spot_img
spot_img
23.3 C
Madrid
abril, sábado 13, 2024

La falta de medios aéreos, marítimos y terrestres amenaza la capacidad de España para controlar el narcotráfico

De los cuatro helicópteros actualmente solo 2 están operativos y la promesa de ex Ministra Maria Jesús Montero de incorporar un quinto Helicóptero no se ha cumplido

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp.- Tras el asesinato de los dos guardias civiles arrollados por una narcolancha en el puerto de Barbate (Cádiz), se han revelado las serias deficiencias de medios con los que cuenta España para combatir el narcotráfico.

Insuficiencia de medios aéreos para la vigilancia

La flota de Vigilancia Aduanera actualmente cuenta con cuatro helicópteros, pero solo 2 de ellos están operativos. Uno de ellos cubre la zona sur entre las distintas bases, mientras que el otro se encuentra en Vigo.

La promesa de la ex Ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, de reforzar la flota con un quinto helicóptero y cinco nuevas embarcaciones en 2022, aún no se ha cumplido hasta la fecha.

Entre las causas de esta reducción operativa se encuentra la falta de medios para reemplazar los helicópteros que están en mantenimiento, algunos llevan hasta 8 meses en mantenimiento según fuentes de Aviación Digital. La no incorporación del quinto helicóptero comprometido agrava aún más la situación, dejando la mitad de la flota aérea inoperativa.

Respecto al helicóptero de Vigo, algunos funcionarios han expresado su preocupación por los temas de seguridad: Problemas como puertas sin la señalización adecuada o ventanas de escape inaccesibles, han sido ignorados a pesar de las quejas y advertencias recibidas.

Es importante recordar que en el accidente ocurrido frente a las costas de Algeciras en julio de 2021, un agente de aduanas perdió la vida al no poder evacuar la aeronave por sus propios medios.

La desaparición de los aviones Casa 212

Desde hace años, el debate sobre el uso de aviones versus helicópteros en la vigilancia aduanera ha sido un tema candente dentro del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Mientras algunos argumentan a favor de la versatilidad y capacidad de intervención directa de los helicópteros, otros defienden la eficiencia y alcance de los aviones en la patrulla marítima. Sin embargo, lo que debería ser un debate constructivo ha sido ensombrecido por la negligencia y la falta de visión de quienes toman las decisiones clave.

Hasta el año 2021, Vigilancia Aduanera operaba cuatro aviones de vigilancia, basados en el C-212 Aviocar, pero se dieron de baja y nunca han sido sustituidos.

Fabricantes de aeronaves han ofrecido opciones para mantener en servicio aviones de ala fija, pero estas propuestas han sido desestimadas por los responsables de logística de vigilancia aduanera. Incluso se ha ignorado la posibilidad de adquirir aviones de Inspección Pesquera, una oportunidad desperdiciada que habría permitido mantener operativos estos recursos vitales.

Casa-212. Foto: DefensayAviacion.info

Durante todos estos años, el Levante español ha experimentado una notable falta de protección por parte del servicio, ya que, según estas mismas fuentes, la base de Murcia nunca ha estado verdaderamente operativa. Únicamente se ha contado con la base de Almería, la cual ha mostrado deficiencias significativas.

Esta situación adquiere una importancia especial debido al traslado reciente de la actividad delictiva de las mafias hacia el Levante español, como resultado de la presión que están enfrentando en el sur del país.

Medios Marítimos

En el ámbito marítimo, se evidencia una falta de atención a las necesidades operativas que se repite constantemente: Embarcaciones con problemas técnicos son reparadas de manera superficial y puestas nuevamente en servicio sin una debida consideración por la seguridad y el óptimo funcionamiento.

Este enfoque de «parches» representa un riesgo tanto para los funcionarios como para la efectividad de las operaciones.

Los responsables del Servicio Marítimo han señalado las averías de las embarcaciones de la Guardia Civil, las cuales cuentan con más de veinte años de antigüedad, en un informe enviado al Ministerio del Interior hace unas semanas. Este informe reconoce que alrededor de un tercio de estas patrulleras tiene aproximadamente 20 años, superando su vida útil estimada de 15 años, y enfrentan desgastes significativos, especialmente en escenarios como el del Campo de Gibraltar.

No solo están desfasas, como advierte el documento, sino también mal equipadas. Las embarcaciones de la Guardia Civil «no cumplen con las condiciones de acomodación necesarias para los servicios que prestan», especialmente en persecuciones a los narcotraficantes, que se han vuelto cada vez más frecuentes y peligrosas.

Medios Terrestres

La desmantelación de la unidad OCON Sur, especializada en la lucha contra el narcotráfico, es una de las facetas más preocupantes de esta problemática. Esta unidad, que había tenido éxito en sus operaciones contra los narcotraficantes, fue disuelta y sus miembros fueron reasignados dentro del instituto armado.

A pesar de los logros obtenidos por OCON Sur en la judicialización de numerosas operaciones contra las mafias del Estrecho desde 2018, en la actualidad, más de un tercio de los guardias especializados en la lucha contra el narcotráfico en el Estrecho han sido destinados a otras tareas, y muchos de ellos se encuentran dispersos entre las unidades de Policía Judicial de las comandancias andaluzas.

Hoy en día, debemos lamentar que las deficiencias en los medios terrestres, marítimos y aéreos para combatir el narcotráfico en España son evidentes y preocupantes. Las promesas de mejora no se han materializado, y la falta de recursos adecuados pone en peligro tanto la seguridad de los agentes y funcionarios encargados de combatir este delito como la eficacia de las operaciones contra el narcotráfico en el país.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos