La inadmisible presentación de la “Marca España” al pasajero de la T2

0

Madrid, SP, 28 de febrero de 2014.- Si hay algo de lo que entiende el Senador Quintero, de CC, muy probablemente sea de Turismo, dada su condición de herreño. Por eso no es de extañar que a este asiduo pasajero entre las Islas Canarias y la Península le choque la primera visión cuando se tropieza tras desembarcar a la T2 de Madrid Barajas, procedente de las Islas. El edificio de un esqueleto de hormigón, un hotel fantasma, hace que ante sus ojos se abra una carta de presentación, que tras 7 años de concesión administrativa a la UTE formada por las tambien isleñas-baleares-empresas Sampol y Barceló, aún no se ha concluído. Es más esta tarjeta de presentación de Madrid, simboliza lo poco cuidadosa que es para la Marca España, precisamente la concesionaria, AENA, en el mayor aeropuerto de España. Quintero en pregunta parlamentaria ifiere directamente a la dirección de Madrid-Barajas sobre cómo piensa abordar el problema. El sabe que la primera imagen que se lleva el visitante de nuestro país vale un Potosí. Según nuestros cálculos la concesionaria debería haber abonado ya a AENA, 8.453.276EUR, según el expediente AENA MAD 039/05, firmado en la época de Magdalena Alvarez, desde 2007 con una carencia de 2 años (lo que debería durar la obra), y una duración de 40, por un importe total de 90 millones de euros. ¿Cómo va esto?

Por otra parte Sampol es el probablemente mayor concesionario de balizamiento de toda la red de aeropuertos de AENA en España. Con lo que promover un Expediente de compensación y rescisión de lo acordado en el Expediente, a favor de AENA, por esta parte, no parece dada la pléyade de asesores jurídicos con los que cuenta AENA, demasiado complicado. La situación del otro socio, Barceló, ya podría resultarlo más, y al tratarse de una UTE aunque la responsabilidad según lo publicado en el Blog, CONTROLADORES AEREOS se encuentra bastante diluida hasta hoy, siempre se puede llegar a un acuerdo extra-judicial al respecto que al menos sirva para mejorar la imagen de Madrid y de España.
Aquellos tiempos felices…


En 2007 se formaliza la concesión de obras (a cargo de Sampol, con un 81% de la UTE) y la gestión del futuro hotel (a cargo del Grupo Barceló, con el 19% restante).

Dos años y medio después, en noviembre de 2009, Barceló abandona el proyecto “debido al riesgo de financiación en la actual coyuntura económica”. En román paladino, los bancos no les financiarán el proyecto. La responsabilidad de las deudas era solidaria y Barceló tendría que responder por tanto por el 100% a pesar de participar solo en un 19% en la UTE.

Sampol, compuesta y sin novio, decide buscar otro socio hotelero que se haga cargo del hotel a medio construir. El grupo AC Hoteles toma el relevo de Barceló y pretenden abrir al público en 2012.

Cuadro de Rentas Mínimas Garantizadas por la UTE Barceló S.A.-Sampol S.A. Imagínense por un momento que una concesión administrativa no es liquidada puntualmente en cualquier otro sector en España, como una simple Licencia de Taxi. ¿Qué sucedería?

El Senador Narvay Quintero propone en su pregunta al Gobierno y a AENA la cesión del espacio a alguna agencia publicitaria para tapar el esqueleto de este inacabado edificio de tres plantas. Por cierto que AC y Florentino Pérez tambien puede que hayan reparado en lo antiestético de la recepción al pasajero de la T2. Incluso Quintero propone la opción de ceder gratuitamente a alguien para tapar esta vergüenza simbólica de la burbuja, ya no sólo del ladrillo, sino de la propia AENA y sus concesiones. Una época en la que se estaba forjando la millonaria deuda precisamente de AENA. Quizás este sea un buen ejemplo de detalle de lo poco cuidadoso que se era con el dinero público.

Pero lo incisivo de las preguntas del Senador llega hasta el punto de preguntar a Fomento si consideran que la Marca España se ve afectada por esta imagen, más aún teniendo en cuenta que a esta "Marca" pertenece la propia AENA, como mayor gestor aeroportuario del mundo.

Finalmente se pregunta por el futuro del hotel. Pero no estaría de más que preguntara por las condiciones de una concesión de un terreno de más de 13.000 metros cuadrados, en el mayor aeropuerto de España y nada menos que por un período de 40 años. Así se han venido haciendo las cosas en el Ente, y además del esqueleto resultante que impacta a los ojos de nuestros visitantes de todo el mundo, seguramente tambien ha impactado en los bolsillos del contribuyente. ¿Se trata de una concesión fallida?


Literatura al respecto:




Deja un comentario