La obra maquiavélica de Pepiño Blanco: Controladores Aéreos y Privatización de Aena

0

USO AENAVaya, vaya, la que han liado los controladores, con lo que cobran, cómo se han pasado, que les despidan, pero qué se han creído. Este es el sentido de la mayoría de comentarios que nos transmiten los principales medios de comunicación, y que oímos en muchos corrillos, pero cuando trabajas en el mundo aeroportuario y conoces más versiones de los hechos, así como la totalidad de las acciones que desde Fomento se están tomando en relación con Aena, tanto en Aeropuertos cómo en Navegación Aérea, la versión que tienes es completamente distinta.

El motivo de este escrito es dar a conocer a la opinión pública qué es lo que hay más allá de los graves incidentes que han tenido lugar estos dos últimos días, no sin antes dejar claras unas premisas:
1 – Efectivamente los Controladores Aéreos son un colectivo que, a través de un sindicato profesional, y dado lo exclusivo y estratégico de su puesto de trabajo, así como el control sobre todo el proceso de selección y formación, han logrado desde hace años unas condiciones laborales exageradas, cómo mínimo en comparación a sus colegas europeos. Desde que en 1999 firmaron un increíble convenio colectivo, a los ojos del resto de la sociedad, y que caducó en 2004, cada vez que se les ha intentado meter mano, su sola amenaza de huelga conseguía un pacto que incrementaba sus privilegios. Algo había que hacer al respecto y eso es comprensible. El qué, negociar, por supuesto y si ello resultase inviable, hasta podríamos entender un real decreto que les igualase a los controladores del continente.
2 – Llevar a cabo un abandono generalizado de sus puestos de trabajo, como el que ha tenido lugar los pasados 3 y 4 de diciembre, paralizando España y causando millones de perjuicios personales y económicos, es lo último que necesitaba este país y ha sido una acción injustificable a los ojos de la sociedad española, y probablemente de la justicia.
3 – Desde el sector Aeropuertos, hace años que sabemos que Aena debe sufrir una reforma para adaptarse a un mercado liberalizado de gestión de aeropuertos y a las normativas internacionales que obligan a separar la Navegación Aérea de la Gestión de los Aeropuertos.
Hasta ahí una gran mayoría podemos coincidir, pero lo que ha ocurrido este último año en Aena, desde que en febrero el Gobierno publicase un Real Decreto sobre Navegación Aérea hasta el día de hoy, con los graves incidentes que hemos visto, se corresponde a una maniobra estratégica del Ministro de Fomento digna de Maquiavelo, que la gran mayoría de la sociedad española desconoce y que quisiera explicar en formato cronológico desde finales de 2009 aunque todo esto venga de más lejos:

  • Finales 2009 – Desde Fomento se inicia una campaña de desprestigio contra los Controladores de Tránsito Aéreo, denunciando sueldos abusivos. Y digo desprestigio, porque si efectivamente sus sueldos son excesivos, el Ministro aporta cifras muy por encima de la realidad de la inmensa mayoría de la plantilla. Les acusa de absentismo programado y de causar los retrasos de navidades, cuando la realidad son bajas maternales y permisos programados, que no se cubren por parte de la empresa. Con ello ya tiene a la opinión pública entregada a su causa de "caza al controlador".


Mientras en Aeropuertos, en plenas negociaciones sobre el cambio de Modelo de Gestión, tenemos sobre la mesa una propuesta de modelo mixto, dónde el Ente Público Empresarial AENA, se transforma en Sociedad Mercantil Estatal, se da entrada al capital privado hasta un 30% y se permite crear filiales para que las Comunidades Autónomas puedan entrar en la gestión de sus aeropuertos, todo ello con la garantía, ante los sindicatos mayoritarios, de mantener el pleno empleo, el convenio único para todos los trabajadores y que se mantiene el sistema de red de todos los aeropuertos para garantizar la cohesión territorial, algo en lo que nos muestran mucho interés. La reivindicación sindical de mantener la condición de empleado público es la única que sigue sin esclarecerse y que de entrada cuenta con la negativa de la empresa.

  • Enero de 2010 – Se reanudan las negociaciones entre Aena y el USCA para el II Convenio Colectivo de los Controladores. Mientras Aena y Fomento aseguran que sus interlocutores sólo quieren cobrar más, y que no es posible una negociación, quienes tenemos amigos en el sector nos cuentan que es todo una farsa y que ha sido la empresa quien se ha levantado sin querer entrar a negociar absolutamente nada. Más desprestigio e infamia. Se rompen las negociaciones con acusaciones mutuas el día 3 de febrero.


Mientras en Aeropuertos, la empresa continúa ofreciéndonos el nuevo Modelo de Gestión descrito, nos informan que van a tomar medidas con Navegación Aérea, y que para después del verano se iniciaran las reformas en
Aeropuertos. El debate sigue centrándose en la condición de empleado público. Los sindicatos mantenemos la calma ante y entre los trabajador@s de Aena: "Este modelo es el menos malo, pero debemos luchar para mantenernos como empleados públicos". El Ministro nos tiene entregados y confiados en mantener Aena tal cual la conocemos, en red, para asegurar la subsistencia de los pequeños aeropuertos.

  • Febrero de 2010 – El día 5 se publica un Real Decreto en el que la gestión del personal de Control de Tránsito Aéreo pasa a manos de Aena, dejando sin efecto el I convenio, ya caducado pero prorrogado hasta entonces. Dado lo extenso del texto, está claro que no lo han redactado en dos días y que efectivamente, fue la empresa quien no quiso negociar.


Mientras en Aeropuertos nos calman asegurando que todas estas acciones eran necesarias para poner a los Controladores "en vereda". Se nos adelanta la implantación del AFIS en algunos aeropuertos, lo que provoca el absoluto rechazo de los sindicatos, si bien exigimos que en caso de realizarse, puedan hacerlo el personal Técnico de Aeropuertos y Navegación. Aena informa también de su intención de recuperar el trabajo realizado por los Controladores Aéreos en el Control de Plataforma de Barajas y el Prat, ya que la legislación internacional permite que lo realicen técnicos no controladores y en este caso se compromete a sustituirlos por Técnicos de Aena,

  • Abril de 2010 – Otro Real Decreto para los Controladores en el que se fijan unas condiciones laborales que vulneran claramente el Estatuto de los Trabajadores, especialmente en disponibilidad absoluta para la empresa, lo que impide de forma flagrante la conciliación de la vida laboral y familiar. Se les añaden 600 horas más de trabajo y se limitan las horas extras a 80 anuales. Se establecen condiciones que dan miedo cuando observas el cuadrante de un Controlador con el subsiguiente recorte de nómina. Igualmente se anuncia la liberalización del Servicio de Control de Tránsito Aéreo y de Servicio AFIS y por tanto su posible privatización


A los sindicatos mayoritarios se nos continua asegurando que esto es únicamente con los controladores y que nuestro modelo es el propuesto hasta la fecha y que tenemos pendiente negociar las condiciones laborales, pero que en todo caso respetarán el actual sistema en red de los aeropuertos de Aena, el Convenio único para todos los trabajadores y el pleno empleo.

  • Siguientes meses de 2010 – En los meses siguientes existe un continuo goteo de Reales Decretos que acotan las condiciones laborales de los Controladores muy, muy por debajo de sus colegas europeos, privatizan su sector profesional y se cruzan una serie de acusaciones entre Controladores y Aena, que finalmente negocian, llegan a un preacuerdo, Aena lo incumple y los Controladores se plantean hacer huelga. El gobierno implanta el sistema AFIS y a los Controladores de esos aeropuertos les dan a escoger entre el finiquito e indemnización o bien ir a otros aeropuertos o centros de control donde necesiten personal. Se anuncian las primeras privatizaciones de Torres de Control, y en este caso también les ofrecen pasar a la nueva empresa


Así llegamos a noviembre cuando en el Aeropuerto de Santiago, que está abierto 24 horas, los Controladores advierten que en breve habrán agotado y realizado su jornada anual, más las 80 horas que en su día fueron implantadas por Real decreto. La parte empresarial argumenta que la jornada laboral es únicamente cuando están sentados frente el ordenador. Los controladores, amparados en el Estatuto de los Trabajadores, aseguran que no asistirán a trabajar cuando finalicen su jornada programada. Mientras en Aeropuertos, es ya vox pópuli la jugada del Ministro con los Controladores: "Ahora te crujo de forma ilegal, tu lo ganarás finalmente en juicio a última instancia, dentro de un par de años, cuando ya os hayamos desmontado el chiringuito y hayamos privatizado todo el Servicio de Control de Tránsito". Incluso llega a filtrarse en Aeropuertos un documento del Plan B, Militarización del Control Aéreo, con plazos según los distintos supuestos de respuestas de los controladores cuando estallase el conflicto. Todo era cuestión de apretarles las tuercas hasta hacerles estallar en el único resorte que tienen, paralizar el tránsito aéreo. Con qué objetivo: uno, disminuir plantilla y facilitar la privatización y dos, doblegar definitivamente al colectivo para aplicar todos los cambios del proceso de privatización de forma salvaje…. ¿sólo? La empresa insiste que esto no va con Aeropuertos, que estemos tranquilos porque el nuevo modelo garantizará todo lo prometido.

  • 1 de diciembre de 2010 – El Presidente del Gobierno anuncia un plan de activación de la economía que incluye la modificación de la gestión de los aeropuertos de Aena, dando entrada a un 49% de capital privado y privatizando Madrid Barajas y Barcelona El Prat en régimen de concesión a 30 años. Será aprobado el viernes 3 en Consejo de Ministros y publicado posteriormente. El personal de Aeropuertos nos ponemos a temblar y algunos no se lo acaban de creer.
  • En la prensa del día 2 aparece poca cosa, pero suficiente para una reunión con el Presidente de Aena y los tres sindicatos mayoritarios. En los pasillos se cruzan con los representantes del USCA.


Sobre la reunión de los Controladores no sé nada, pero sobre la de Aeropuertos fue violentamente tensa, se confirma lo peor, el gobierno y Aena venden las joyas de la corona, porque aunque la empresa se empeñe en negarlo, ya que la nueva Aena Aeropuertos, S.A. tendrá un 51% de los aeropuertos, hablando claro, una concesión a 30 años es una privatización absoluta. Con graves acusaciones de mentiras y manipulación, mientras la empresa se excusa con no haber sabido nada de ello hasta esta misma semana y se esfuerzan en dar garantías de empleo y convenio. Los sindicatos anuncian movilizaciones y se emplazan al 9 de diciembre para fijar las fechas de las movilizaciones y así se anuncia en rueda de prensa por los tres sindicatos mayoritarios, USO, CC.OO y UGT.

  • El 3 de diciembre de 2010 permanecemos toda la mañana esperando las declaraciones tras el Consejo de Ministros. Representantes del USCA, están ahí, a última hora de la mañana cuando comparecen, la crisis es ya una exclamación: "lo peor de lo peor". A las 21.35 se publica el Real Decreto y ahí está la debacle total.


Para los Controladores este nuevo Real Decreto "aclara" que su jornada no incluye conceptos como estar de baja, permisos de paternidad o maternidad, formación, revisiones médicas, horas sindicales, etc. todo ello con carácter retroactivo, y que por tanto, recalculando la jornada realizada respecto a la que han de realizar, los controladores deben a la empresa una barbaridad de horas, así que en Santiago han de continuar trabajando. Problema solucionado. Para que se entienda, es como si al personal que trabaja de lunes a viernes, le obligasen a devolver los fines de semana las horas que faltó porque estuvo enfermo, o porque estuvo disfrutando de la maternidad o paternidad, o porque estuvo formándose, o porque acudió a una revisión médica obligatoria. Los Controladores que van llegando al turno de tarde, se encuentran con la noticia, que consideran, y es una provocación más, la última, se dicen, e inician lo que ya todos conocemos.


Pero para Aeropuertos, así como el personal de Navegación que no son controladores, este Real Decreto es igualmente de una gravedad extrema: supone la privatización absoluta y rotura total del sistema de red, los trabajadores seremos subrogados, primero a la nueva sociedad mercantil Aena Aeropuertos S.A., y después a la empresa adjudicataria de la concesión, si estamos de acuerdo, si no, imagino que nos ofrecerán, como a los controladores, traslado a un centro dónde sea necesario o el

finiquito. No sabemos qué muebles se podrán salvar, pero está claro que ahora hay que poner toda la carne en el asador para garantizar nuestros derechos, el empleo del personal temporal y nuestro convenio colectivo. La consigna que corre el viernes por la mañana en los Aeropuertos es "movilizaciones y huelga total", para tener más fuerza de cara a una negociación que garantice nuestros derechos adquiridos. Pero a medida que avanza el día asistimos perplejos al desarrollo del conflicto con los controladores, a quienes en un principio jaleamos "eso es tenerlos cuadrados"…. Pero con en el transcurso de las horas vemos como se desarrolla el nefasto Plan B, la militarización y el estado de Alarma, y empezamos a darnos cuenta cómo todo ha obedecido a una jugada magistral del Ministro de Fomento: todo el proceso de privatización de Navegación Aérea y de todos los Aeropuertos de Aena, va a producirse en dos meses, antes del 28 de febrero, según el Real Decreto, y apretando las tuercas a los controladores, provocándoles hasta estallar, han conseguido dejar establecido el estado de Alerta, para atajar posibles movilizaciones posteriores del personal de Aeropuertos, en este caso de los Bomberos, que son los únicos que pueden parar un aeropuerto. El plan de Pepiño, que se inició a finales de 2009 con el acoso y desprestigio de los Controladores y la mentira sostenida a los sindicatos representantes de Aeropuertos, ha tenido su punto álgido con la publicación de Real Decreto el pasado viernes, que incluía la puntilla a los Controladores en el momento preciso del inicio del puente, para asegurarse el desarrollo que finalmente ha tenido lugar, y la decapitación de nuestra red de Aeropuertos, mientras toda España clama y despotrica contra los malvados controladores, lo que ocupa horas y horas de televisión …. Todo magistralmente dirigido por el Ministro de Fomento. Pero atención españoles, porque en lo que a aeropuertos se refiere, el texto publicado establece, aparte del 49% de capital privado, que los 47 aeropuertos y dos helipuertos de Aena pueden ser gestionados individualmente por:


a) Un contrato de concesión de servicios aeroportuarios, en el que el concesionario asuma la gestión del aeropuerto a su propio riesgo y ventura.

b) La creación de sociedades filiales, para dar entrada a las Comunidades Autónomas.

Está claro, el primer modelo para los rentables, como han anunciado ya con Madrid y Barcelona, los fáciles de "vender" y el segundo modelo para los deficitarios, para que asumamos los ciudadanos sus gastos a través de nuestros impuestos "quieres mantener este aeropuerto que no da un euro, pues págalo". Empresas privadas se enriquecerán, la ciudadanía perderá calidad y garantía de seguridad en el servicio de transporte aéreo ofrecido, deberemos asumir en nuestros impuestos los aeropuertos deficitarios pero necesarios para la cohesión territorial, desaparecerán las condiciones mínimas en el empleo y aparecerán subcontratas y contratados por 800 euros al mes haciendo el mismo trabajo que nosotros y todas esas cosas que ocurren en los procesos de privatización de los servicios públicos. Y esto un gobierno socialista. Así pues, continuad pensando lo que creáis oportuno sobre lo acontecido estos dos últimos días, pero debéis saber que lo que ha habido detrás de todo ello es la privatización absoluta de los aeropuertos españoles, el inicio de la competencia feroz entre aeropuertos con las repercusiones que ello pueda tener en un servicio público como es el transporte aéreo, en términos de Seguridad Operacional – otro asunto en el que Aena tiene mucho que contar a la opinión pública- la presión desmedida sobre los controladores para facilitar la privatización del Servicio de Navegación Aérea y una gran mentira a los sindicatos mayoritarios así como un ataque frontal y violento, no solo a los controladores si no a los miles de trabajadores y trabajadoras de todos los aeropuertos y centros de trabajo de Aena. Probablemente los sectores financieros y del capital estarán encantados con tanta privatización, pero los más de 10.000 trabajadores de Aena estamos bien jodidos. Veremos qué ocurre el próximo día nueve.

Deja un comentario