo haría menos vergonzoso.


"El Ministerio de Fomento valora muy positivamente el elevado número de candidaturas que han mostrado su interés por participar en la licitación del 90,05% de las sociedades concesionarias de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat.

El Ministerio considera que la presentación de seis candidaturas para cada uno de los centros demuestra la idoneidad del proceso puesto en marcha y la valoración que hace el sector empresarial del nuevo modelo de gestión aeroportuaria.

Ademas, la presentación de empresas españolas e internacionales es un buen indicador del atractivo que tienen los dos principales aeropuertos españoles y refrenda la apuesta de Aena Aeropuertos por dotar a nuestro país de infraestructuras de la máxima calidad a través de las inversiones realizadas en los últimos años tanto en Barajas, como en el Prat.

El Ministerio garantiza que el proceso de licitación seguirá desarrollándose conforme al procedimiento previsto y con las máximas garantías de transparencia e igualdad para todos los candidatos que, finalmente, presenten sus ofertas.

Por último, Fomento considera que el nuevo modelo de gestión aeroportuaria contribuirá a que España cuente con un sistema aéreo más eficaz y eficiente, para que responda mejor a las necesidades de nuestra economía, al tiempo que reforzará el liderazgo de Aena Aeropuertos entre los gestores aeroportuarios mundiales."


Es evidente que las empresas están encantadas con la posibilidad de compra de Barajas y El Prat, dado que la adquisición de estos dos activos aeroportuarios por una cantidad de dinero irrisoria supone un negocio perfecto desde un punto de vista empresarial, más aún con las medidas de mejora que Aena ha estado llevando a cabo hasta ahora, engalanando una joya para regalársela al primero que se mostrara interesado.

Podría considerarse, incluso, un insulto a la inteligencia de los ciudadanos la afirmación de que Aena Aeropuertos "apuesta por dotar a nuestros país de infraestructuras de máxima calidad", cuando se han realizado malgastando el dinero de los contribuyentes con el único fin de ponérselo en bandeja de plata al nuevo gestor privado.
El último ejemplo fue la partida de 33 coches eléctricos que presentó el Secretario de Tranportes, Isaías Táboas, y el presidente de Aena, Juan Ignacio Lema, la semana pasada en el aeropuerto de Barajas y para lo que se invirtió más de un millón de euros. ¿Está justificado este gasto cuando, precisamente, se alude al elevado déficit de las cuentas de Aena para mostrar como necesario el proceso de concesión? ¿O no es más que otra manera de elevar una deuda que no se ha convertido en otra cosa que una excusa para poder convencer a la opinión pública de que el mercado privado debe entrar en la gestión de nuestros aeropuertos?

Por otra parte, es curioso leer que el Ministerio de Fomento garantiza la transparencia e igualdad a los candidatos que presenten sus ofertas cuando los mismos trabajadores de los aeropuertos implicados aún no tienen en sus manos el pliego de condiciones que se les exige a las empresas para poder optar al proceso y, por lo tanto, desconocen la situación en la que quedará la entidad una vez finalizados los plazos y acordado el nuevo gestor privado. De nuevo, todo por el comercio, nada por los trabajadores.

A partir de ahora el futuro de Barajas y El Prat pasa a estar estrechamente vinculado con las decisiones que se tomen alrededor de los siete grupos interesados en convertirse en los nuevos gestores de los aeropuertos, entre los que se encuentran FCC, Acciona, Ferrovial, Aeropuertos de París, la firma de inversión GMR, Abertis, que sólo pujará por El Prat y el grupo San José, que sólo optará a Barajas.
Si finalmente es el grupo San José quien se alza con la medalla y opta a convertirse en el gestor del aeropuerto madrileño tal vez podría consultar al que fue parte de su directiva, el propio Juan Ignacio Lema, para iniciar su estrategia de gestión. Aunque casi mejor que obviara esta última etapa y apostara por nuevas políticas gestoras. Lema ya es perro viejo en esto y Barajas lo que necesita es un cambio de aires que apueste verdaderamente por la eficiencia y eficacia del aeropuerto.

Deja un comentario