28.1 C
Madrid
julio, viernes 30, 2021

La falta de controladores y técnicos provoca retrasos en los aeropuertos estadounidenses

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Washington, EEUU, 23 de abril de 2013.- Este lunes algunos aeropuertos de los Estados Unidos sufrían retrasos en sus vuelos de hasta tres horas debido a la disminución de efectivos de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) motivada por la disminución en su partida presupuestaria. Los primeros efectos de los recortes comenzaron a notarse el domingo, después de que la FAA iniciase su política de ajuste por la que concede días libres no remunerados a su personal.

La falta de controladores aéreos, de hasta un 10% menos, obligó a reducir las operaciones y muchos aviones se mantuvieron en el suelo esperando autorización para despegar provocando retrasos en cascada en los aeropuertos con más tráfico de EEUU, en Nueva York, Baltimore y Washington según informaba The Wall Street Journal.


Los permisos de salida continuarán durante meses, lo que preocupa enormemente a las aerolíneas de cara a la temporada de verano. Cada empleado, de los 47.000 que tiene la Agencia -15.000 de ellos controladores, 11.000 técnicos ATSEP- perderá un día de trabajo cada dos semanas, estrategia con la que la FAA intenta reducir costes apuntando a que su presupuesto “está dominado por los salarios”.

Esta situación se agrava si uno de los trabajadores se pone enfermos. Según Dean Lacopelli, dirigente sindical en un aeropuerto regional de Nueva York “no sólo se trata de que por cada uno de cada diez trabajadores se vayan a casa uno de cada diez vuelos se retrasan. Es mucho más complicado”. “Antes de los permisos de salida si un controladores se ponía enfermo había personal suficiente para asumir el trabajo extra o a alguien se le podía pedir que trabajase horas extra. Ahora eso no es posible.”


El representante de los especialistas de la seguridad electrónica de EEUU, Mike Perrone, ha mostrado su decepción porque los permisos de salida hayan sido “la vía elegida para ahorrar en el presupuesto de la Agencia”.

Según ha expuesto PASS, la Asociación en torno a la que se reúnen los especialistas en seguridad electrónica, en un comunicado que los recortes se traducirán en restricciones para realizar viajes de vigilancia, lo que conllevará menos supervisión de las compañías aéreas y operadores. Además, han provocado un parón en las certificaciones de las nuevas tecnologías, y en la actualidad los inspectores de fabricación se centran por completo en las certificaciones existentes, lo que está llevando a la industria a sufrir pérdidas económicas.

Por otra parte, han afirmado que los especialistas de los sistemas que garantizan la seguridad y fiabilidad de los equipos de los que pilotos y controladores dependen para operar de forma segura no serán capaces de realizar algunas tareas de mantenimiento crítico en los sistemas, lo que intensificará las demoras.

Los técnicos de PASS han instado a la Agencia a no perder su compromiso con la seguridad y han afirmado que los recortes “indiscriminados” reducirán la capacidad y la eficiencia del sistema de la aviación estadounidense. Además, han transmitido a los miembros del Congreso y el Gobierno americano la necesidad de “encontrar una manera de evitar la estrategia de permisos de salida antes de que el impacto se sienta este verano”.
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies