Cuando prensa es sinónimo de desinformación

0
(Para ver el contenido completo pincha sobre la imagen)

Madrid, SP, 21 de julio de 2014.- El periodismo aeronáutico en nuestro país es uno de los expediente X de la prensa. En los últimos años son más los periodistas interesados en formarse en esta especialización y debido a la falta de oferta de estudios a este respecto se convierte en una materia difícil de llevar a cabo.

Para promocionar esta especialidad la Universidad Rey Juan Carlos, de la mano de los sindicatos de pilotos y controladores, SEPLA y USCA, ha organizado un curso de verano para periodistas interesados en esta temática, como ya hiciera de forma pionera este periódico en el año 2008 en colaboración con esta misma universidad.
El vídeo que les mostramos al inicio del artículo se trata de una de las mesas de debate correspondientes al ciclo del curso, titulada: la seguridad y la comunicación de crisis. En esta charla, donde estuvieron representados casi todos los afectados en un conflicto: control de tráfico aéreo, pilotos, administración (AESA), asociación de víctimas (AVJK5022) y periodistas, pudimos percatarnos los allí presentes del malhacer periodístico que hay en nuestro país en cuanto a comunicación de crisis, la poca cultura de seguridad que tenemos interiorizada cuando hablamos de incidentes, tanto periodistas como usuarios del avión, y lo difícil que es discernir entre información y sensacionalismo, cuando los medios de comunicación necesitan contenidos a tiempo real y hablamos de una industria tan complicada como la aeronáutica.


“La prensa podría ser una barrera que cortara un accidente” David Guillamón, controlador aéreo y portavoz de USCA
“El tratamiento de la información a nivel periodístico puede influir en la efectividad de la cultura justa”. Así comenzaba su exposición David Guillamón, a través del cuál volvimos a evidenciar la cultura patológica que adolecemos en nuestro país en cuanto a seguridad se refiere.
Guillamón introdujo a los periodistas presentes en la denominada just culture, incidiendo en la importancia de la formación de la prensa ya que, según el controlador, en un momento dado es un eslabón más que pueda desarrollar un papel fundamental en el desarrollo de la seguridad. Y es que en una sociedad en la que denunciar una mala práctica supone para muchos profesionales sanciones o, peor aún, el despido directo y cese de sus funciones, los medios de comunicación tenemos que ser la voz de la denuncia para que el sistema se fuerce en ser más seguro y los gestores asuman su papel.
“En 2010 se dieron 47 cuasicolisiones y no conseguimos que la prensa se hiciese eco de eso”. Aviación Digital fue el único medio que dio cobertura a esta lacerante y amenazante noticia para la seguridad áerea.
“Lo que ha ocurrido con la incursión en pista es muy sintomático. ¿Cómo se puede afirmar que no ha pasado nada?”
Ante este tema de actualidad la periodista de El Mundo, Marisa Recuero, asistente a la mesa pedía responsabilidades a Guillamón y buscaba culpables en la torre de control. Ante este ataque directo los profesionales de la aviación que estaban sentados a la mesa lanzaban una pregunta rotunda. ¿Qué efecto tiene cuando un controlador o piloto comete un error y es sometido a nivel público? ¿"Qué efecto tiene eso en al cultura justa? Las personas cometemos errores pero lo más inteligente no es encontrar al culpable y quedarse tranquilos en nuestras posiciones, sino ir más allá y dar con el verdadero problema en el sistema que hará que esa situación de riesgo no vuelva a darse.


“Lo fundamental de cara a una crisis en la comunicación es tener un plan” Juan Carlos Lozano, piloto e investigador accidentes IFALPA
Como bien recordaba Juan Carlos Lozano, lo esencial de cara a la gestión comunicativa de una crisis es tener un plan. Cuando un acontecimiento surge de la nada y sorprende a los medios de comunicación, los periodistas trabajadores de estos medios se convierten en sabuesos en busca de información, que en los primeros momentos es, además de escasa, caótica y difusa. Para que no se vivan momentos como los primeros días después del accidente del JK5022, en los que muchos periódicos ya señalaban culpables y ya publicaban la supuesta razón del accidente, o bien las informaciones ambiguas que hemos vivido en la desaparición del reciente avión de Malasyan Airlines que salía de Kuala Lumpur el pasado 8 de marzo de este año y desaparecía horas después, la Administración del Estado tiene que hacerse cargo de dirigir las informaciones a los medios, como bien hace la NTSB en América.
En nuestro caso, como bien recordó Juan Carlos Lozano, las autoridades suelen tratar estos temas como “tabú”. Aún más llamativo en nuestro país, teniendo en cuenta que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) carece de departamento de comunicación, como nos confirmaba Marta Lestau, directora de seguridad de aeronaves en nuestra agencia española, dejando esta competencia al Ministerio de Fomento, ministerio al que no se le conoce precisamente por su transparencia comunicativa de los últimos años.


“Mi único objetivo es que la CIAIAC desaparezca, que nadie la vuelva a sufrir más” Pilar Vera, presidenta Asociación de Afectados del vuelo JK5022
“Voy a ser la única de esta mesa que va a hablar con total sinceridad”. Así comenzaba su exposición Pilar Vera, quien relató a unos expectantes periodistas la realidad del 20.08.2008, las fallas que hubo en el sistema, tanto en la gestión de la catástrofe por parte del Estado, de los agentes del aeropuerto, autoridades y, por supuesto, medios de comunicación.
“Protección civil, el Ministerio del Interior, con contemplaba entre los eventos catastróficos de los planes de protección civil un accidente aéreo”. Mal comienzo para un accidente del que las familias del JK5022 intentan quede como el referente a la hora de no repetir ninguna de las actuaciones que se llevaron a cabo tras la catástrofe del MD-82 de Spanair y aprender de los errores cometidos, por los que 6 años después continúan luchando.
“En una catástrofe así hay intervinientes necesario, como el Gobierno, la compañía, el fabricante…, e intervinientes totalmente innecesarios, que yo comparo con los buitres, como fueron los abogados y los medios de comunicación”. “Tras el accidente había ruidos informativos por doquier e información intoxicada e interesantemente dirigida”. “El 20 de agosto asistimos a un desfile de muertos, primero fueron 2, luego 4 y acabaron en 154”.
Esta desinformación y “malas praxis informativas” hicieron muchísimo daños a las familias de las víctimas, filtraciones que no tuvieron un tratamiento adecuado, persecuciones de las familias de las víctimas cuando “el único delito que habían cometido era haber perdido a su hijo o a su padre en ese accidente”…
La presidenta de la AVJK5022 denunciaba el mal tratamiento de los medios tras la tragedia, el acoso a las víctimas y la mala información que estuvo desfilando por las portadas de los periódicos durante toda la semana posterior.
“El Mundo al día siguiente ya sabía las causas, causas que fue variando según fue accediendo a la verdadera información. El País mantuvo que los errores de Detroit y el incidente de Lanzarote se habían repetido. El Periódico mantuvo que había sido un fallo humano y acusaba a Spanair de desoir el manual de Boeing. Todo salpicado de fotos”, documentos fotográficos que según Vera ejercieron un dolor inmenso en las familias y que todavía algunos periodistas en la sala seguían defendiendo como “información”.
“Nuestros aliados han estado en Estados Unidos y en América”. Vera explicaba la lucha que ha tenido que llevar a cabo la Asociación denunciando las fallas en el sistema de seguridad e intentando que un accidente como el suyo no vuelva a producirse. En España ni autoridades ni opinión pública ha apoyado su lucha, es más, como bien explicaba la presidenta de la AVJK5022 ni cuando la propia Asociación promovió la realización de un documental “JK5022: Una cadena de errores” donde enumeraba las causas de su accidente, aún latentes en el sistema; ni ahora 6 años después de la tragedia, cuando luchan por sus derechos como víctimas contra la aseguradora de la compañía, los grandes medios de comunicación se han hecho eco de sus acciones. Existe un bloqueo informativo escalofriante en cuanto a descubrir una verdad que pueda involucrar a sectores públicos o marcas que tengan inversiones publicitarias en los medios.
“La sensación que tenemos ha sido que los medios nos han sacado cuando les interesaba”. Aún con este panorama las familias del JK5022, con Vera como presidenta de su Asociación, continúan luchando y la infatigable Pilar sentenciaba “entre todos podemos hacer que esto cambie”.


“Si no entiendes algo, mejor no escribirlo” Marisa Recuero. Periodista periódico El Mundo
La periodista de El Mundo comenzaba su discurso pidiendo perdón a Pilar Vera, puesto que ella fue uno de los profesionales que cubrió la catástrofe en los medios, y negando ante Vera que los periodistas fueran “buitres”. “España informativamente es diferente”. “Tu trabajo es contar una historia” y ante una catástrofe como esta “se acumulan datos de información en la redacción que no sabes cómo gestionar”. Las primera portadas, refiriéndose al trabajo de su periódico con el accidente, “son portadas que no tienen una línea clara”, "nos llegan informaciones complicadas de encauzar”, “se filtra de todo”. "El periodista no busca culpables, busca contar lo que ha pasado".
“Entiende el trabajo que cuesta escribir una historia cuando no hay nadie que te cuente”. La periodista denunciaba el silencio de la Administración “el Gobierno sigue encorsetado, no cuenta nada” y lo complicado que resulta a un profesional de la información hacer su trabajo cuando ninguna de las partes ofrece información. Ante esta denuncia la periodista que escribe este artículo apoya a Recuero en su afirmación, ahora bien, dejando una pregunta al aire para mis compañeros de profesión: ¿no estamos arriesgando el concepto del periodismo y su ética cuando escribimos contenido “para rellenar” y más que informando estamos desinformando por no quedarnos sin contar nada? Ante una tragedia como esta hay que ser rigurosos y no dejarnos llevar por el morbo. Detrás de toda noticia hay personas y nuestra ética radica en contar historias, sí, pero en contar historias verdaderas y que no dañen la libertad de ninguna víctima de las mismas.
Como bien apuntaba Vera, "el papel de los periodistas en una crisis es ayudar, contribuir a la verdad". "Se tapa todo y así no se arregla nada, la única manera de arreglarlo es denunciarlo y los periodistas buitres, sí, porque se fueron a fijar en la nata de la leche, no fueron abajo".
"Mucha información en materia de seguridad está protegida, no podemos darla" Marta Lestau, directora seguridad aeronaves AESA

La única cara de la Administración pública que pudimos ver en este curso fue la de Marta Lestau, quien explicó a los allí presentes el organigrama del Ministerio de Fomento y que, incluso contrariada por el hecho, afirmaba a los periodistas allí presentes que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea no dispone de un depertamento de comunicación, situación que calificó de "deseable" que se diera.
Ante las preguntas de los asistentes respecto a la noticia que diera AD sobre los alquileres de AESA en edificios de la Fundación Mapfre información de la que hasta el momento nadie se había pronunciado, Lestau se dirigió a esta situación como "casualidad" y en preguntas hacia la opacidad de la Agencia en temas tan delicados como las auditorias de seguridad realizadas por la misma, se amparó en la Ley de Seguridad Aérea y la protección de la misma sobre la información.
Según Lestau "Volar es una cuestión de fe", el ciudadano no necesita conocer cómo se gestiona la seguridad en su país, porque "para eso se crea AESA, para que el viajero sepa que alguien vela por su seguridad". Sentencia rotunda que deja a los ciudadanos en manos de un ente al parecer divino, que no necesita dar explicaciones a la audiencia para la cual trabaja, la propia sociedad, y al que hay que valorar y creer como si sus directrices fueran el mismísimo PadreNuestro de la aviación.

Deja un comentario