21.1 C
Madrid
mayo, domingo 29, 2022

«Jaque a Pastor»

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Javier Martínez de Velasco

Esta semana, aunque Ana Pastor no se entere ha sido tremenda para el futuro de la aviación comercial en España. El lunes comenzábamos en Bruselas con la petición de los controladores aéreos españoles ante el Parlamento europeo. Se hablaba de fatiga, al fin y al cabo, se hablaba del incumplimiento contínuo de la normativa europea en esta materia ante los representantes de la voluntad popular continental.
En nuestro país, esta importantísima presencia no ha tenido apenas repercusión mediática. No es casual. Como mediaticamente, no es casual el silencio de los medios ante la destrucción absoluta del sector aerocomercial y aéreo en general en nuestro país.
No se puede olvidar el artículo aparecido en Extracrew "Senasa y el Gobierno me han destrozado la vida". Un canto a la fragilidad organizada en la desactivación de las profesiones en un camino que tiende a la "proletarización" de todas las profesiones aeronáuticas en España.
Por otro lado el miércoles, los trabajadores e Iberia, se manifestaban, unidos por primera vez en toda su historia, tierra y vuelo, anarquistas de la CNT y CTA de tierra, junto a los sindicatos de corte profesional como STAVLA y SEPLA.
Ayer sábado, asistíamos a la llegada del emocionalmente correcto "Lennart", a la Puerta del Sol.
Mientras, entre medias, los colectivos de TPO, ATSEP, etc… en AENA, ante el nombramiento de los responsables de Navegación Aérea, mostraban su profunda indignación. "Tambores de guerra", titulábamos en AD. Y sabemos lo que decimos.
La ministra Pastor, además, se enfrenta a una delicadísima, por no decir terminal situación en el sector de los trabajos aéreos. Aunque parece que proximamente aparecerá el famoso Real Decreto, que esperemos ponga coto, por primera vez a los desmanes respecto a la fatiga en un sector con 18 muertos encima de su ministerial mesa el pasado año. La tasa más alta de toda la Unión Europea.
Los nombramientos de la Sra.Pastor, en la mayoría de los casos, y salvo alguna-era imposible errar en todo- honrosa excepción. El caso paradigmático es el nombramiento de Carmen Librero, azote ya no sólo de los controladores aéreos. Su sombra podría estar detrás de los nombramientos en Navegación Aérea, y demás, a la sombra del propio Rafael Catalá. La unión de controladores y técnicos es ahora aún más fuerte de lo que nunca se imaginaron.
Pero la falta de movimientos de calado fundamentalmente en AESA, manteniendo a Isabel Maestre o Luís Rodríguez como directora de la Agencia, y de la Dirección de Seguridad de Aeronaves, de la que depende la inspección, no sólo está creando un creciente malestar, sino que está haciendo crecer la desesperanza en que algo cambie de verdad en su Ministerio tras el cambio de Gobierno. Esta es la llama que puede hacer que todo, a la vez salte por los aires. Alguien, esta misma semana nos indicaba que "hay tantos números en el bombo de la lotería aérea del ministerio de Pastor, que es muy difícil que el gordo no la toque", refiriéndose a la tensión que viven todos y cada uno de los colectivos profesionales en este momento en España.
Factor contribuyente a la deflagración es la diáspora de controladores, pilotos y otros profesionales ante unos mercados emergentes, que esta misma semana, por ejemplo, se llevaban a China o a los países del Golfo, más de 150 currículums de pilotos españoles, en unas condiciones magníficas de contratación, que compensaran la lejanía de la patria.
La Sra.Ministra no tiene idea alguna del conjunto. Seguramente sus propios asesores no quieran mostrárselo con toda la crudeza de la realidad. Mientras los directivos de Iberia han lanzado su campaña de desprestigio social a pilotos, (con los otros colectivos aún no se atreven), como se hizo con los controladores, el órdago de los colaboradores necesarios para la destrucción del sector aerocomercial español, es respondido con la marcha de nuestros mejores o más decididos profesionales en el sector. Este órdago ya lo han perdido los Saratosa, Vázquez, Sánchez Lozano, Piqué o Rato. Todos ellos, así de mezclados en sus conversaciones por WhatssApp, o ante suculentos platos, pensaban antes de esta semana que verían pasar el cadáver de su "enemigo" frente a ellos, servido en plato frío. La Sra.Ministra debería pensar que el único cadáver que verá pasar será el del sector en su conjunto que alimenta la única industria que a duras penas aún se mantiene en pie, el turismo, y que el vaciamiento aerocomercial, pone en manos de oscuros intereses especulativos, un sector estratégico que acabará tambien cayendo en las manos que el mercado marque.
La diáspora de los profesionales ya está en marcha, pero luego no valdrá con un simple envite…
Como en el final de "Casablanca", esperemos que alguien ponga coto a este estado de descomposición total, y al final la bella de la película diga con voz enérgica mientras el avión parte "siempre nos quedará Air Europa…"

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies