ENTREVISTA: Triunfa mujer peruana en mecánica de aviación

0

En Perú, al igual que en otros confines del mundo, la mujer vence cada vez más los prejuicios machistas y encaja hasta en tareas que pueden ser consideradas rudas o de desempeño exclusivo de los hombres. Ese es el caso de la joven Claudia Rodríguez Conejo, de 27 años de edad, egresada de una universidad particular con el título de Ingeniera Electrónica, quien decidió en 2007 incursionar en la aviación comercial en calidad de mecánica, tras leer un anuncio en un diario local.

A través de ese aviso, la línea aérea costarricense Taca solicitaba para su hangar en el aeropuerto internacional de Lima-Callao "personal joven para recibir adiestramiento en el área de mantenimiento de aviones.

Salvo su afán de viajar a otras latitudes para conocer otras culturas y costumbres de vida, Rodríguez Conejo desconocía prácticamente cómo era el campo de la aviación por dentro.

La ingeniera peruana decidió postularse como la única mujer entre decenas de varones, sin embargo obtuvo 98 sobre un máximo de 100 puntos, con lo cual accedió primero a un curso de capacitación que aprobó también con alto puntaje.

En septiembre del año pasado, tras cumplir con las horas requeridas, obtuvo la licencia internacional Airframe & Powerplan (FAA), otorgada por la Federal Aviation Administration de Estados Unidos.

Este documento la habilitó para trabajar y certificar con su nombre y firma la aeronavegabilidad de cualquier avión con matrícula "N".

"La licencia FAA corresponde a sistemas y motor. Previamente había recibido la licencia peruana de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) en Aviónica, Avión y Sistemas y Motor", dijo Rodríguez Conejo en entrevista a Xinhua.

"Soy la primera peruana en contar con ambas licencias que me permiten, además, firmar la bitácora de una aeronave como responsable total", explicó.

"El mundo de la aviación siempre me interesó y consideré al postular que era una gran oportunidad para entender y comprender cómo es el manejo de los aviones desde su parte interna, así como la tecnología de punta que se utiliza. Es decir, cómo se elevan los aviones a los cielos", precisó.

"Lo primordial es la seguridad de la aeronave y de quienes están a bordo, tripulantes y pasajeros. Tengo que asegurarme y asegurar que los pasajeros lleguen a su destino, tranquilos y felices", indicó.

La especialista peruana es la responsable de certificar la aeronavegabilidad, para lo cual requiere la revisión a detalle del fuselaje, motor, control de vuelo, combustible, computadoras y cada componente de la nave.

Otra de sus funciones es el mantenimiento preventivo, una revisión general, el reemplazo de las partes averiades, corrección de problemas o deficiencias en las naves que quedan en "hub" (puerto) en Lima.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Rodríguez Conejo explicó su sentir al desempeñar funciones que por lo general están resevadas para los varones.

"Siempre es bonito abrir una brecha nueva, demostrar que las mujeres no somos menos que los varones. En un principio si hubo cierta resistencia a mi presencia, como mujer y quizás por mi aparente fragilidad física, pero gradualmente demostré que tenía responsabilidad, conocimiento y capacidad para cumplir la tarea encomendada", indicó.

"Nosotros, hombres y mujeres, trabajamos en grupo, con armonía y alegría porque existe un buen clima laboral", agregó.

La labor que desarrolla Rodríguez Conejo se ejecuta en turnos rotativos, de día o de noche, con un tiempo máximo de 11 horas por jornada y un día de descanso por cada dos días de trabajo.

"Siempre tenemos que estar atentos para actuar con eficiencia, sin importar que el día de turno laboral sea feriado o de fiesta", puntualizó.

"Las mujeres en general podemos encajar en cualquier tipo de trabajo o emprendimiento; sí debemos vencer el temor de que vamos a fallar o que nos dominen los prejuicios. Si ansiamos algo, porque tenemos vocación o porque vamos a cumplir, debemos intentarlo; en el mundo de hoy no hay impedimentos", señaló.

"En mi caso, desde mis tiempos de escolar siempre me interesaron los números, la física y la química, entre otros cursos de ciencias, por eso, al concluir la secundaria, decidí por la electrónica que es una carrera de gran proyección futura, a fin de entenderla, comprenderla y aplicarla", subrayó.

Como toda joven moderna, liberada de perjuicios y sometimiento al machismo, Claudia Rodríguez Conejo aspira a desarrollarse en otros campos profesionales, como Administración de Empresas dentro de la aviación.

"Me considero una persona normal. Alegre, feliz y con ansias de labrarme un futuro. Me gusta bailar, cantar (karaoke) y divertirme, salir con mis familiares y amistades, practicar deportes para evitar el estrés y mantenerme en forma física y mental. Me gusta viajar", destacó.

"Tengo 27 años y tengo novio, que trabaja también en Taca, pero aún no tenemos planes matrimoniales, esperamos con el tiempo tomar una determinación para converger en pareja", expresó.

Rodríguez habla con fluidez el castellano, inglés y francés y tiene conocimientos del portugués.

"Me gustan los idiomas porque eso contribuye a adentrarme y conocer otras culturas. He viajado a varios países y la comunicación directa es importante. He estado en China, visitando Beijing, Guangdong y Hong Kong, entre otras ciudades, y he quedado impactada de su alto desarrollo integral", subrayó.

Sobre Perú, Claudia Rodríguez Conejo dijo que, al igual que la mayoría de los jóvenes peruanos, espera que el país se internacionalice, desarrolle tecnología, genere trabajo, bienestar y alcance una justicia social equitativa, concluyó.

Deja un comentario