Teherán, IRA.- Los investigadores iraníes están analizando un segundo incidente serio en el plazo de tres días que ha afectado al tren de aterrizaje de otro Fokker 100. Un avión de Iran Aseman tuvo que desviarse a Teherán cuando su tren de aterrizaje se desplegó parcialmente.

La aeronave (EP-ATG) operando el vuelo EP840, desde Teherán a Ilam, el 22 de marzo, según indicó la Organización de Aviación Civil. Cuando la aeronave realizó su aproximación a Ilam, el tren de aterrizaje principal derecho no se extendió. Los repetidos intentos para conseguir que el tren de aterrizaje bajase no tuvieron éxito y la tripulación, consciente de que solo se había desplegado el tren izquierdo, abortó el aterrizaje en Ilam.

Además, hay que añadir, que en ese momento, el tren izquierdo, también falló y no pudo retraerse. La tripulación inicialmente consideró volar a Kermanshah, pero posteriormente decidió regresar a Teherán.

En un punto cerca de Kahrizak, al sur de Mehrabad, la tripulación intentó nuevamente liberar el tren de aterrizaje derecho. La Organización de Aviación Civil indicó que los pilotos “finalmente” lograron desplegarlo, y el avión aterrizó en la pista 29L de Mehrabad, sin incidencias adicionales alrededor de las 09:00 horas. Ninguno de los 81 pasajeros y ocho miembros de la tripulación resultó herido, añadió la organización.

En tierra se realizaron pruebas y el tren de aterrizaje principal no se extendió cuando se le ordenó. La inspección del sistema hidráulico reveló que la suciedad en las zonas próximas del filtro y la válvula de retención del reductor de la zona derecha había evitado la liberación de presión hidráulica y había impedido el despliegue del tren de aterrizaje.

“Este problema se ha producido anteriormente en los aviones Fokker”, afirmó la Organización de Aviación Civil, que ha aconsejado importantes controles del sistema.

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) emitió una directiva en mayo de 2015 después de dos casos en los que uno de los trenes de aterrizaje principales de los Fokker 100 no se desplegó durante la aproximación para el aterrizaje. En ambos casos la avería era la misma que la detectada ahora por los investigadores iraníes.

Según EASA, la inspección adicional de la flota de la aerolínea involucrada en ese momento, reveló que el problema con los filtros se repetía en otros aviones del mismo modelo. Por ello recomendó seguir los boletines de Fokker Services para retirar las mangueras hidráulicas afectadas para su inspección.

Tres días antes del incidente de Iran Aseman, un Fokker 100 de Iran Air sufrió daños durante un aterrizaje en Tehran Mehrabad, después de que sus dos conjuntos principales del tren de aterrizaje no se desplegaran.

Deja un comentario