1.9 C
Madrid
enero, domingo 23, 2022

Fumata blanca para la Agencia Espacial de España

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Atalayar/ Juan Pons.- ¡Adelante! El último conclave de ministros del 2021 que ha presidido el jefe de la coalición de Gobierno PSOE-Unidas acaba de aprobar la nueva Estrategia de Seguridad Nacional (ESN), en cuyas páginas se recoge sin ningún circunloquio la necesidad de establecer tal organización.

La Línea de Acción número 19 es taxativa al manifestar que para la seguridad de los espacios comunes globales, uno de los cuales identifica como el aéreo y ultraterrestre, hay que “crear la Agencia Espacial Española”. No dice estudiar la implantación o algo por el estilo. Utiliza el verbo crear y al organismo ya le asigna el rango administrativo de Agencia, lo que conlleva dotarlo de personalidad jurídica y de presupuesto propio. 

Es más, la citada Línea de Acción concreta que tal organización debe contar “con un componente dedicado a la Seguridad Nacional, para dirigir el esfuerzo en materia espacial, coordinar de forma eficiente los distintos organismos nacionales con responsabilidades en el sector espacial y unificar la colaboración y coordinación internacional”. En otras palabras, resume lo evidente y tantas veces y durante tantos años reclamado por el conjunto de la comunidad espacial nacional.

Como ha quedado patente en anteriores reflexiones, el presidente Pedro Sánchez ha esperado a la publicación de la ESN para escudarse en su decisión ya asumida de fundar la Agencia Espacial española. No cabe duda ninguna que la rápida evolución del sector espacial internacional y los informes del director del Departamento de Seguridad Nacional de la Presidencia del Gobierno, el general Miguel Ángel Ballesteros ‒muy buen conocedor de los asuntos espaciales‒ han hecho mella en la voluntad del jefe del Ejecutivo.

Pero… ¡ojo al dato! Lo ya anunciado de manera formal en la nueva ESN no se trata del nacimiento de la Agencia, sino de la prueba que confirma que existe un… embarazo. A partir de ahora, en consonancia con lo que significa una Línea de Acción, se abren las puertas a título oficial ‒y no de tapadillo, como hasta ahora‒ para comenzar las arduas tareas de un grupo de trabajo de auténticos conocedores de lo que tienen entre manos, que deben concluir con el, confiemos, feliz alumbramiento de la  Agencia… no se sabe cuándo. 

Más vale tarde que nunca

Aunque más vale tarde que nunca, es conveniente recordar que hace ya 60 años, el 19 de diciembre de 1961, cuando Pedro Sánchez tenía -11 añitos, el entonces presidente de la Republica de Francia, el general Charles de Gaulle, instauró la Agencia Espacial de Francia bajo el nombre de Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES). Hoy es la institución espacial más importante de todos los países de la Unión Europea, con todavía el permiso de Alemania. 

Motor del crecimiento espacial en Europa, el CNES lo fundó el referido militar galo de Infantería tan solo 3 años después de que otro militar ‒también de Infantería‒, el general Dwight Eisenhower, siendo presidente de Estados Unidos, diera vida oficial el 1 de octubre de 1958 a la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio, la todopoderosa y famosa NASAla única que ha logrado que sus astronautas pisaran la Luna en fecha ya tan remota como 1969.  

Pero en España, ni la economía, ni las financias, ni siquiera la industria, la tecnología ni mucho menos las ambiciones geoestratégicas, están a la altura de Francia ni, por supuesto, de Estados Unidos. Sin embargo, la ESN recuerda que el espacio ultraterrestre está considerado como “la última frontera de confrontación geopolítica” y se ha convertido en un “dominio de explotación comercial intensiva”, lo que exige que el Gobierno disponga de un organismo dedicado al espacio ultraterrestre, como lo tiene casi la tercera parte de los países del mundo. 

Incluso el Principado de Mónaco ha creado la Oficina Monegasca de Asuntos Espaciales. Al Príncipe Alberto le dio apuro bautizar a su organización espacial con el nombre de Agencia. Ruanda estableció su Agencia espacial en 2020. Portugal en 2019, el mismo año que Filipinas, Malasia y Uzbekistán. En 2018 lo hicieron Australia, Arabia Saudita, Egipto, Grecia, Luxemburgo, Suecia, Turquía y Zimbabue. 

España se ha quedado muy rezagada y ahora debe iniciar de forma serena pero sin pausa la recuperación del terreno perdido. Una faceta olvidada pero que conviene impulsar son los acuerdos bilaterales, un campo dejado de lado por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y también por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).  

SourceAtalayar
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies