Oscar Molina: Siempre nos quedará “Gmail”…

0

Guadalajara, SP, 30 de agosto de 2013.- El tipo en cuestión es bastante encantador. El tipo en cuestión es fundamentalmente competente, y así lo ha demostrado en tantas ocasiones como hemos requerido su colaboración, consejo o asesoramiento profesional. Siempre estuvo ahí para AD, y sobre todo, para demostrar que tiene una cualidad fundamental para nosotros cuando abordamos un tema aeronáutico o socio-aeronáutico en esta España que nos ha tocado vivir, una buena dósis de concrección clarividente. El tipo, además, sabe escribir, sabe comunicar, sabe pensar mucho más allá del azul del cielo, y de los cientos de brillantes "botoncitos" que le han acommpañado estos años por medio mundo, hora a hora de vuelo en su cockpit.

El tipo en cuestión, no cumple con los tópicos del perfil del piloto al uso-sin ningún ánimo peyorativo por supuesto-, en el sentido de que fue previamente Licenciado en Derecho, ejerció de TCP, y antes de examinarse para ingresar en Iberia, pasó unos meses por Binter Canarias. Hoy es director de MACH82 y vocal del COPAC. Su formación legal, evidentemente dadas sus dotes de comunicador, saltan cuando se pronuncia sobre algún tema, de lo que está bien, a lo que es realmente justo, con una rapidez muy propia de los reflejos que como virtud tienen algunos Aviadores, no sólo pilotos, !Aviadores!
Oscar lleva 16 años pilotando, surcando el cielo, pero, sobre todo, aportando, con contundencia, aportando soluciones a los problemas, tras sus análisis situacionales, para encontrar la mejor respuesta posible ante las contingencias de la vida profesional y social convulsa que nos rodea. Otra característica que define a los grandes Aviadores en el amplio y humano sentido de la palabra, es la de encontrar la mejor solución posible, en el momento más crítico imaginable. Incluso a veces, inimaginable. CRM "vital", CRM "social"…

El tipo en cuestión, se nos va. Su marcha, es una noticia triste para los que tenemos la fortuna de encontrarle cuando le necesitamos, aunque sea para compartir una cerveza cuando no vuela, de saber que podemos contar con él, con sus escritos, con sus opiniones, cuando parece que se ha descontrolado este descontrolado y turbulento sector en el que la aviación española se ha convertido. Pero siempre, al final de sus palabras, al final de sus acertados y bien ejecutados escritos, encontramos soluciones, encontramos alguien que resuelve esa difícil situación, con un certero análisis capaz de llegar a conclusiones resolutivas. El tipo, tiene ese don.

Además, Oscar, a sus 44 años, con una brillante carrera por detrás, y una más brillante probablemente, !seguro que narices!, a bordo del mayor avión de pasajeros que surca hoy los cielos, el A380, allá en Dubai, cambia a la librea de Emirates, con la modestia que sólo lo hacen los grandes. Una prueba de humilde reconocimiento de las limitaciones humanas la teníamos en el último de sus artículo que publicaba en su blog EL EXTRADOS, "Aceptemos el error". Este artículo demuestra claramente, en primer lugar la calidad humana, la compasión por las limitaciones humanas, y como no, una enorme generosidad con el propio error humano. Artículos como "Vivís de mi dinero", un estupendo retrato crítico muy actual, un trending topic mediático que no pasó nada desapercibido, pero he de reconocer que su "No estuve allí", en referencia a su afición al fútbol que no pudo compartir con su hijo Pablo, es la que más ha impactado al que suscribe, pues define exactamente lo que es añorar a los tuyos. Aunque el tipo se descubra como "Atlético". Es que además de piloto-aviador Oscar es padre por partida doble. Quizás por eso haya puesto la mirada en el futuro. Quizás por eso lo haya tenido que hacer por primera vez contribuyendo a esa diáspora que sufre nuestro país.

Se va por la puerta grande, con una gran despedida esta semana en Barajas, llegando de Guatemala-S.Salvador-Madrid, en el A340-300 "Rosalía de Castro", como si fuera su último vuelo en activo, con !sólo 44 años!. Y es que Oscar Molina Jr., ha dejado evidentemente una huella, un contrail profundo en los que hemos tenido la suerte de tratarle humana y profesionalmente en estos años. Su moderación de varias ediciones del "Estado de la Aviación", organizadas por AD, conseguían que en medio de la crudeza situacional del sector, Oscar consiguiera relativizar lo trascendente de lo que con toda seriedad se estaba debatiendo. Siempre tuve la impresión de que una de sus cualidades precisamente era la de no radicalizar la dialéctica hasta el extremo. Eso siempre se agradece. Pero por otra parte mostraba la contundencia del que sabe que lo que está defendiendo es justo, es vital, es humano, para mejorar las cosas.

Como decía Molina, en el artículo citado "Precio no es igual a valor". Esta idea, este concepto define su forma de pensar. Su forma profesional de valorar la profesionalidad.

Oscar incrementa la estadística de la diáspora de nuestros profesionales al cuadrado, puesto que se aleja, que no perdemos, un buen piloto-aviador, pero, para nosotros lo que es aún más importante, un buen piloto-pensador. Esto último es mucho más difícil de encontrar hoy en día. Encontrar un buen piloto-pensador-comunicador, es algoritmicamente algo así como 1/1.000.000, y este es el caso exacto que intento describir, intentando que la emoción no llegue a su punto de rocío.

Afortundamente, existe internet, existe el correo e-mail, existen video conferencias que harán más llevaderas las 6 horas de vuelo que nos separarán de este tipo al que hemos llegado a apreciar en esta modesta Redacción. Sus razones familiares para su marcha son las razones de muchos. Oscar está acostumbrado a ver un cielo azul tras el cristal de su cockpit todos los días que vuela. Un cielo azul y límpido, y un horizonte cada vez más lejano que parece no tiene límite alguno. Esperemos que su aterrizaje por aquellas tierras, cálidas en el sentido físico, sea tan placentero como el inmenso horizonte que ahora, dentro de muy pocos días, alcanzará este Amigo-Aviador del siglo XXI. !Auguri!, que decían los romanos.

(En nuestra Hemeroteca pinchando "Oscar Molina", podrán acceder a sus numerosas contribuciones editoriales a este modesto medio de comunicación)

Deja un comentario