El Supremo anula una indemnización de tres millones a un controlador aéreo

0

Madrid, 28 mayo.- El Tribunal Supremo ha anulado el pago de una indemnización de tres millones de euros a un controlador aéreo al que la entidad Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) decidió jubilar de forma forzosa a pesar de que éste solicitó la prolongación de su actividad laboral una vez cumplidos los 65 años.

La Sala de lo Social adopta esta decisión en una sentencia que revoca la dictada en 2010 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que condenó a AENA a readmitir al controlador en su puesto y a pagarle los salarios que dejó de percibir desde su cese en 2008 a razón de 2.577 euros al día, o bien a indemnizarle con 3.222.678 euros.
El litigio se inició cuando el controlador, que prestaba sus servicios en AENA desde 1968 y cobraba un salario de 920.765 euros al año, pidió a la empresa pública prolongar su actividad laboral después de cumplir los 65 años, a lo que esta entidad se opuso.
El controlador acudió entonces a los tribunales y un juzgado de lo Social de Madrid le dio la razón a AENA, por lo que el trabajador recurrió ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia, que estimó su recurso y condenó entonces a la entidad en los mencionados términos por despido improcedente.
El objeto del litigio se centró en determinar si la extinción del contrato al cumplir 65 años, amparándose la empresa en la cláusula de jubilación forzosa incluida en el I Convenio Colectivo Profesional de Controladores de la Circulación Aérea, equivale o no a un despido improcedente.
Al resolver este asunto, el propio Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) observó que existían sentencias contradictorias al respecto, por lo que en el fallo precisó que contra su sentencia cabía recurso de casación para la unificación de doctrina.
Había resoluciones que mantenían que la "fijación de una edad de jubilación forzosa en Convenio Colectivo es válida y respeta los mandatos de la Constitución", siempre y cuando se cumpla con la condición de responder a políticas de fomento del empleo.
Otras afirmaban que la jubilación acordada por medio de un Convenio está condicionada a tener "los requisitos para causar derecho a prestaciones por jubilación".
Antes estas interpretaciones, el Supremo ha optado por tener en consideración que la profesión de controlador es una "actividad de gran responsabilidad por el riesgo de graves accidentes que provoca gran estrés, lo que pudiera justificar una importante reducción de la jornada laboral y una jubilación anticipada y forzosa".
Esto, añade la sentencia, "pone de manifiesto la importancia que la edad tiene para el desempeño de esta profesión" y por ello AENA "se obliga a dotar un plan de pensiones que asegure al controlador la totalidad de sus retribuciones al tiempo de jubilación".
Además, en el Convenio Colectivo "existen concretas cláusulas que fomentan la contratación en prácticas y la relación laboral indefinida", requisitos todos ellos para que la jubilación forzosa no pueda ser considerada como despido improcedente.

Deja un comentario