Descubrir la cartografía aeronáutica

0

DescubrirLa colección que edita AENA, cuyo nombre genérico es "Descubrir", nos sorprende con el volumen 26 dedicado a la "cartografía aeronáutica". Sus autores Javier Moya Onduvilla y Miguel Angel Bernabe Poveda, han conseguido unificar el criterio del ingeniero topógrafo y geodésico, en el primer caso, con el de un educador (que además es tambien ingeniero técnico topógrafo). En la línea de la divulgación de la cultura aeronáutica, de la que tanto adolece nuestro país, el resultado que quizás por la deformación propia del geógrafo que suscribe, obtienen los autores se muestra bastante espectacular. Trasladándonos desde las primeras cartas de navegación aérea, hasta el futuro (iPad&cía), hasta la ya casi presente cartografía halográfica por ejemplo, hacen del resultado final una refrescante lectura necesaria para el no iniciado, y un curioso manual para el que ya lo está.

Partiendo, como debe ser en una obra evidentemente con una intención divulgatoria, de los antecedentes históricos, muy curiosos y desconocidos para la mayoría de los no profesionales, e imagino tambien para los propios profesionales del sector, se aporta una explicación de los conceptos de la navegación aérea que hacen necesaria la cartografía, su interpretación, el método de uso para vuelo visual e instrumental, así como los distintos formatos de presentación cartográfica, y el futuro, que ya roza con el presente, que nos espera.

Saltando la base, como es la "Evolución histórica", donde en tan sólo 10 páginas se logran sintetizar más de un centenar de años de esta disciplina, "navegamos" por la utilización y el método que se emplea en la interpretación de cartas y otras representaciones distintas como "displays" o la cartografía electrónica.

Quizás lo que más me haya llamado la atención, como colofón y conclusión de este auténtico tratado sistémico de la cartografía aeronáutica, sea su capitulo final, Parte VII, sobre "El futuro". Resulta muy interesante la predicción que se hace del futuro cartográfico sobre la base de unas viñetas de 1910 en las que se representaba cómo se imaginaban entonces sería el año 2000.

Sobre esa base, los avances a los que han asistido los propios autores, con el milagroso, por ejemplo Google Earth sin ir más lejos, hacen que los tiempos corran cada vez más deprisa, perdiéndose en el camino la evolución que explica el hoy que nos encontramos, y utilizamos a diario de forma cotidiana sin cuestionarnos su pasado. Este dato hace aún más loable el objetivo de este tratado iniciario a la cartografía aeronáutica. Contraste, desde su punto de vista la lentitud de los cambios, y lo deprisa que de pronto se hacen. La implementación a bordo cada vez recorre caminos más cortos en el tiempo. Los iPad por ejemplo ya están hoy a bordo en algunas compañías como manuales, es cuestión de ir añadiendo nuevas aplicaciones cartográficas a ese soporte, una vez conseguida una fiabilidad contrastada logicamente.

Se detecta la solución "final" para la "incompatibilidad de las definiciones de datos de los distintos AIS y el uso de soluciones tecnológicas locales…" Esta situación que según los autores logicamente carece ya de sentido en un mundo globalizado, tambien en aviación, se ha de dirigir en esta cuestión cartográfica a lograr la interoperabilidad de cualquier tipo de información aeronáutica.

OACI está precisamente trabajando en un programa mundical coordinado, para que todos los usuarios manejen una información cartográfica veraz y actualizada en tiempo real a través de una fuente de datos única, universal y certificada, indican los autores.

Para este objetivo, cada oficina AIS se ocuparía de tener constantemente actualizados los datos de su responsabilidad. De esta manera, cada cambio en la base de datos-pista cerrada por mantenimiento, VOR con cambio de frecuencia o la suelta de un globo meteorológico por ejemplo, quedarán instantaneamente visualizadas en el display de navegación de los aviones comerciales en ruta, en dispositivos portátiles 3G de la aviación deportiva, en la pantalla de los controladores aéreos, o en la carta de papel que se imprima justo antes de comenzar un vuelo.

Las cartas aeronáuticas en el futuro

Una vez resuelta la ubicuidad al acceso de toda la información en el futuro próximo, la posibilidad de combinarla o visualizarla a nuestra conveniencia los autores tratan de definir el aspecto que tendrán las cartas aeronáuticas.

Parten los autores de la base que el concepto de pantalla digital no variará demasiado, salvo en todo lo relacionado con la visualización 3D. Al final todo convergerá en el concepto de papel digital o e-paper. Se trata simplemente de una fina lámina plástica que "luce y se siente como el papel y la tinta que todos conocemos", pero que trabaja como un ordenador en lo que se refiere al almacenamiento de la información. Una interesante aportación estará en que se empleará una técnica que se basará en "la aplicación de cargas eléctricas para forzar el movimiento de los pigmentos de los colores píxel a píxel".

Las ventajas pasarán por la ligereza de esa lámina, la posibilidad de doblarla para adaptarla ergonomicamente, y además será mucho más resistente tanto al tiempo, como, y esto es muy novedoso, fundamentalmente a la humedad. "sobre ella tendríamos visible cualquier tipo de carta seleccionada mediante pequeños menús táctiles, sería posible ampliarla (tipo Mac…)o reducirla zonas de nuestro interés, activar capas de información,…, y todo ello con la calidez visual y la óptima nitidez para los textos de la tinta impresa tradicional.

Pero más novedosa aún de esta visión será la de la que denominan "realidad aumentada". Consiste en poder combinar el mundo real con datos generados por medio del sistema informático. Es una técnica de representación de objetos virtuales como si estuviesen en el mundo real. Estos objetos virtuales consisten en cualqueir tipo de imagen elaborada por ordenador que se genere en el dispositivo de visualización y se presente como parte de la realidad aumentada: textos, figuras planas o tridimensionales por ejemplo. Todo ello será posible por el uso de cascos o gafas que permitirán mezclar imágenes reales y las no reales, de tal forma que cuando se mueva el usuario los objetos virtuales parece que conservan su posición, como sucede con los objetos reales. Algo muy similar al "head-up display" con el que se representa el horizonta artificial con sus datos, sobre la observación real en el exterior de una aeronave.

Finalmente dan un salto al año 2100. En ese salto se imaginan al lector del futuro, que "extrae de su bolsillo una lámina de acetato transparente doblada en cuatro partes, la desplieguen sobre sus rodillas, y comience ávidamente la lectura de este mismo libro, a la vez que una conexión inalámbrica provee de contenido a este papel electrónico de agradable tacto y cálida tinta de color. Puede tambien que los mapas y esquemas que acompañan al texto sean visualizados alternativamente de forma tridimensional gracias gracias a unas gafas que proyecten imágenes directamente sobre la retina d nuestros ojos, o que seamos capaces de voltear, ampliar, reducir y disgregar a nuestra voluntad todos y cada uno de los elementos de la representación con el simple movimiento de los dedos en el aire…"

FICHA TECNICA DEL LIBRO

Título: "Descubrir la cartografía aeronáutica"
Autores: Javier Moya Honduvilla y Miguel Angel Bernabé Poveda
ISBN: 978-84-92499-76-2
Precio: 22EUR
Nº de páginas: 192
Centro de Documentación y Publicaciones de AENA

Deja un comentario