Gerontocontroladores fatigados españoles y muy cabreados

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- El ambiente en Centros de Control y Torres no amaina tras el acercamiento con la Fiscalía mediante la firma del Acuerdo de Conformidad, con lo que fácilmente se puede deducir que ese no era todo el problema de fondo ni mucho menos. Hoy la publicación controladoresaereos.org nos encontramos un post en el que describe la situación anímica del colectivo, pasada la ola del Acuerdo.

El problema que está sobre la mesa de ENAIRE es que esto sucede en el mes de marzo, es decir, en vísperas del comienzo de Semana Santa y pocos meses antes de la temporada de Verano. El tráfico aéreo en cresccendo y los desactivados controladores españoles in desccendo anímicamente. Esta es la situación que ellos mismos describen. Pero independientemente de su descripción hay una pregunta que nunca tiene una respuesta clara ¿qué está exactamente haciendo AESA ante esta situación?. Por lo que se describe en ese post parece que la cosa anda entre nada y nada. Nos explicamos.

No puede quedarse en el papel en un país serio una frase como “mientras la AESA mira hacia otro lado, el Ente Público abrasa a sus controladores con ciclos de trabajo en los que cabe absolutamente todo…” esto no es de recibo. Imagínense una afirmación como esa “mientras la FAA mira para otro lado” ¿qué imaginan que sucedería?¿cómo imaginan que el contribuyente USA se lo tomaría?¿cuáles serían los titulares del NYT o el Washington Post ese día? Piensen un instante en esto. Piensen también en el alarmante envejecimiento que vienen denunciando en este colectivo desde hace años.

Pues aquí, tras el Acuerdo, los que tienen que actuar atajando y dando confianza ante esa afirmación de profesionales no dicen esta boca es mía, y los contribuyentes, pasajeros o ciudadanos del mundo  evidentemente si escuchan el binomio controlador+fatiga, ya sabemos cúal será la respuesta… y de los medios ya ni hablamos. El tratamiento sólo pasa por pasajeros varados en aeropuertos y poco más.

Son más de 4 años creciendo el tráfico. Esa es la afortunada tendencia. 52 meses, y la contrapartida que denuncian los “geómetras del cielo” es una “turné por las dependencias” amenazando con sanciones, envío de cartas personalizadas insistiendo en la monoposición, o una encuesta promovida por ENAIRE entre compañías y pilotos que echa más leña al fuego aún si cabe, se conoce que por sus resultados en relación al trabajo de los ATCs.

También hace alusión a una Encuesta sobre Salud y Fatiga que los profesionales señalan que no ha sido de interés de la Autoridad. Dos Encuestas que aparentemente por lo que se deduce estarían circulando y suman desmotivación a la fatiga, la edad y el desánimo generalizado que declaran están padeciendo hoy.

Denuncian amenazas de ENAIRE sobre el incumplimiento con el Sistema Genius que controla la actividad y la presencia por tanto. Se quejan de que es imposible dada su complejidad de cumplir. Y salta en el post al que venimos aludiendo de nuevo la tragedia del Lago Constanza. Lo que no es broma alguna. Cuando se hace alusión a esto, cualquier especialista en la mente humana sabe positivamente que se está aludiendo quizás al tótem de los accidentes en los que un controlador estuvo implicado en Europa, y cuyo desenlace, fue el asesinato de Peter Nielsen, injustamente cruel, del controlador que se encontraba de servicio aquella noche.

Todo esto que señalan en primera persona estos profesionales sea o no objetivo, es como lo perciben. La percepción de las cosas supone una amenaza evidentemente en sí misma. La orfandad respecto a una Autoridad, por encima de ENAIRE, por encima de los controladores, por encima absolutamente de toda la  carga subjetiva o no que tenga lo que se relata, es la garantía de que alguien está velando por la Safety en nuestros cielos en todo momento.

Es como lo del chiste de aquel que va cayendo desde un barranco al vacío y oye la voz de Dios que entre las nubes surge y dice “hijo mío no te preocupes que un coro de ángeles te recogerá antes de que llegues al suelo…” y el sujeto grita en voz alta “¿Hay alguien más ahí…?”

Esto es lo que sucede hoy entre los controladores. Tras el Acuerdo que es el suelo para este colectivo tras llevar ocho años cayendo al vacío ni aparecen los ángeles antes del impacto, ni la voz entre las nubes que intente sosegarles (que podría ser AESA en este caso), ni hay nadie más ahí que les pueda escuchar. Tremendo y preocupante el escenario. Alguien debería poner ya algo de sosiego, opino.

¿Cúal es el problema real? Que no es el estado anímico hoy de un único colectivo del sector aéreo… pregunten a los pilotos, TMAs, ATSEP, bomberos aeroportuarios, etc… pregunten a las Asociaciones de Víctimas, pregunten y no teman las respuestas.

 

Deja un comentario