Aeroángeles en Tierra del Fuego abrazaron a Gordillo

Aviaciondigit@l/Enrique Gavilán/ Fotos cortesía CL

0

Ushuaia, ARG.- Michel Gordillo arribaba a Ushuaia volando directamente desde la Base de Marambio argentina, en la Isla Seymour, frente a la Península de la Antártida. Ushuaia es la entrada al Continente, en la llamada Tierra del Fuego. Allí la recepción hizo que nuestro Aviador pudiera comenzar a relajarse tras la durísima etapa del Polo Sur, y tras haber apenas podido descansar unas horas en Marambio, obligado por la ventana METEO que le permitía dar el salto para remontar América de Sur a Norte, posicionándose este fin de semana en Fortaleza, para aprovechar las horas de luz en el salto Atlántico hasta Cabo Verde.

No es el momento de narrar a nuestros lectores lo sucedido detalladamente en su sobrevuelo del Continente Antártico, y el inhumano comportamiento de las Bases anglosajonas en aquellas latitudes. Habrá que esperar a que nuestro Aviador se encuentre de nuevo en su país, a salvo.

Hablamos con Carlos Lavado, Director de Aeronáutica de Tierra del Fuego, que opera dos aviones en Tierra del Fuego, nos relata que se sintió mal como piloto por la falta de apoyo durante el sobrevuelo antártico de nuestro Aviador. En Marambio y Ushuaia las noticias escaseaban al principio sobre el alcance de lo que Michel estaba acometiendo. Lavado, piloto e instructor de un Arava 102 medicalizado, matrícula LV-AIT, sabe lo que es tener que volar por Tierra de Fuego, cada vez que ha de emprender los casi 3.000 kms. que distan de Buenos Aires, donde estos vuelos que salvan vidas son tan indispensables en tantas y tantas ocasiones. Gordillo tenía estos Angeles de la Guardia a su disposición desde que tomó en Marambio… Incluso supo una vez aterrizado, que Argentina, la misma que hace 90 años recibió en honor a multitudes y con todo el cariño de aquellos que hablan la común lengua que nos une, al Plus Ultra en Buenos Aires, hubiera facilitado en Rothera el combustible en caso necesario a Gordillo.

En Luján, como ya comentamos, se cruzaron de nuevo los caminos del avión donado por Alfonso XIII y el EC-XLL de nuestro ya mítico Aviador. En Tierra de Fuego estaba en “tierra amiga” de nuevo, tras haber también sido atendido en Mario Zucchelli con toda la ayuda que su Misión Científica requería. Italia y Argentina lo dieron todo, algo que Gordillo jamás olvidará.

Tanto el Learjet 35, como el Arava 102 basado en Ushuaia llevan un Cruz Roja en su fuselaje. Por eso allí veían como un asunto de “pura humanidad” haber facilitado la travesía de la Antártida a Michel en lugar de entorpecerla poniendo en serio peligro a un ser humano en lugar donde éstos escasean… Le negaron comunicaciones, información METEO, pista para aterrizar, combustible, etc… en fin todo lo que la normas internacionales de aviación civil marcan para los sobrevuelos en ese Continente. De inaudita manera, le daban cifras en dólares, en una complicada situación donde las haya, mientras sobrevolaba el Continente.

Lavado valora evidentemente como piloto la hazaña de Michel. Nos señala “al Mundo le tiene que interesar lo realizado por Gordillo”, señala con énfasis. En Ushuaia el Vicegobernador de la Provincia de Tierra de Fuego, así como el responsable Polar argentino en Tierra del Fuego, le entregaban una placa conmemorativa a Miguel Angel Gordillo el día de su llegada. Primer reconocimiento oficial a su logro. Calurosa recepción ante un Aviador infinitamente cansado, aunque desbordado por las atenciones argentinas después de tanta frialdad anglosajona… “Fue una travesía recontraimportante…” nos sentencia Lavado. Michel se deshizo describiendo la amabilidad, afabilidad y profesionalidad de Lavado durante su estancia en Ushuaia en su post “Patagonia” 

La labor de los pilotos argentinos en Tierra del Fuego, como la de sus homólogos chilenos, en esas latitudes es impagable sinceramente. El viento y la nieve marcan sus complicadas operaciones aéreas siempre que se necesita un traslado urgente médico o de otra índole. Siempre urgentes y necesarios. Con Michel todo ese lado humanitario tierrafueguino le abrazó tras el trago de la Antártida como a uno más de los suyos.

Hablamos con Lavado hace unas horas, y aún se notaba la nostalgia, el “echar de menos” a Gordillo que evidentemente dejó una imborrable huella de su paso por allá. Cuando miremos de nuevo a Tierra de Fuego nos vendrán a la memoria el trata dispensado, la crudeza del entorno, su enorme belleza y la enorme satisfacción de haber podido hablar con este veterano piloto que viene a representar ese colectivo de pilotos que en condiciones muchas veces extremas realizan esos servicios tan esenciales como vitales literalmente hablando. La Aviación global también son ellos… o mejor dicho, esos son los que hacen que volvamos al auténtico espíritu de una Aviación global.

Learjet 35 Dirección Aeronáutica Tierra del Fuego, Argentina
Learjet 35 Dirección Aeronáutica Tierra del Fuego, Argentina. Transporte médico.

Finalmente Lavado nos transmitió que según los primeros datos conocidos de la recogida de muestras en la Antártida por el aethalómetro que a bordo lleva el avión EC-XLL, dichos datos no serían tan preocupantes como los extraídos en el Polo Norte, lo que hizo que el piloto se mostrara orgulloso de donde realiza su diario trabajo. Una oficina “limpia”.

Y precisamente en una latitud que aún se conserva virginal, el que en estos momentos se esté especulando comercialmente fuera de lo pactado en el Tratado de la Antártida, por empresas cuya finalidad lejos de lo científico se limitan a hacer negocio simplemente, como si no mereciera esa tierra algo de respeto, el respeto que ALE (Union Glacier) y BAS (Rothera) no son capaces de rendir a la madre tierra… ni a sus hijos cuando sobrevuelan la Antártida. Mientras denegaban facilitar el aterrizaje de nuestro compatriota, sí autorizaban al enorme cuatrimotor ruso de la foto inferior, hacerlo en ese mismo lugar, eso sí transportando una valiosa carga que a 15.000$ por cabeza representan los participantes en el Antartic Ice Marathon ¿Qué finalidad científica tiene ese evento?…

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-20-47-31
Cuatrireactor ruso en la pista de Union Glacier, explotada por ALE en las proximidades del Polo Sur donde se celebra con cientos de participantes el Marathon Antártico.

 

 

 

 

Deja un comentario