9.5 C
Madrid
abril, viernes 9, 2021

Pedro Argüelles (Boeing): “Hay firmas en España que pueden ser socias de Boeing”

Nuestros monogáficos

- Publicidad -

El directivo analiza el litigio con EADS ante la OMC y las posibilidades de futuro del mercado nacional. Pedro Argüelles (Madrid, 1950) es el rostro del gigante aeronáutico Boeing en España. Tras dirigir el gabinete del Ministerio de Defensa en la época de Eduardo Serra y presidir el hólding aéreo Aena, asumió la presidencia de la firma norteamericana hace ya ocho años. Una larga etapa que, aun así, no le permite relajarse, ya que está viviendo un 2010 especialmente intenso. Artículo completo en EXPANSION

En primer lugar, tiene sobre la mesa dos frentes abiertos con su rival europeo EADS: las denuncias cruzadas en la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la puja por los aviones cisterna del Pentágono. A ello se le suman los movimientos de consolidación de aerolíneas en el ámbito de la aviación civil y, en paralelo, la caída de los presupuestos de Defensa (que afecta a la rama militar).

Subsidios
La actualidad manda, así que Argüelles abre fuego analizando el litigio en el organismo regulador internacional. "Airbus recibió 20.000 millones en subsidios ilegales y la OMC ha demostrado que nunca habría alcanzado su cuota de mercado actual sin estas ayudas", afirma el directivo, quien añade: "Si comparamos este dictamen con el informe preliminar de Boeing, la proporción de incentivos ilegales está 7 a 1 a favor de EADS".

Con estos mimbres, la postura de Boeing sobre una negociación para rediseñar el futuro del sector es clara. "Un acuerdo habría tenido sentido antes de acudir a la OMC; pero, ahora, hay un dictamen en firme que EADS debe cumplir; es la única manera de equilibrar la situación".

Como telón de fondo, figura el concurso de los tanqueros del Pentágono, un megacontrato de 179 aviones de reabastecimiento, valorado en 28.000 millones. Ambos fabricantes se ven las caras por tercera vez, tras la anulación de dos adjudicaciones anteriores, una a favor de cada grupo.

Argüelles cree que la oferta de Boeing satisface todos los requerimientos para sobrevivir en un escenario bélico, "ya que nuestro avión es más maniobrable y moderno en aspectos de aviónica y sustantivamente más barato, porque es más pequeño y consume menos combustible… Son miles de millones los que se va a ahorrar el Ejército".

Y vuelve a poner el dedo en la llaga de EADS: "El modelo con el que se presenta nuestro competidor (A330) ha recibido ayudas ilegales valoradas en 5.000 millones; eso no forma parte del pliego del concurso, pero el Gobierno estadounidense debe valorar mejor nuestra oferta".

Industria nacional
Más allá de estas disputas, Argüelles lanza un mensaje clave para los fabricantes aeronáuticos españoles. "Se han consolidado grupos importantes de los que Boeing tiene una opinión magnífica; ahora, deben encontrar fórmulas para trabajar con nosotros a riesgo compartido". Un mensaje del que deben tomar nota compañías como la andaluza Alestis, la castellanoleonesa Aciturri y la vasca Aernnova.

El directivo recuerda que la antigua Casa renunció a formar parte del equipo de desarrollo del modelo 787 Dreamliner "porque Airbus quería que fuera su suministrador exclusivo". Esta decisión "limitó el potencial de las empresas españolas para colaborar con las americanas", ya que hoy "se buscan aliados que puedan asumir el riesgo de desarrollo y la ingeniería, y no simples proveedores".

Hay compañías que cuentan con esa capacidad y, para ellos, el mensaje es claro: "Tienen que buscar una interlocución directa con Boeing, en vez de trabajar para nosotros a través de Airbus Military".

La crisis no ha cambiado la opinión de Boeing sobre España. Aunque las últimas grandes decisiones que se han tomado en el país no le han favorecido, recuerda que "los tres Ejércitos poseen equipos de la compañía y son sistemas que tienen aún una vida muy larga". Hay, además, aerolíneas con las que tiene una relación privilegiada, como Air Europa.

Estrategia
"Debemos tener una visión a largo plazo; estamos en un mercado con potencial y, si tenemos los productos adecuados, volveremos a tener éxito".

La fusión entre Iberia y British Airways merece un capítulo aparte. La compañía española no ha adquirido ningún aparato de Boeing en la última década. Sin embargo, Argüelles señala que los movimientos de consolidación de las aerolíneas no deben alterar la política de los constructores.

"Hay que confiar en la fortaleza de nuestros productos más que en las decisiones de los clientes". De hecho, el ex presidente de Aena remarca que nunca ha tenido la sensación de que Iberia le esté tratando injustamente. "Hemos sido su principal suministrador durante años y, aunque ahora no lo somos, pensamos que sólo es un paréntesis".

"Impulsar fusiones cuesta dinero"
Pedro Argüelles considera que el objetivo del Ministerio de Defensa (impulsar fusiones en el sector de Defensa) es acertado. "En momentos como el actual, las empresas tienen que ser más eficientes y ganar en productividad". Sin embargo, también hace una importante advertencia: "Impulsar una consolidación en el negocio militar es muy difícil cuando no hay un presupuesto potente".

En este sentido, cree que las políticas de reequilibrio y austeridad "no deberían afectar más a la Defensa española, que nunca ha tenido asignada una partida especialmente importante".

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies