spot_img
2.4 C
Madrid
noviembre, domingo 28, 2021

Milán arrebata a Sevilla la sede de la astronáutica de 2024

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Atalayar / Juan Pons.– No ha podido ser. La finezza de los habitantes de la capital de Lombardía se ha impuesto al salero que irradian los vecinos de la capital de Andalucía. La veterana candidatura que se presentaba como favorita, la gran ciudad italiana del norte, ha derrotado a la española del sur, que acudía por primera vez.

Milán se ha alzado con la victoria en la competición por albergar el Congreso Internacional de Astronáutica del año 2024. Allí tendrá lugar la edición número 75 del mayor evento del sector espacial mundial, que todos los años organiza la Federación Internacional de Astronáutica (IAF), en cuyo órgano de dirección de 22 miembros de diferentes nacionalidades no hay ni un solo español.

La apuesta por la capital económica de Italia la ha tomado la Asamblea General de la IAF, organización fundada en 1951 e integrada por 407 delegados de agencias espaciales, empresas, centros de investigación, universidades, asociaciones y museos de 71 naciones. Ha ocurrido en su reunión anual celebrada en Dubái en la jornada de cierre del 72º Congreso Internacional de Astronáutica, que ha tenido lugar del 26 al 29 de octubre en la mayor localidad de la Unión de Emiratos Árabes

La escueta decisión que descarta a Sevilla, Budapest (Hungría), Sao Paulo (Brasil) y Adelaida (Australia) expresa que “la Asamblea General aprueba la recomendación de Comité Asesor de Congresos y Simposios (CSAC) y del órgano de gobierno (Bureau) de la Federación Internacional de Astronáutica (IAF) y celebrará el 75º Congreso de 2024 en Milán, Italia”.

El CSAC es el encargado de asesorar en la selección de anfitriones y patrocinadores de congresos. Sus 11 integrantes gozan de competencia para analizar las propuestas presentadas por cada ciudad candidata y visitar los lugares planteados para llevar a cabo las reuniones. Así ocurrió en verano con Sevilla y el resto de candidaturas. Finalmente, son los que formulan la recomendación de cuál es la mejor sede para el Congreso Astronáutico Internacional. Y así lo han hecho: the winner is… ¡Milán!

Milán ha recibido un apoyo real, Sevilla formal

El deseo de Sevilla de acoger dentro de tres años el Congreso Internacional de Astronáutica se presentaba por vez primera, lo que no era el caso de Milán, que lo había intentado en años anteriores. Por ese motivo, y a diferencia de la capital andaluza, la ciudad italiana volcada en los negocios y la industria, con un importante tejido empresarial aeroespacial, acudía al proceso de selección armada con todo el bagaje nacional habido y por haber. Es lo que tendrá que obtener Sevilla más adelante al presentar una propuesta mejorada.

La candidatura milanesa se sustenta en una treintena de instituciones oficiales del ámbito local, regional y nacional, entre ellas la Fuerza Aérea Italiana, todas las universidades del país en las que se imparten titulaciones aeroespaciales y en la Asociación Italiana de la Aeronáutica y la Astronáutica (AIDAA). Y en un escenario privilegiado que acogerá las sesiones plenarias del Congreso: el imponente y vanguardista edificio del Centro de Convenciones de Milán (MiCO), con un auditorio con capacidad para 2.100 plazas sentadas.

Por supuesto, cuenta con el patrocinio de un organismo del que carece España, en este caso la Agencia Espacial Italiana (ASI). Para su presidente, Giorgio Saccoccia, la victoria de Milán es un “ejemplo de cómo el ecosistema italiano funciona con gran eficacia en el sector espacial”. Cierto. Para Alessandro Profumo, el máximo responsable de Leonardo ‒el gran grupo aeroespacial y de defensa italiano‒, se trata de “una victoria para la industria espacial nacional y para toda la cadena de suministro”.

Milán también ha contado y cuenta con la fortaleza que imprime tener el absoluto respaldo del Gobierno de Mario Draghi, tanto de manera formal, real y en la labor de “pasillos”. Es un espaldarazo del que ha carecido la capital de Andalucía, que ha sufrido la falta de influencia internacional del Gobierno Sánchez y ha tenido un endeble apoyo oficial. Ha sido Pedro Duque, exministro de Ciencia e Innovación, quien ha tenido que encabezar la defensa final de la candidatura sevillana en Dubái.

Mientras que la propuesta ganadora que formula Milán gira en torno al lema de “Espacio responsable para la sostenibilidad”, la de Sevilla se presentaba bajo el de “Vida en el espacio, espacio para la vida”. Es un buen planteamiento el formulado el pasado 29 de abril por la única institución oficial española que en esa fecha era miembro de la IAF, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Paso atrás y volver a empezar

En la carta remitida a la IAF por el director general del INTA, el teniente general del Aire José María Salom, argumentaba que la propuesta española para el Congreso del año 2024 pretendía mostrar como la tecnología espacial había contribuido al progreso de la sociedad, y como ahora “debía servir para preservar el planeta Tierra y hacerlo sostenible”

La misiva del general Salom se acompañaba con una completa documentación sobre el lugar de desarrollo del evento, el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (FIBES). También contenía los apoyos institucionales, una alianza de organizaciones públicas y privadas con el Ayuntamiento de Sevilla en cabeza, organismos autónomos de los ministerios de Ciencia e Industria, la Consejería de Transformación Económica de la Junta de Andalucía, el Cluster Andalucía Aerospace, la Universidad de Sevilla, la patronal TEDAE y otros, como Airbus España, que lidera la industria aeroespacial en la ciudad del Guadalquivir.

Como premio de consolación a la frustración por Sevilla, el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) que dirige Javier Ponce ha sido admitido como nuevo miembro de la IAF, junto con otras 49 entidades más ¡Ya era hora! Hasta 2021, el Centro no ha sentido la necesidad de formar parte del más importante foro espacial mundial, o por lo menos no lo ha hecho constar. Porque razones para pertenecer a la IAF le sobran ¿Será que es ahora cuando el CDTI escucha los tambores de la imparable y cercana creación de la Agencia Espacial Española?

Desde hace décadas, el CDTI ostenta la representación de España ante la Agencia Espacial Europea (ESA). Entre sus cometidos está promover, fomentar y financiar los programas, proyectos y misiones espaciales de España. También le corresponde actuar como socio de iniciativas bilaterales con agencias espaciales de terceros países y con organizaciones espaciales regionales o globales.

Resulta razonable sugerir que Sevilla debe renovar su planteamiento y volver a presentar su candidatura. El siguiente Congreso de Astronáutica será en París en septiembre de 2022, donde se decidirá la sede de 2025. Si no lo consigue, que lo intente de nuevo en septiembre de 2023 en Bakú, la capital de la Azerbaiyán, donde se elegirá la ciudad anfitriona de 2026. Y si no, que lo acometa por tercera vez en Milán, en octubre de 2024, donde se resolverá la sede de 2027. Es lo que hay.

SourceAtalayar
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies