AESA propone una sanción de 16.000€ a un piloto de ULM por notificar sin estar obligado a hacerlo

5

Madrid, SP.- Si no hubiéramos asistido a aquel evento sobre Seguridad en Vuelo en Aviación Ligera en Cuatro Vientos allá por el mes de octubre de 2016 probablemente no creeríamos que fuera posible lo que vamos a relatar a continuación. En ese evento ante varias decenas de pilotos ULM, por cierto con la presencia del Coronel Jefe de Cuatro Vientos en la Sala que había cedido el Ejército del Aire, intervenía Héctor Pedroche del Servicio de Reportes de Seguridad de AESA que depende de la Dirección de Seguridad de Evaluación y Auditoría Interna cuyo responsable es Pablo Hernández Coronado.

Pedroche de AESA dijo ese día que los aviones ligeros, ULM, “no estaban obligados a notificar incidentes…“, eso sí, señalando la conveniencia de hacerlo en aras a que esa notificación lógicamente contribuiría estadísticamente a mejorar la seguridad. Entre el público se alzó una mano que señaló que la Agencia a la que pertenecía el Sr.Pedroche, le había abierto precisamente por notificar un incidente con un ULM un Expediente Sancionador por nada menos que un importe propuesto de 16.000€. Pedroche indicó en ese momento que desconocía semejante caso, recuerdo señaló que de haber sucedido “tenía que haber pasado por él”, y mostró su perplejidad ante lo que relataba el piloto RM de lo sucedido cuando notificó un incidente con su Tecnam P92 Echo Super en noviembre de 2015, en la fase de rodaje (taxi) en el aeródromo de Arcones (Segovia). Los hechos son estos:

CRONOLOGÍA DEL INCIDENTE DEL ULM Tecnam P92Echo Super (EC-EE4)

18.11.2015 Aterrizando en el aeródromo de Arcones (Segovia), tras una toma suave y normal, al momento de aplicar el freno, se rompe uno de los tres tornillos de la pata derecha del tren principal, que desencadena la rotura sucesiva de los otros dos y provoca la pérdida de dicha pata, cayendo el avión de ese lado y arrastrando la punta del ala derecha hasta frenarse a mitad de la pista, sin más daños ni a las personas ni a las cosas, que los daños propios de la punta de ese ala, por consecuencia del arrastre sobre la pista y posterior golpeo con un poste metálico de una manga mal situada a mitad de pista, a tan solo 2 metros del margen de pista. Con la ayuda de algunos pilotos del campo, montamos provisionalmente unos tornillos en la pata desprendida y trasladamos el avión hasta el hangar.
20.11.2015 Con la ayuda de un camión con plataforma, procede al traslado del avión hasta Robledillo de Mohernando, donde se guarda allí en un hangar, para proceder a la reparación de los desperfectos con la ayuda de un buen amigo con experiencia de construcción de aviones.
15.12.2015 El piloto RM recibe información de que la Guardia Civil está haciendo averiguaciones sobre el accidente de un avión en Arcones. Ante eso, el piloto realiza una  llamada a AESA y pregunta si de alguna manera estaría obligado a haber notificado el incidente, en las circunstancias en que se produjo, sin lesiones ni daños a las personas ni a las cosas, tal y como ocurrió.

Desde AESA le informan que como ULM no existe obligación alguna y que sólo a efectos estadísticos, y sin plazo determinado. También le indican que existe un formulario al efecto. Pide que me hagan llegar dicho formulario, lo cumplimenta y este mismo día lo remito a la dirección de correo electrónico que le facilitan.

17.12.2015 Recibe una llamada de la señorita Pilar Sánchez, de la CIAIAC, en la que le informan que, habiendo recibido el formulario, va a ser la encargada de investigar el “suceso”, y repite: “sólo a efectos estadísticos” indicándole que le enviará un e-mail en el que le solicitará cierta información que tendrá que proporcionarle.

18.12.2015 Recibo e-mail de la señorita Pilar Sánchez, solicitándole los datos requeridos para iniciar la investigación. A partir de esta fecha se suceden diversas comunicaciones por e-mail y teléfono, a las que el piloto del ULM RM iría dando puntual cumplimiento de todo cuanto se me solicita.

18.12.2015 Este mismo día, recibe la llamada del Sargento C, del Grupo Pegaso de la Oficina Aeroportuaria de la Guardia Civil, a quien le manifiesta su sorpresa por todo el revuelo que estaba escuchando desde hace tres días, entorno a este suceso, y que estaba deseando saber a quién podía dirigirse para esclarecer totalmente cuanto fuera necesario.

Así, nada más terminar esta conversación telefónica, recopila toda la documentación pertinente y se presente en las dependencias de la referida Oficina del Grupo Pegaso para que le tomen declaración voluntaria de cuanto necesiten saber. Tras la toma de  declaración, todo queda aclarado y dan por terminada la investigación.

Posteriormente a estas fechas, mantiene diversos contactos por escrito y personales con la Pilar Sánchez de la CIAIAC, que una vez concluída su investigación, le remite el Informe, calificándolo de accidente, sin más implicaciones en el asunto. Pensando por parte del piloto implicado, que aquí terminaba todo el proceso.

25.10.2016 Recibe Notificación de Acuerdo de iniciación de Procedimiento Sancionador, en el que se le impone una sanción de 16.000 € por “falta de comunicación de información a la Administración”

A partir de aquí, se pone en contacto con un abogado, y comienza por presentar alegaciones, y aportando pruebas de haber notificado el suceso, etc.

Tras dichas alegaciones, el Instructor acuerda reducir la sanción a 1.600 €, pero insiste en la falta cometida por no haber notificado el suceso, pues estima que lo ha notificado cuando tuvo conocimiento de que la Guardia Civil ya estaba sobre el asunto, y le emplazan para presentar nuevas alegaciones, que realiza en tiempo y forma.

25.07.2017 En esta fecha recibe, por correo certificado, contestación a las últimas alegaciones, reafirmándose en la falta y por tanto en la sanción impuesta. Dado que esta notificación se recibe fuera de plazo legal para resolver, el abogado decide presentar Recurso de Reposición alegando “Caducidad del Procedimiento” a la vez que reiteran las alegaciones y pruebas, que hasta la fecha han desoído en AESA.

El resultado es nueva reiteración y confirmación de la sanción de 1600 €, con la última opción de proceder al Contencioso Administrativo.

Hasta la fecha, lleva el piloto que no estaba obligado a notificar según el responsable de AESA y que lo declaraba en un foro público al que asistía AD, y por cierto con su intervención grabada, gastados casi 600€ en el abogado, y si procediera al Contencioso, su actuación le supondrá un coste de 1.200€, que si perdiera el Contencioso, a estos gastos, habría que añadir la Sanción de 1.600€ más, y probablemente, las costas, que serían otros 500 €. Total casi 4.000€, en el peor de los escenarios.

Es decir, después de que el señor Héctor Pedroche de AESA, asegurara reiteradamente que los pilotos de ULM no estarían obligados a notificar sucesos ni accidentes producidos en el transcurso de esta actividad, la Administración arremete con su rodillo, llevándole a esta situación…

Y ahora Vds. mismos juzguen si se trata de una simple arbitrariedad por parte de AESA, o esta insistencia podría incluso llegar al presunto tipo ilícito de la prevaricación. En cualquier caso la Autoridad que se le presupone a AESA, y el criterio que se le debería atribuir también, queda indiscutiblemente dañado con esta cuando menos “curiosa” forma de proceder ante un suceso, pero sobre todo,  en relación con la cultura de la notificación que tanto predica AESA, y que es un eslabón más de la seguridad aérea, que queda profundamente dañada para futuros incidentes o accidentes, ante los que lógicamente otros pilotos de ULM podrían considerar que no es seguro notificar y que además se les demuestra con este caso la punitividad, cuando menos sancionadora, a la que se exponen en caso de hacerlo. Esto, además de la arbitrariedad sufrida por este piloto, supone algo tan grave como contradictorio con lo que una Agencia de Seguridad Aérea que se precie debe tener como principios…

5 Comentarios

  1. Hombre, a día de hoy los reglamentos no son lo que dice una persona en un foro, sino el reglamento de verdad. El titular es sesgado y afirma una barbaridad. Si es accidente, la aeronave está tripulada y tiene matrícula tiene que notificar si o si.
    En la primera página, punto 3, del Reglamento UE 376/2014 dice “El presente Reglamento no debe interferir con el proceso de investigación de accidentes e incidentes gestionado por las autoridades nacionales de investigación de la seguridad definidas en el Reglamento (UE) no 996/2010. En caso de accidente o incidente grave, la notificación del suceso también estará sujeta a lo dispuesto en el Reglamento (UE) no 996/2010.” Es decir, que el nuevo modifica al antiguo, excepto en los accidentes o incidentes graves.
    Con esto, al dirigirnos al 996/2010, es susceptible de investigación toda aeronave tripulada y matriculada que tenga un accidente o incidente serio, con excepción de las militares. Entonces, el ente que investiga accidentes si decide que un suceso es un accidente o incidente serio lo suyo según esto es que investigue.
    Todo esto lleva a que si es un “incidente no serio” parece que no hay obligación para los ULM pero que si es accidente o incidente serio si que la hay. El problema de esto es que tiene que ser notificado para que CIAIAC decida si es accidente o incidente serio por lo que para curarse en salud lo suyo es notificar siempre.

    • Muy buenas Juan; yo ante su pregunta, le recomendaría que notificará SIEMPRE y aún así, que no le quepa duda de que AESA hara lo que Le venga en buena gana para cobrarle la sangría más impresionante que pueda considerar; tenga o no tenga usted razón. No deja de ser un “ente” que este enfocado para mejorar la Aviacion sino para sangrar, asustar y casi pedir un “impuesto revolucionario” al contribuyente piloto para cubrir económicamente sus derroches y malas praxis.
      Al igual que al compañero de ULM mencionado en el artículo de AD, tuve el infortunio de tener que vivir una desgracia parecida por parte de AESA pero ya siendo un piloto comercial que desestimó mi situación profesional y me causó una profunda duda ante las dependencias que debieran de velar por la seguridad y conciencia de la Aviacion en España.
      Espero, al igual que el compañero poder publicar en futuras ediciones la situación vivida con AESA y la extorsión a la que me vi obligado por una conveniencia de “hacer caja”

  2. Así a bote pronto y sin profundizar mucho en el tema, me parece que aquí se confunden dos temas completamente diferentes; uno es el sistema de notificación de sucesos de la AESA que supongo que no es obligatorio para los ULM, y otra es la obligatoriedad de comunicar a la CIAIAC cualquier accidente o incidente para su investigación. Esto último está castigado por la ley de seguridad aérea como falta muy grave y el importe de la sanción ya está tasado en la propia ley (y, por cierto, es bastante superior a 1.600€). Las leyes no las hace la AESA sino el gobierno de turno con la aprobación del parlamento. La que está en vigor actualmente es del año 2003 (Ley 21/2003) cuando no existía AESA. Para tratarse de un medio especializado en aviación, la ignorancia de los que escriben en él es sorprendente.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo estuve en una de las charlas de la AESA en la que se preguntó si la notificación de ULM es obligatoria, y la respuesta fue que al sistema de notificación de la AESA no es obligatorio nunca, pero a la CIAIAC si hay obligación en los accidentes e incidentes graves. Otra cosa es que esté claro qué es incidente grave.

Deja un comentario