12.9 C
Madrid
mayo, miércoles 25, 2022

España se asocia con Alemania, Francia e Italia para fabricar el mayor dron militar de Europa

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Atalayar / Juan Pons.- El proyecto despega con 2 años de demora por disputas entre las industrias y el retraso de las inversiones comprometidas por Madrid. Los ministros de Defensa de Alemania, Francia e Italia han lanzado un suspiro de alivio cuando han recibido la confirmación de que el Consejo de Ministros que preside Pedro Sanchez ha acordado autorizar una inversión de 1.750 millones de euros, la cuota española para desarrollar, fabricar y comprar 4 sistemas completos del EuroMALE, el que será el mayor avión militar europeo no tripulado.

La recién nombrada ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, la veterana ministra francesa Florence Parly y el italiano Lorenzo Guerini estaban a la espera de que el Ejecutivo de coalición PSOE-Podemos cumpliera por fin el compromiso manifestado en reiteradas ocasiones por la ministra de Defensa, Margarita Robles, y su secretaria de Estado, Esperanza Casteleiro. 

La noticia ha sido recibida con gran satisfacción por los responsables de las tres grandes corporaciones empresariales responsables de hacer realidad la aeronave y toda su sofisticada tecnología a bordo y en tierra: el alemán Mike Schoellhorn, que desde el 1 de julio pasado está al mando de Airbus Defence & Space; Eric Trappier, que rige los destinos del fabricante aeronáutico francés Dassault Aviation; y el italiano Alessandro Profumo, que encabeza Leonardo, el conglomerado aeroespacial, electrónico y de defensa italiano.

Porque a pesar de la enrevesada y escasa información que sobre el asunto ha difundido la Secretaría de Estado de Comunicación al concluir el Consejo de Ministros del 25 de enero, el proyecto EuroMALE es de suma importancia para dar comienzo a la ansiada autonomía estratégica europea que predica Bruselas. 

Conocido también como EuroDron, el EuroMALE es un sistema aéreo tripulado remotamente ‒es decir, no tripulado‒ que pretende convertirse en el primer y mayor dron militar estratégico-operacional jamás desarrollado en Europa. Con 16 metros de longitud ‒algo más que un autocar de 3 ejes‒, está diseñado para llevar a cabo misiones discretas de reconocimiento, vigilancia y adquisición de objetivos, lo que en el vocabulario militar se conoce como misiones ISTAR. 

Volando de forma ininterrumpida las 24 horas del día

El proyecto nació en septiembre de 2016 con la participación del Ejército del Aire español. “Vimos la oportunidad de sumarnos a las Fuerzas Aéreas de Alemania, Francia e Italia en la etapa de despegue de la iniciativa y no lo dudamos”, confirman fuentes próximas al programa. De ese modo, España partía en igualdad de condiciones para definir los parámetros de un nuevo y sofisticado vector de vigilancia aérea con tres componentes: el de vuelo ‒el avión sin piloto‒, las tecnologías de observación y detección a bordo, y el segmento terreno, que controla, recibe y descifra los datos captados por los sensores a bordo de la aeronave.

El primer paso lo dieron los Estados Mayores de las cuatro Fuerzas Aéreas, que definieron los requisitos del futuro MALE, acrónimo del inglés Medium Altitude Long Endurance, que significa de Gran Autonomía y Vuelo a Altitud Media. Por ejemplo, que la aeronave disponga de autonomía para permanecer 24 horas en el aire bajo cualquier condición atmosférica; que pueda despegar y aterrizar de forma automática; que puede alcanzar un techo de servicio de 45.000 pies (13.700 metros). También, que pueda alojar diferentes sistemas de armas bajo sus alas, lo que Alemania ha descartado por el momento. 

Los cuatro ministerios de Defensa y sus industrias de referencia iniciaron después una etapa  de definición que se prolongó durante dos años, concluyó a finales de noviembre de 2018 y dejó claros varios aspectos. El primero, impuesto por Alemania, que el aparato debe estar propulsado por motores turbohélice y no por turbinas a reacción. Segundo, que su peso máximo al despegue debe situarse en el orden de las 11 toneladas.

Y tercero, que la capacidad de carga del EuroMALE se sitúa en las 2,3 toneladas, suficiente para alojar cámaras electro-ópticas en los espectros visible e infrarrojo, instrumentos de geolocalización, un miniaturizado radar de apertura sintética, un sistema de procesado a bordo de señales y, por supuesto, las comunicaciones vía satélite. Su supervivencia sobre territorio hostil o sus proximidades estará asegurada por avanzados equipos de guerra electrónica. La alemana Hensoldt, la francesa Thales, la italiana Elettronica, y la española Indra están en ello. 

Las industrias han acordado que Alemania sea el país líder del EuroMALE, con una contribución financiera del 31% del total, mientras que la de Francia, Italia y España se limita al 23%. También ha asumido que Airbus Defence and Space GmbH sea el contratista principal del proyecto, que exista una sola cadena de producción de aeronaves y que se levante en la gran factoría de Airbus en Manching, a unos 70 kilómetros al norte de Munich. Lo anterior han sido decisiones tomadas tras solventar sus serias discrepancias en el reparto de responsabilidades y cargas de trabajo. 

SourceAtalayar
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies