29.8 C
Madrid
junio, miércoles 16, 2021

¿Estamos preparados para aeroevacuaciones HEMS en casos de ébola?

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Palma de Mallorca, SP, 9 de octubre de 2014. La madrugada del pasado 22 de septiembre una joven de 27 años, que tenía síntomas compatibles con el ébola (además de haber estado 6 meses en una región frontera entre Guinea Conakry y Senegal), era trasladada en el helicóptero AB412, EC-KVC, que prestaba el servicio de emergencias sanitarias interislas, posicionado en Ibiza, desde el hospital de Mahón Mateu Orfila, al Son Espases en Palma de Mallorca. Según ha podido saber AD, el avión medicalizado del mayor operador operador de emergencias en España, un Beechcraft B200, EC-ILE, basado en Palma, no habría volado a Menorca según algunas fuentes por no reunir las condiciones requeridas para esta evacuación, para el traslado de un paciente con posibilidades en principio potenciales de estar infectado con el virus ebola puesto que el Protocolo se había activado. Aunque finalmente se trató de malaria (con un cierto grado de similitud en su sintomatología en fase incial), esta “afortunada circunstancia”, no era conocida en el momento de la aeroevacuación, y en un increíble documento gráfico podemos ver que finalmente se realizó este traslado, en las condiciones que muestra el VIDEO aparecido en CRONICABALEAR.es. En este video se puede ver por así decirlo, la “precariedad” con la que se realizó el traslado. Téngase en cuenta que en el avión posicionado en Mallorca se consideró que no cumplía con los requisitos, e incluso algunas fuentes señalan que su tripulación pudo negarse a realizar ese vuelo…. ¿El AB412 de Ibiza sí?

La cuestión es sencilla, y a la vez es una pregunta que hoy mismo se están haciendo los profesionales que se dedican al transporte sanitario HEMS en toda España. ¿Puede hacerse un traslado aéreo de un paciente contagiado con el virus ebola en un helicóptero medicalizado, con las máximas garantías de lo contenido del Protocolo, como se hizo el 22 de septiembre entre Mahón y Palma?. Les adelantaré que en este sentido, el caos informativo entre los profesionales del transporte sanitario aéreo reina por doquier. Además del caos formativo al respecto. Pero ante las imágenes los profesionales consultados se mueven entre la estupefacción más absoluta o la inocente creencia de que se trata de una broma de muy mal gusto.

El 5 de septiembre, el Ministerio había especificamente lanzado un “Protocolo de actuación ante una aeroevacuación médica ante casos de enfermedad por virus de ébola“. En él especifica dentro del Sistema para movilizar al paciente “Tablero espinal ligero+colchoneta de espuma densa+cámara de aislamiento”. En las imágenes de TV en las que se ve el traslado del 22 de septiembre aparentemente puede no haberse sensu estricto seguido lo indicado en él. Tampoco aparentemente en lo que se refiere a ELECCION DE LA AERONAVE, entre otras cosas, considera apropiadas B707 y A310. En el documento del Ministerio no había referencia alguna a una aeroevacuación con helicóptero. La aeronave de ala fija, del operador para Baleares, probablemente no cumplía con el requisito esencial por ejemplo, de ser “espaciosa en su interior para permitir la movilidad”, teniendo en cuenta la necesidad protocolizada de cámara de aislamiento. En este video del canal IB3 de Ibiza, podemos precisamente ver cómo es la operación y tamaño de esa aeronave, PINCHADO AQUI que trabaja para el 061 balear, que es quien activa este servicio.

Pero la cuestión esencial no es ni que decir tiene buscar culpables, ni en absoluto señalar mediante este ejemplo a nada, ni a nadie con ánimo destructivo alguno. Muy al contrario, señalar los fallos de implementación de los protocolos sólo puede estar animado, como es lógico, por la mejora de la cadena de seguridad sanitaria en las aeroevacuaciones médicas como es el caso. El único objetivo, es que se realicen esos traslados con las mayores garantías posibles para los que están diseñados esos protocolos, tanto para el paciente, los profesionales sanitarios, e incluso para las tripulaciones. En el caso del helicóptero elegido para este traslado el aislamiento de la zona de traslado de la enferma, según algunas fuentes han indicado a AD, se realizó con plásticos y precintos “convencionales”. Pero además, no existe, como en las ambulancias, aislamiento entre el cockpit de los pilotos y la cabina donde el enfermo viaja, de tal forma que sea hermética. Y llevando hasta el final el razonamiento quizás no sea posible realizar con las máximas garantías un traslado concretamente en ese helicóptero, un AB412, por muy HEMS que sea. Recuérdese que en los traslados desde Africa de los dos misioneros repatriados a Madrid, éstos, además de utilizar aeronaves de más tamaño, los enfermos iban dentro de una burbuja que garantizaba su TOTAL AISLAMIENTO durante el traslado. Para eso hace falta más espacio, que el que puede proporcionar este helicóptero, e incluso el avión medicalizado Beechcraft B200. Motivo por el cual podría haberse rechazado su uso.

Según AD ha podido saber, en el propio Manual de Operaciones de la compañía no aparece reflejada esta situación y por lo tanto oficialmente, no teniendo el sello AESA, el procedimiento empleado, se basa en circulares internas de la misma, que efectivamente existen, pero, según nos indican fuentes conocedoras de este tipo de operación aérea, nos señalan, que el procedimiento del operador no pone ningún impedimento al transporte en este helicóptero, como tampoco hace mención que la decisión última para el embarque en la aeronave HEMS, es decir la autoridad, la tiene el comandante al mando. El PROCEDIMIENTO EBOLA de la compañía hace alusión al “Protocolo de actuación ante una aeroevacuación médica en casos de enfermedad por virus de Ebola“, documento que adjuntamos, ya citado, del 5 de septiembre. En él no aparece ninguna concreta referencia al traslado en helicóptero. Tampoco, según nos señalan fuentes consultadas, en la fecha de referencia, el 22 de septiembre pasado, las tripulaciones habían recibido formación alguna, por ejemplo, de cómo ponerse los trajes aislantes. Y los trajes aislantes…, en el video que les enlazamos a esta noticia, el pasado 22 de septiembre, ya se los habían puesto¿con qué formación exactamente?. Lo cierto es que el departamento Sanitario de Operador, es quien emite las recomendaciones, a partir de lo que vaya protocolizando la autoridad sanitaria al respecto, es decir el Ministerio de Sanidad.

Fuentes profesionales consultadas nos indican que como suele ser costumbre en este sector, el limbo es el que impone su ley en lo referente a lo que las tripulaciones por ejemplo deben hacer. Estas, como en otras actividades de los TTAA se debaten entre varias cuestiones. Si deciden no embarcar a un paciente debido a que según el criterio de la tripulación no se cumplen con todos y cada uno de los requisitos necesarios para el traslado con las máximas garantías de seguridad, en este caso de tipo además de operativo, SANITARIAS, entonces existe la posibilidad de que esas tripulaciones comiencen a “perder puntos” profesionalmente hablando en la compañía, o simplemente se jueguen el puesto de trabajo.

Si por otra parte, pese a considerar que no se reúnen todas esas garantías para la seguridad en el traslado, nos referimos en este caso a la seguridad SANITARIA, para la tripulación y el personal sanitario, al no reunir los requisitos necesarios, y se toma la decisión “correcta”, como se tomó en el caso ejemplo que nos ocupa con el avión de Palma, de no realizar el vuelo, y por el contrario se realizara el vuelo, en el supuesto de que hubiera habido un contagio posterior, ¿quién creen que habría cometido el error correspondiente?, por no decir, ¿a quién señalarían como “culpable” de ese contagio con mucha probabilidad?.

Ese es el debate, ese estar entre la espada y la pared, debido al limbo normativo en el que parece se encuentran las tripulaciones respecto al traslado de este tipo de pacientes, es lo que hace bastante insostenible la situación de algunas de nuestras tripulaciones HEMS. Sencillamente tienen miedo a tomar decisiones, y la normativa no clarifica sus temores precisamente. Incluso la ambigüedad normativa deja abierta la puerta de las interpretaciones, y acrecienta la indefensión de los profesionales ante la toma de decisiones.

La inquietud por la falta de libertad a la hora de tomar una decisión facultativa, de las tripulaciones, en ningún caso es un buen compañero de viaje. Afortunadamente, dada que la gravedad es menor, la paciente que finalmente se le diagnosticó malaria, esperemos se haya recuperado en este caso. Pero lo que hay que extraer de lo relatado evidentemente es realizar un “Análisis de riesgos”, al estilo Reason, con un “Análisis de los errores potenciales”, para de una vez por todas, sacar del limbo, del miedo, de las amenazas que para los profesionales pueden suponer casos como el descrito. Desde la Administración sanitaria autonómica que dió la orden sanitaria del traslado, la del Estado con su Protocolo, el operador, el personal médico a bordo, la tripulación deberían ser susceptibles de poner en común esta cadena de errores, si los hubo, en este ejemplo de libro, aparentemente, de cómo no se debe hacer una aeroevacuación HEMS. Así es como se avanza. Reconocer el error, y corregirlo…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies