Copilotos sin Logbook

0

29 de junio de 2015.- Pongámonos en antecedentes. El año 2013, Dámaso Castejón, portavoz de AECA & Helicópteros, informaba de que “El sector necesita, por lo menos, una nueva hornada de 100 profesionales para cubrir la demanda y las bajas que se producirán en los próximos años” . El 5 de septiembre del año pasado fue aprobado el Real Decreto de Trabajos Aéreos 750/2014, por el que se regulan las actividades aéreas de Lucha Contra Incendios y Búsqueda y Salvamento. Este Real Decreto entró en vigor el 1 de junio de este año. La AECA & Helicópteros consideró que “la noticia culmina con éxito el trabajo desarrollado en los últimos meses, por parte de AECA & Helicópteros, el Colegio de Pilotos (COPAC), el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE) y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), constituidos en un grupo de trabajo (GETHA) que seguirá desarrollando y ampliando mejoras en la nueva normativa”

Pues bien, resulta que en esta nueva normativa aprobada, el futuro del sector en la Lucha Contra Incendios, es decir, los copilotos, quedan en una extraña situación. Si bien es cierto que a partir del 5 de septiembre del año 2017 todos los helicópteros de masa superior a 4000kg al despegue que realicen operaciones de traslado de personal deberán contar con un copiloto a bordo; hasta entonces, esas tareas las puede realizar cualquier “no piloto debidamente formado“, es decir, cualquiera que reciba un curso de una semana de duración. Y si al intrusismo laboral de los “no pilotos”, le añadimos el hecho de que los “si pilotos” no van a poder apuntarse las horas de vuelo voladas desde que entró en vigor el Real Decreto, la cosa se pone peliaguda. Resulta que las compañías tienen 3 años para adaptarse a la nueva normativa e instruir a sus tripulaciones para operar en Multipiloto, ya que el RD establece que las operaciones arriba mencionadas se considerarán como tales. Y durante este periodo de transición, no hay nada claro.

Los copilotos de Lucha Contra Incendios han estado reiteradamente solicitando que se aclare esta bizarra situación, tanto a AESA como al COPAC. Y solo han podido obtener una pobre respuesta por parte de estos últimos diciéndoles que están al tanto de la situación y en permanente contacto con la AESA. La Agencia ni se ha dignado a contestar. La mayoría de estos muchachos trabajan solo durante las campañas de verano, yéndose al paro una vez esta finaliza. La única manera que tienen de progresar en sus carreras es, o irse al extranjero (como otros miles de jóvenes) o tener más paciencia que Job; ir haciendo campañas, y poco a poco ir acumulando horas de vuelo suficientes para poder dar el salto a comandantes. Y ahora se encuentran con un parón de 3 años en sus carreras. ¿Así es como España trata a sus profesionales que protegen los bosques? Tengamos un poco de dignidad como país, y no pongamos palos en las ruedas de nuestros jóvenes. Julián Recondo, padre preocupado

Deja un comentario