Pepiño se sube a ‘La Noria’ para vender el “zapatazo” de Zapatero

0

Ha comenzado la campaña. Pintan bastos y desde la "factoría de agitación y propaganda", que controla JB-no el del whisky, sino el del Ministerio de Fomento-en la sede de la madrileña de la calle Ferraz, han tocado a rebato. El diario El País-"El 'zapatazo' de Zapatero dispara a 9 la ventaja del PP sobre el PSOE"-, convertido estos días en el gran defensor del zapaterismo en detrimento de su rival Público, saca una encuesta -"La luz al final del túnel se apaga"-que coloca al PSOE más de nueve puntos detrás del PP en intención de voto. Entrevista completa en TELECINCO al inquilino de Fomento.

En el campo socialista cunde el pánico y se pide a todos, sin excepción, que se partan el pecho y la cara para evitar lo que se perfila como un sonrojante desastre electoral. Primero en las autonómicas y municipales de 2011 y, casi de forma inevitable, en las generales de 2012.

RUBALCABA EN LA CADENA SER

El domingo, a primera hora de la mañana, era el brillante Alfredo Pérez Rubalcaba quien se explayaba durante casi una hora en la Cadena SER, tratando de convencer a la audiencia, con el apoyo de la directora y de casi todos los tertulianos del programa "A Vivir que son dos días", de que "a Rajoy la crisis le importa un bledo" y de que en su momento "se tomarán nuevas medidas y pagarán más los que más tienen".

El plato fuerte, sin embargo, no lo ha protagonizado el ministro del Interior, sino el de Fomento, que la víspera, en una pirueta espectacular, tuvo la ocurrencia de subirse a La Noria de Telecinco.

Y allí, con cara seria, sin corbata, recién pelado, con americana oscura y camisa azul de rayas, hizo lo que pudo.

PEPIÑO EN EL TIOVIVO Y PEDROJOTA EN LA HIGUERA

Con más voluntad que argumentos, intentó vender a la millonaria audiencia del programa sabatino de Telecinco el "zapatazo" que Zapatero ha dado a pensionistas, jubilados, funcionarios y españoles en general.

"Muchas personas que me han llamado, me han criticado porque venía a La Noria, gente que, sin embargo, ve este programa. Me parece hipócrita. Yo tengo una máxima: los políticos tienen que ir a donde está la gente, no es la gente la que tiene que ir donde están los políticos".

Así, justificando su presencia en el plató, inció su discurso el ministro de Fomento.

No citó Blanco el nombre del periódico, pero se refirió enseguida al diario El Mundo, que en su espacio reservado al Consejo Editorial publica una nota titulada "Pepiño en el tiovivo o el panteón de la telebasura patria" en la que se comienza dando jabón al poderoso Blanco:

"José Blanco ya ha demostrado que es uno de los mejores ministros de este Gobierno. Y no hace falta insistir mucho en que es un soberbio político (con todo lo bueno y lo malo que ello implica).

Pero como parece que la espesa crisis que padecemos ha nublado las meninges de nuestros dirigentes, hasta alguien tan astuto como 'Pepiño' ha dado un resbalón por el que tal vez se parta la crisma política".

Para añadir a renglón seguido:

"Si quedaba alguna duda, por mínima que fuera, ya sabemos todos los españoles que el Gobierno está desesperado, se acaba de resolver. Lo último que nos faltaba en esta semana negra para la economía española y para el PSOE es ver al número dos tratando de hacer inteligibles las ininteligibles medidas del Gobierno en un programa en el que se trafica, previo suculento pago a los invitados (no será el caso de Blanco, seguro) con los más impúdicos asuntos sentimentales, con cuestiones tan delicadas como los malos tratos o con cualquier braguetazo o picazón de la entrepierna de los grandes hermanos y frikis de todo pelaje que pululan las 24 horas del día por esa cadena tan rentable".

Afirma el diario de Pedrojota Ramírez que antes de presentarse en Telecinco, el ministro estuvo repitiendo a los suyos que no podía desaprovechar la oportunidad, "con la que está cayendo", de explicar sus medidas a tres millones de espectadores.

El Mundo recuerda que Blanco ha sido el primer ministro que concede una entrevista a La Noria -"ese programa de variedades"- y que desde este sábado figura "entre lo más granado del panteón de la telebasura patria, un ministro del Gobierno de la nación".

Suena exagerado, sobre todo viniendo de un medio que se embolsa cinco millones de euros al año con anuncios de prostitución y cuyo director ha impulsado con entusiasmo los temas "calientes" tanto en sus medios de papel, como en su televisión.

MARÍA ANTONIO IGLESIAS EN EL HOSPITAL Y ENRIC SOPENA "KO"

Dicho esto y a falta de María Antonia Iglesias, enferma y hospitalizada de nuevo, La Noria tuvo que tirar de Enric Sopena para la entrevista a Blanco.

Fue una pena, porque el director de El Plural y gran zapaterista no fue capaz de articular pregunta alguna y aquello se convirtió en un show a dos, en el que Isabel Durán se encargó de poner los puntos sobre las íes a un ministro que no paraba de hablar y apenas decía nada.

EL TÍO MANOLO Y SU CRÉDITO

Blanco, que se había preparado a fondo el guión, intentó de salida una especie de monólogo, negando de plano hasta lo evidente.

Para justificar la bajada de sueldo a los funcioanrios y la congelación de pensiones, citó a su tío Manolo "que pagaba una hipoteca al 17% y para mandar a su hija a estudiar tuvo que apretarse aún más el cinturón".

Contó, muy orondo, esa misma mañana, había explicado a un pensionista que le increpó mientras estaba en la peluquería, y quien comprendió que sólo "Zapatero es quien dice la verdad".

Jordi González, que pidió a Isabel Durán que no debatiera allí con el ministro porque el debate venía después, encauzó un par de veces la entrevista, tratando de sacar algo concreto sobre las intenciones del Gobierno, sobre todo en lo que a subida de impuestos se refiere.

LEÑA AL PP Y A RAJOY

Como era esperable, Blanco denunció la "irresponsabilidad" e "hipocresía" del Partido Popular al pedir al Gobierno medidas "difíciles" para asegurar la recuperación económica y atajar el déficit, y después criticarlas una vez que Zapatero las presenta.

Cargó contra la "doble moral" de los que no ayudan "cuando es necesario", y acusó al PP de estar "obsesionado con dañar al Gobierno" y mantener una actitud que "daña los intereses de España":

"La responsabilidad de gobernante es tomar medidas, a nadie le gusta" tomar este tipo iniciativas y al presidente del Gobierno le costó mucho hacerlo".

En cuanto a la rebaja de los salarios de los funcionarios, Blanco consideró que los trabajadores del sector público tienen que entender que deben hacer un "sacrificio":

"Estamos pidiendo un esfuerzo colectivo y es lógico que el que tiene puesto asegurado pueda contribuir en alguna medida. El recorte es progresivo, ya que un funcionario con un sueldo de unos 1.200 euros cobrará a partir de junio 36 euros menos al mes, mientras que uno que cobre 3.000 euros percibirá 220 euros menos".

Jordi González quiso dejar claro que Blanco no había cobrado por asistir a La Noria y regaló al ministro un libro del último Premio Cervantes, José Emilio Pacheco, y los dos tomos de la Divina Comedia ilustrada por Miquel Barceló.

DEBATES Y EMBOSCADAS

En el debate posterior, en el que se sentaron en torno a la mesa además de Durán y Sopena, el diputado del PP Juan Manuel Moreno, el diputado del PSOE Oscar López, la periodista de El País Karmentxu Marín y Alfonso Rojo, director de Periodistadigital, fue este último quien abrió el fuego, comentando socarrón:

"Lo que no me imagino es que el tío Manolo del señor Blanco, antes de ir al banco a pedir un crédito al 17% para mandar a su hija a estudir, estuviera tres años dilapidando el dinero familiar en lujos, percebes y francachelas y eso es lo que ha estado haciendo el Gobierno Zapatero todo este tiempo con el dinero de los españoles".

La polémica estaba servida. Ante la mirada estupefacta de Sopena, más espeso de lo habitual, Durán y Moreno fueron desgranando ejemplos de mal gobierno, pésima administración y contradicciones zapateriles, sin que un voluntarioso López y una tibia Marín fueran capaces de argumentar en sentido contrario.

Deja un comentario