Mentiras arriesgadas

0

Madrid, SP, 19 de julio de 2014.- Es de sobra conocida por todos la secuencia de los hechos que han dado la vuelta al futuro del “grupo” AENA, y que se desarrollaron principalmente durante la primera semana del mes de julio, no obstante vamos a hacer una breve recapitulación aclaratoria de los mismos.

El pasado día 3 de julio, la Dirección de Organización y RRHH de AENA distribuyó el acta de las reuniones que mantuvieron con los sindicatos presentes en la CSE durante los dos días anteriores. Si, habéis leído bien, fue la Empresa la que distribuyó antes que los propios sindicatos y en contra de lo que viene siendo habitual, la citada acta. En ella se anunciaban los detalles finales del proyecto de privatización parcial de AENA Aeropuertos, aumentando el porcentaje de inversión privada hasta en un 49%, y en la que como contrapartida se ofrecían determinadas garantías tales como el mantenimiento de la totalidad de la red de Aeropuertos, mantenimiento de la condición de Empresa Pública y lo que ello conlleva, así como una prórroga del vigente Convenio Colectivo hasta el año 2021 entre otras.

Cuando aún no nos habíamos repuesto del sobresalto por tan rápido acuerdo, supimos que esta vez el sindicato CCOO se desmarcaba del citado acuerdo de manera unilateral por diversos motivos, entre los que destaca la negativa a cualquier tipo de privatización parcial o total de la Empresa. Esta vez, ante un escenario parecido al de la creación de AENA Aeropuertos, la reacción ha sido distinta.

Casi de manera inmediata llegó el Real Decreto mediante el cual se materializaban los acuerdos anteriores, (o al menos así lo parece) y donde además se anunciaba la “separación” entre Aeropuertos y Navegación Aérea, pasando esta última a denominarse ENAIRE, quedando el nombre comercial de AENA para el operador aeroportuario, y desapareciendo la denominación AENA Aeropuertos. Este decreto se público el sábado 5 de Julio, con fecha de efectos del lunes siguiente día 7 de Julio, o sea de chupinazo a encierro. Más gráficos no podemos ser para describir lo rápido que se redactó algo que se supone que estaba pendiente de negociación con la parte social y que es nada menos que un Real Decreto.

Pero un nuevo actor aparece en la escena y se encarga de elevar la tensión a niveles de “no apto para cardíacos”: La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Para quienes no lo sepan, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es un organismo público, con personalidad jurídica propia, que garantiza la libre competencia y regula todos los mercados y sectores productivos de la economía española, y todo ello con el supuestamente noble fin de proteger a los consumidores. Además, es independiente del Gobierno, sometido por tanto al control parlamentario, y tiene potestades tanto instructoras como resolutorias, así como llegado el caso de arbitraje. No es un ni órgano consultivo ni nada parecido. Fue creado en su actual configuración en el año 2013, aunque sus orígenes hay que remontarlos a más de veinte años atrás, en el conocido como Tribunal de Defensa de la Competencia.

Creemos que dará mucho que hablar de ahora en adelante, ya que aunque sus dictámenes no son vinculantes, son creadores de corrientes de opinión y debate, y una puerta abierta a futuras reclamaciones por parte de competidores y usuarios del entorno Aeroportuario.

Pues bien, la CNMC vino a decir en un extenso informe de 142 páginas publicado el pasado 3 de Julio, que el modelo de privatización de AENA Aeropuertos basado en las premisas vistas hasta ahora en este comunicado no es viable, recomendando en su lugar la descentralización y disgregación de la red, el cierre de los aeropuertos menos rentables y la privatización individual o por lotes de los restantes. A la vista de esto no nos queda sino preguntarnos: ¿Nos hemos perdido algo?

Tras revisar toda esta secuencia de acontecimientos, nos llaman poderosamente la atención varias cosas, las cuales sometemos ahora a vuestra consideración:

1.- Tras el anuncio de la Ministra de Transportes acerca de la privatización hasta un 49% de AENA, el acuerdo con casi toda la representación sindical de de la CSE fue casi inmediato. Se firmó un acta en la que se contenían muchos puntos “favorables” a la representación sindical, y por tanto supuestamente para los trabajadores, pero no vemos ahora tampoco una garantía real de continuidad, ni siquiera a corto plazo, de estos acuerdos. El comodín “privatizar AENA” esta en el tablero de juego de los dos partidos políticos más importantes de este país, no lo olvidemos, ya que el PP ha terminado el trabajo que inició el PSOE en el 2010. Lo que hoy es verde, mañana es azul y viceversa. ¿Qué garantías reales tenemos de que esto va a ser así ahora que ya “se ha abierto el melón”?

2.- Para ENAIRE (o Navegación Aérea, lo que prefiráis) este acuerdo solo ha servido para tener un Presidente, nombre y logo nuevos y, a efectos prácticos, como Proveedor de Servicios de Navegación Aérea, por el momento parece que nada más. En el Acta de la reunión con la CSE solo se hace mención a la prórroga del acuerdo de prestación de servicios con el gestor aeroportuario como una solicitud o exigencia, pero sin ningún acuerdo cerrado. No hay que olvidar que los ingresos generados por la prestación de este servicio en Aeropuertos constituyen una importante fuente de ingresos de ENAIRE, y la garantía de estabilidad laboral para muchos de sus trabajadores y estructura. Y estamos prácticamente seguros de que no habrá respuesta a esta solicitud por razones obvias y que recordaremos un poco más adelante.

3.- ¿Cual es el papel de la CNMC en todo este embrollo? ¿Estaba la Ministra de Fomento en conocimiento los informes publicados por el citado organismo cuando anunció el modelo de privatización de AENA en contra de lo contenido en los mismos? ¿Qué clase de jugada es esta?

No queremos terminar sin comentar el último comunicado recibido desde CCOO acerca de las razones para decir NO al acuerdo. Entre ellas destaca la negativa a firmar ningún acuerdo si no hay cerrada una prórroga del acuerdo de prestación de servicios de Navegación Aérea entre Enaire y Aena S.A.

Al menos CCOO lo ha puesto como una condición indispensable, del resto seguimos sin noticias. Por nuestra parte deseamos que sus deseos se cumplan, aunque tenemos los pies en la tierra y vemos muchas dificultades. A ver hasta donde son capaces de llegar los sindicatos de la CSE si no hay garantía de prórroga de este acuerdo o si hay renegociación a la baja.

Puede parecer que hemos adoptado una postura cómoda, nada más lejos de nuestra intención, solo hacemos lo que podemos dentro del contexto que ellos han marcado y defendido con uñas y dientes: Manifestar nuestra opinión y esperar.

Pero lo que más nos ha interesado del comunicado es que por fin un sindicato de la CSE mira más allá y pone su vista en Bruselas, lugar donde verdaderamente se cuece nuestro destino, tanto el del los ATSEP como el del resto de los trabajadores de ENAIRE.

Y es que ya lo venimos advirtiendo desde hace mucho tiempo, que de poco o nada nos servirán estos “cantos de sirena” con convenios “chachi” prorrogados hasta el 2021, si finalmente se aprueba el reglamento SES II+, mediante el cual se liberalizarán todos los servicios de navegación aérea excepto los de Control en Ruta y Aproximación.

La idea del comisario Kallas es la de un Cielo Único más eficiente y barato, pero también a ser posible en manos de empresas privadas, y para conseguir sus objetivos no tiene el mayor problema en decir que 10.000 de nosotros estaremos en la calle para el 2019 en toda Europa. Bueno, al menos este es sincero.

La FSAI, y cuantos más seamos mejor por aquello del “Unite we stand”, seguirá peleando dentro y fuera de nuestras fronteras para conseguir frenar la iniciativa SES II+ o al menos paliar sus efectos más perjudiciales para la parte laboral. Hay un nuevo Parlamento Europeo elegido, hora de presionar a nuestros Europarlamentarios, a ver que de cierto hay en sus promesas.

¿Seguro que nuestro I Convenio Colectivo de grupo nos salvará de caer en esta “hoguera” hasta el 2021? ¿Seguro que se conseguirá un buen acuerdo de prórroga del contrato de prestación de servicios con AENA S.A. clave vital para seguir teniendo carga de trabajo en ENAIRE y garantizar el empleo de muchos de sus trabajadores? ¿O qué han firmado entonces? ¿Donde dice, o con que esta asegurada la supuesta tranquilidad que nos han vendido?

¿Mentiras arriesgadas?

SECRETARIO GENERAL FSAI

Deja un comentario