14.2 C
Madrid
mayo, viernes 14, 2021

B757 el avión de los sueños

38 años de esplendor de la mano de este icónico modelo

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Amelia E., Aviaciondigital.- Si rememoramos la era dorada de Hollywood, a todos nos vienen a la mente las grandes divas que destacaron por su elegancia, por su halo de glamour y que hicieron suspirar al resto de la humanidad. Mitos de la gran pantalla que se veían fabulosas y majestuosas, y que en la actualidad siguen siendo símbolos de belleza y sofisticación.

A modo de homenaje a uno de los modelos más éxitos de la norteamericana Boeing, el B757 podría ser una de las estrellas que más brillaron en el firmamento, perpetuando su memoria y manteniendo su recuerdo como lo que fueron, son y serán eternamente: iconos, mitos e hitos de una época que, aunque con altibajos, fue sinónimo de elegancia y distinción. Además cabe destacar, que el B757 siendo un avión de fuselaje estrecho, contaba con cualidades de los más grandes.

Cuando en 2004, Boeing decidió dejar de fabricar el B757, un avión comercial de gama media y uno de sus mejores modelos, finiquitaba la exitosa carrera de una de las aeronaves que contribuyó al desarrollo de la aviación comercial en los años 80, una aeronave que permitió reducir costos operativos, tanto por su alto rendimiento como por ser el más eficiente en el consumo de combustible en relación a sus predecesores. Tuvo una carrera fulgurante siendo uno de los modelos más emblemático de Boeing, hasta que en la década de los noventa, la demanda de esta aeronave decayera a medida que nuevas rutas se fueron consolidando.

El B757 se fue reemplazando por equipos de fuselaje ancho con mejores rendimientos, y en 2004, Boeing anunció la finalización del programa. Sin embargo, el B757 es uno de los siete modelos de reactores comerciales que ha conseguido vender más de mil unidades.

El denominado “siete cinco siete” y conocido como “The flying pencil” es un avión de tamaño medio, de un solo pasillo y fuselaje estrecho. Capaz de transportar alrededor de 200 pasajeros ha sido una de las aeronaves más populares en aeropuertos secundarios, dada su versatilidad encajando tanto en largo, medio como corto radio de acción.

Concebido originalmente para reemplazar nada menos que al Boeing 727-200, las prestaciones del B757 lo transformaron en una aeronave única y hasta ahora inigualable en la categoría de los 200 pasajeros o las 40 toneladas de carga. Cuenta con dos motores tipo turbofán de altas prestaciones, que le garantizan que, a pesar de su tamaño, sea capaz de realizar operaciones seguras en pistas relativamente cortas en comparación con otras aeronaves de similares dimensiones. Apodado también como “The Rocket Planet” por su increíble relación peso y potencia, el poderoso B757 tiene tal impresionante poder en sus motores a la hora del despegue y del aterrizaje que hace que deje, como si de un meteorito se tratase, una estela de turbulencia muy fuerte en la pista. Sin duda es una aeronave que deja impronta allá por donde pasa.

B757 Privilage

Fue además el primer avión en incorporar innovadores instrumentos de vuelo, como el Sistema de Instrumentos Electrónicos de Vuelo (EFIS) y el Instrumento de Motor y Sistema de Alerta de Tripulación (EICAS) en su cokpit, las denominadas “Glass cockpit” o cabinas de cristal.

Para adaptar el mismo tablero de mandos del B767, el B757 como heroína del olimpo de Hollywood a lo Ava Gardner, tenía curvas. La actriz del rostro de ángel y cuerpo de diosa fue considerada una de las más bellas del siglo XX, por sus rasgos sofisticados y figura espectacular que llamaba la atención de inmediato, del mismo modo que el B757 lucía curvas al tener la sección del morro más redondeada que los aviones de fuselaje estrecho anteriores, y cuyo espacio resultante proporcionaba una visibilidad despejada del panel de instrumentos. El piso inclinado hacia abajo y la utilización de las mismas ventanas frontales que en el Boeing 767 permitieron a los pilotos tener los mismos ángulos de visión en ambos aparatos.

Curiosamente, el B757 fue desarrollado por la Boeing a la par que su hermano mayor el B767 de fuselaje ancho y doble pasillo, por lo que además de aviónica y sistemas informáticos comunes, compartieron sistemas eléctricos, cubierta de vuelo y piezas hidráulicas e incluso una cabina de mando informatizada que permitía que los pilotos pudieran obtener una sola habilitación de tipo común para pilotar ambos birreactores, reduciendo de esta manera, los costes para las aerolíneas que operaban con ambos.

Por tanto, el B757 como aeronave proporcionaba uno de los costos de explotación por asiento más bajo que otros de su clase, así como el costo por viaje más reducido que cualquier otro avión de pasillo doble.

B757 200-F Swiftair

Han pasado ya 38 años desde el primer vuelo de esta icónica aeronave que la Boeing había diseñado para reemplazar al B727 y que rápidamente fue convirtiéndose en el avión por excelencia en rutas de corto y medio alcance. Años más tarde obtuvo el certificado ETOPS, con el que pudo ser destinada a los vuelos transoceánicos. Del mismo modo que la deslumbrante sex symbol Rita Hayworth, la indómita Ava Gardner, la sensual y sugerente Marilyn Monroe o la diva de los ojos violeta Elizabeth Taylor hicieron soñar a millones de espectadores, el B757 tenía el mundo a sus pies, contando con una legión de admiradores.

Verdaderas diosas a los ojos del público, fueron las más deseadas y fotografiadas del mundo. El prototipo recién salido en 1982 contaba con motores Rolls Roys, y a pesar de algún contratiempo que los pilotos consiguieron rápidamente solucionar, el vuelo operó con total normalidad. Para entonces ya había siete compañías que se había dejado seducir por las prestaciones de este modelo.

Pero a pesar de su éxito, Boeing contaba con que el avión iría desapareciendo. La producción del B757 finalizó en 2004 tras haber sido construidas 1.050 unidades, aunque sí que prosiguió el interés por el B757- 200, fundamentalmente por su valor en los recorridos entre Norteamérica y Europa.

El B757 fue fabricado en dos longitudes de fuselaje estándar y extendida, Boeing 757-200 y 757-300. Hubo un proyecto de B757-100, el más pequeño de los tres y que fue diseñado como reemplazo directo del B727, pero que finalmente no fue fabricado.

Boeing 757-300 Condor

El original, B757-200, salió al mercado como un avión de pasajeros, aunque posteriormente también tuvo versiones cargueras o combinadas como el B757-200PF (Package Freighter), dirigido al mercado de entrega de paquetes durante la noche, el B757-200M Combi capaz de transportar carga y pasajeros y el B757-200SF una conversión del B757-200 de pasajeros para su uso como carguero.

Aunque la versión original del Boeing 757, como Boeing 757-200, entró en servicio en 1983, e hizo su debut como modelo de pasajeros. Se convirtió en el primer avión subsónico en ofrecer frenos de carbono que además ha sido utilizado tanto para servicios de transporte de alta frecuencia como para rutas transatlánticas.

La otra versión extendida, el B757-300, únicamente estaba disponible como avión de transporte de pasajeros y se denominaba bajo el código B753. Solo se fabricaron 55 unidades. Entró en servicio con la alemana Cóndor en 1999 y es el birreactor de pasillo único más espacioso que se ha diseñado. Comparte el diseño del original B757, pero con una versión extendida del fuselaje que le permite albergar a 289 pasajeros. Destinado fundamentalmente al mercado de aerolíneas chárter, es el relevo perfecto low cost para el B767-200.

Dada su versatilidad, ha sido desarrollado en otras variantes además de las de carga, siendo el caso del C- 32A, una variante ejecutiva del B757 que es el transporte habitual del Vicepresidente de los Estados Unidos bajo el nombre en clave de “Air Force Two, hermano pequeño de la “Casa Blanca Voladora” e icónico B747 “Air Force One”.

B757 C-32A “Air Force Two”

El Boeing 757 también es empleado por la Familia Real de Arabia Saudí como hospital volante, además de los B757 que sirven como jets privados, como el utilizado durante su campaña electoral por Donald J. Trump para recorrer todo el país.

Y si hablamos del reciente expresidente de los Estados Unidos no podemos evitar pensar en ella, mito de los mitos por excelencia e icono principal del Hollywood dorado. Marilyn Monroe, todo un sex symbol que hacía suspirar a cualquier espectador que se enfrentase a sus sugerentes y genuinas actuaciones. Y por ella suspiró John FitzGerald Kennedy, el 35º presidente de Estados Unidos, el hombre que rompió todos los esquemas de la Casa Blanca y que ha pasado a la historia por su legado político… y por su romance con la actriz.

Aunque Trump no pueda presumir de que Marilyn Monroe le cantara el Cumpleaños feliz, no le importará mucho ya que el magnate, no solo es famoso por su peculiar personalidad, sino también por su sustancial fortuna que le permite tener entre sus preciadas posesiones a su avión favorito, el archiconocido B757-200 “Trump Force One, que está considerado como uno de los aviones privados más lujosos del mundo. Esta exclusiva aeronave cuenta con los más modernos equipos electrónicos y tiene el logotipo de la familia grabado. Un capricho más del magnate que además cuenta con otros juguetes como el Sikorsky S-76B, un helicóptero multipropósito del que Trump a falta de uno, tiene dos.

A pesar de la ensoñación que despierta el mirar esta época desde nuestra perspectiva, la vida de estas estrellas paradójicamente estuvo marcadas a partes iguales por el éxito y la desgracia. La abrumadora acogida, su fama rotunda, su imagen erótica en ocasiones y el prestigio alcanzado, compartían papel protagonista en la película de sus vidas con la soledad, tristeza o vacío detrás de las cámaras. Pese a tenerlo todo, a pesar de volar alto, su recorrido vital no fue nada fácil.

Después del éxito inicial del B757, el descenso de las ventas a finales de los 90, amenazó su permanencia y redujo la demanda de posibles clientes. La grandeza de su legado se vio amenazada cuando algunas compañías comenzaron a explotar nuevas rutas de largo alcance y pocos viajeros, provocando que los B757 fueran reemplazados por aeronaves de fuselaje ancho con mejores rendimientos.

La ultima unidad 1050 salió de la línea de producción en 2004. El B757-200 estaba siendo reemplazado por el B737-900ER y, por otra parte, el B757-300 sería reemplazado por el B787 Dreamliner.

Sin embargo, en la actualidad existen todavía más de 600 aviones operando y es que, aunque Boeing asumía el declive de este modelo, el B757 lejos de desvanecerse del firmamento, se está recuperando en un segmento de mercado en auge, ya que es el avión más deseado por las compañías de carga. Es el avión perfecto para volar a un radio relativamente grande, con dos motores y menos capacidad, lo que se traduce en un menor consumo. Además, puede dar servicio en aeropuertos secundarios sin que se desborde su capacidad como ocurriría con otros modelos más grandes.

Y hay otra razón más, y es su precio. Es un modelo retirado del servicio de pasajeros, cuyo importe junto con su reconversión no alcanza más de 14 millones de dólares, cifra que está muy lejos de los 35 millones que puede alcanzar uno nuevo. De modo que seguiremos viendo al B757 en el firmamento de las estrellas por muchos años más. La estela que dejó tras de sí este icono de la aviación es tan fuerte que aún hoy le recordamos, ya no solo como símbolo de elegancia y popularidad a nivel mundial, sino como una de las estrellas que impulsó el desarrollo de la norteamericana Boeing. Muchos allí lamentarán haber cerrado tan pronto la línea de producción de este modelo, en lugar de mantenerla como lo hicieron con el B767 que aún se sigue fabricando.

Las grandes divas del cine americano, salidas como el B757 de una fábrica de sueños, fueron y serán musas de generaciones posteriores y protagonistas de una época de lujo y glamour. Pero más allá, fueron mujeres de carne y hueso, a menudo vulnerables e inseguras, cuyas vidas estuvieron marcadas por luces y sombras.

El B757 ha estado involucrado en varios accidentes de aviación, siendo dos de los más significativos y que marcarían una época de sombras difícil de olvidar, los dos B757-200 secuestrados durante el ataque terrorista a los Estados Unidos del 11 de septiembre de 2.001 y estrellados deliberadamente, uno contra el Pentágono y otro cerca de Pensilvania. En ocasiones hay que pagar un elevado precio cuándo estás en lo más alto.

Sin embargo, el B757 es y será uno de los aviones más populares en la cultura estadounidense y un ícono de la Boeing. De igual modo que algunas estrellas de Olimpo de Hollywood, se le considera una figura de culto en el panorama aeronáutico. Modelo que surcó y vivió en los cielos, como la protagonista de La tentación vive arriba, alcanzó el punto más alto del firmamento del octavo arte, ya que para muchos la aeronáutica lo es. De puertas adentro referente del buen gusto y del lujo, y uno de los aviones favoritos de los pasajeros “de pasillo a la izquierda” a la cabina de primera clase, ya que facilita un embarque más apropiado.

Se podría haber bautizado como «el avión más bello del mundo», por su exuberancia y figura, o incluso podría haber sido protagonista del striptease tan sugerente como corto que protagonizó Rita Hayworth cuando con sólo quitarse un guante levantó pasiones en todo el mundo.

Fue pionero en uso de nuevos materiales, el primer subsónico con frenos de carbono, con un segmento de morro más ajustado, con alas optimizadas para reducir la resistencia y que le permitía aumentar la eficiencia del consumo de combustible, un modelo con perceptibilidad sin obstáculos en el tablero de instrumentos y espacio para un asiento para espectadores.

Y expectación despertó su interior, equipado con iluminación específica y con una ingeniería diseñada para dar una impresión de más espacio. Favorito de personajes ilustres y grandes magnates, ha sido como las divas de Hollywood, objeto de deseo entre una lista interminable de hombres atractivos, poderosos e influyentes. Pero su trayectoria marcada tanto por el éxito como por la decadencia, llevaron a sus progenitores a la decisión de finalizar con su fulgurante recorrido. No obstante, la estela que deja tras de sí este icono hace que se le siga recordando, incluso ahora que sigue surcando los cielos en el segmento de carga, por ser símbolo de elegancia y sensualidad, como una estrella más de la época dorada de la aviación.

Más de veinte años de trayectoria que le terminaron pasando factura. Ni su triste y prematuro declive pudo con su leyenda, pues para muchos siempre será, el avión de los sueños, la estrella más libre y autentica de las que alcanzaron la gloria en la meca de nuestro firmamento. Si estuviera con nosotros Marilyn… ¿a quién más le cantaría Cumpleaños Feliz?

- Publicidad -spot_img

Más artículos

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies