A los pilotos con diabetes se les permitirá finalmente volar en aviones comerciales

0

CNN, USA.- Merilee Riely nunca imaginó que su sueño desaparecería tan rápido…o que podría volver a nacer.

Desde su primer vuelo desde el campo de la Universidad, había querido convertirse en piloto. En abril de 1995, la entonces joven de 25 años se convirtió en la nueva piloto de Atlantic Southeast Airlines, una aerolínea con base en Georgia. Todavía estaba en su período de prueba cuando nueve meses más tarde, después de perder 9 kilos en dos semanas, Riely fue diagnosticada con diabetes tipo 1. Su incipiente carrera como piloto había terminado.

Ese fue el peor día de mi vida. Sabía que era el final“, dijo Riely, que ahora vive en Park City, Utah, a la CNN. ” Eres insulino-dependiente… no volaras comercialmente.”

Durante los siguientes 22 años, Riely se alejó de la aviación, incluso cuando su marido ascendió a capitán de Delta Air Lines.

Volar por diversión era demasiado caro, y ella dejó de creer hace mucho tiempo que la FAA cambiaría alguna vez las regulaciones que prohibían a los pilotos con diabetes tratada con insulina entrar en las cabinas de mando comerciales, incluso cuando países como Canadá y el Reino Unido empezaron a permitirlo.

“No me hice ilusiones”

La FAA permitió a los pilotos con diabetes obtener certificados médicos de tercera clase, lo que les permite volar en privado e instruirse en el vuelo. Pero el certificado médico de primera y segunda clase requerido para los vuelos comerciales estaba estrictamente prohibido.

La FAA decidió que los pilotos con diabetes que sufrieran una subida o bajada grave de azúcar en sangre durante un vuelo pondrían en peligro a los pasajeros y a la aeronave. Y esa fue su posición durante años. Con los avances en la tecnología, como el control continuo de la glucosa, que permitía un control más preciso del azúcar en la sangre, la posición de la FAA comenzó a cambiar.

Con rumores de grandes cambios por delante, Riely comenzó a dar instrucción en vuelo hace unos años. Pero eso fue lo más lejos que pudo llegar.

“Cuando se obtiene algo así y con los años la gente te dice que va a haber una cura para la diabetes y luego nunca sucede, no me hice ilusiones”.
En noviembre, la FAA anunció que comenzaría a permitir que los pilotos con diabetes soliciten el certificado médico de primera y segunda clase necesario para volar comercialmente. Sin nada que perder, Riely envió su solicitud y esperó.

El lunes, Riely se convirtió en uno de los primeros pilotos con diabetes tratada con insulina en recibir un certificado médico de primera clase. Por primera vez en 24 años, Riely pudo volver a ser un piloto comercial.

La Asociación Americana de Diabetes, que presionó por el cambio de política de la FAA, aplaudió la decisión.

Después de diez años de abogar por los pilotos tratados con insulina, es una alegría absoluta ver a los primeros pilotos recibir sus certificados médicos“, dijo Sarah Fech-Baughman de la asociación. “Los endocrinólogos expertos de la ADA han aconsejado a la FAA durante años que es posible identificar a los pilotos que pueden mantener la glucosa en la sangre dentro de un rango seguro en vuelo, y es maravilloso ver que la agencia finalmente llega a la misma conclusión“.

Ahora, a los 49 años, Riely ya no tiene la vista puesta en una aerolínea comercial. En cambio, se pregunta si un trabajo de vuelo corporativo sería mejor para una madre de tres hijos. “Todavía estoy tratando de entender qué hacer con esto“, se ríe Riely.

Un gran momento

Pietro Marsala sabe exactamente qué hacer con su nuevo certificado médico de primera clase. En las 48 horas desde que llegó a su bandeja de entrada, Marsala ya ha aplicado a una aerolínea regional.

Pietro Marsala (CNN)

Marsala, que vive en Scotsdale, Arizona, fue diagnosticado a finales de 2012, justo cuando estaba acumulando horas y añadiendo ratings a su incipiente carrera como piloto comercial. Se le diagnosticó diabetes de tipo 2 a principios de año, pero como sólo necesitaba una medicación oral, todavía podía volar comercialmente bajo las regulaciones de la FAA.

Cuando sus niveles de azúcar en la sangre comenzaron a subir de nuevo, un endocrinólogo confirmó su mayor temor: tenía diabetes de tipo 1 y necesitaría insulina inmediatamente. Había sido mal diagnosticado antes y ya no podía volar comercialmente.

Esto fue simplemente terrible, dijo Marsala a la CNN. Pero Marsala nunca abandonó su objetivo de convertirse en piloto de avión. Escribió a la Oficina de Medicina Aeroespacial de la FAA a menudo, pidiendo cualquier noticia sobre los cambios en las regulaciones.

“Estaba llorando como un niño pequeño para ser honesto contigo. Fue un gran momento”

No podía dejar de volar. Era algo que para mí ha significado más que sólo volar para vivir. Es todo lo que pensé que iba a ser y más“. Marsala quería ser piloto desde que su padre lo llevó a ver la cabina en los viajes a la Italia natal de sus padres cada verano.

Miró a la tripulación de vuelo con asombro. “Quería tanto ser ellos. Los miré como si fueran superhéroes“.

Cuando un correo electrónico apareció en el reloj inteligente de Marsala de la FAA el lunes, admite que estaba “enloqueciendo”. Su novia le hizo parar en un lugar seguro antes de que pudiera leer las palabras que tanto había esperado ver… certificado médico de primera clase.

Deja un comentario