El estado de ánimo en el desarrollo de una Misión… de incendios

Juan Carlos Gómez Verdugo

0

Madrid, SP.- Llega la etapa más complicada en una campaña 2018 que ha tenido un comienzo difícil para quienes nos dedicamos a esto. Nunca nos acostumbraremos a perder a compañeros. En tierra, o en vuelo. Es un precio demasiado alto. Pero quienes seguimos, debemos cuidar nuestro estado mental para tomar siempre la mejor decisión. Este artículo lo escribí hace algunos años. Pero creo que es un buen momento para recordar la importancia de cuidar nuestro estado de ánimo y el de nuestros compañeros. 

“El estado de ánimo en el desarrollo de una misión.

¿De qué dependerá tu capacidad para ejecutar una misión con un equilibrio razonable entre seguridad y eficacia? De que dispongas de unos conocimientos adecuados sobre la aeronave y tu misión, entrenamiento, experiencia, y sin duda de tus habilidades innatas para una determinada tarea, verdad?

Habitualmente olvidamos algo importante. Tu estado de ánimo.

Nuestra capacidad para desarrollar nuestras mejores capacidades en una misión , la conseguiremos desde actitudes positivas, con un estado de ánimo equilibrado.

No pretendo hacer una tesis de psicología sobre esto , pero si hay algo que me queda claro es que en un alto índice de incidentes y accidentes en los que no tienen que ver el factor técnico, el estado de ánimos y las emociones, han sido un factor más que han influido en la situación indeseada. Sin duda no es lo mismo. Un estado de ánimo puede ser la antesala de una emoción, ambos condicionarán nuestra forma de actuar. Aceptar esto, es ya un primer paso. Aunque no seamos responsables de como nos sintamos, teniendo en cuenta cómo puede afectar en nuestra misión, podemos intentar que no se pegue a nuestras entrañas y trabajar para que no modifique nuestras decisiones.

Tenemos que dar pasos en el entendimiento de cuanto más, nos afecta en nuestro vuelo además de nuestra preparación técnica , capacidad o experiencia.

Necesitamos de toda nuestra capacidad mental para ejecutar una misión en la que los márgenes son siempre mínimos. Debemos saber gestionarlo. Y si no somos capaces, al menos , analízate, siempre tienen un reflejo biológico, escucha como hablas por radio, los latidos de tu corazón. Como sujetas la palanca de mando y si no te gusta lo que percibes, si no te sientes bien, aumenta los márgenes, o simplemente, abortar la misión.

Cuida tu actitud positiva, disfruta del trabajo que elegiste, escucha música adecuada mientras estás en tu trinchera esperando la siguiente misión. Busca entretenimientos, juega, llega a un acuerdo con los problemas que te atormentan y diles que los atenderás, pero más tarde, no durante la misión.

No contagies la negatividad en tus compañeros. Recuerda que el estado de ánimo tiende a contagiarse. Todos tenemos un poco de responsabilidad con nuestro equipo.

Los estados de ánimo depresivos o excesivamente eufóricos modificarán lo que percibimos del mundo que nos rodea y con él, nuestras decisiones. Sin duda limitarán nuestra capacidad para ejecutar la misión.

Preparemos nuestra mente como entrenamos nuestras técnicas de vuelo, busquemos y rodeémonos de actitudes positivas. Huye de los resentimientos que no llevan a ninguna parte y no los exportes a tus compañeros.

Necesitamos toda nuestra capacidad mental para tomar siempre la mejor decisión. Solo con un estado de ánimo equilibrado, lo conseguiremos.

Trabaja tu estado de ánimo, el tuyo y el de tu equipo”.

Disfruta tu trabajo, vuela tranquilo.

 

Deja un comentario