9.8 C
Madrid
abril, jueves 8, 2021

Airbus A300, el rebelde que hizo temblar un imperio

Nuestros monogáficos

- Publicidad -

Amelia E., Aviaciondigital.- En la antigua Roma, los gladiadores saltaban a la arena para entretener al público. Peleaban en combate demostrando su temple guerrero y llegando a la muerte en muchas ocasiones. De entre ellos, surgió un hombre que del mismo modo que el Airbus A300, perduraría en nuestras memorias a través de la historia, y que hizo de la rebelión, su acto supremo. Espartaco era su nombre.

Airbus y Boeing, los dos colosos que han dominado siempre la fabricación aeroespacial, han tenido muy diferentes trayectorias desde sus comienzos. Mientras que la estadounidense Boeing, indiscutible líder mundial, comenzaba su andadura en 1916, la aún desconocida Airbus, su rival europeo, vio la luz años más tarde y a finales de los 60, cuando una agrupación de fabricantes aeroespaciales, la Airbus Industrie, surgiera para consagrarse como la gran rival europea.

Con el ideal de hacer frente a la hegemonía predominante a nivel mundial de la aeronáutica, nació en 1972 de la mano de Airbus el modelo A300, como la aeronave punta de flecha que resquebrajó notablemente el todopoderoso dominio norteamericano. Ni el propio A300, ni los muchos ingenieros que estaban detrás de este proyecto, pensarían jamás que este modelo iba a pasar a la historia como el caballo de batalla que hizo tambalear los cimientos de la magnánima Boeing y de otras grandes como McDonell Douglas y Lockheed Martin.

El casi desconocido consorcio recién nacido, logró en apenas treinta años convertir a Airbus en uno de los más importantes fabricantes del mundo de la aeronáutica, capaz no solo de hacer sombra a la poderosa Boeing, sino que con su aeronave estandarte el Airbus A300, consiguió inspirar además a bimotores como el B767 o al mítico B777.

El Airbus A300, fue el primer avión comercial bimotor y de fuselaje ancho del mundo. La europea Airbus acertó en su nueva forma de ver la realidad existente al tratar de hacerse un hueco atendiendo a las necesidades de pasajeros y aerolíneas. Fue su bautismo de fuego y fue un gran éxito. Con el A300 tenían una aeronave de corto a medio alcance, con un bimotor que resultaba rentable y con capacidad originalmente planificada (no la real) de 300 pasajeros, de donde toma su nombre, sin que su precio se disparase en el mercado. Además, allanó el camino de los vuelos ETOPS, lo que permitió que los bimotores pudieran volar largas distancias antes no permitidas.

Su trayectoria era imparable. El A300 nació gladiador y compartió destino con Espartaco llegando a general: sus aptitudes y su carisma le convirtieron en el mítico esclavo que dirigió la rebelión más importante que conoció Roma, y en el caso del A300, en la mítica aeronave que diseñada para hacer frente al exitoso B707, consiguiera desesperar a la suprema Boeing.

A Espartaco se le unían esclavos de todas partes, cautivados por su ánimo solidario y disciplina, logrando reunir un gran y poderoso ejército que luchaba por un ideal y con capacidad para resistir y superar a las equipadas y entrenadas legiones romanas. El A300, cuyas ventas al principio fueran lentas, una vez demostró su valía, consiguió una magnífica aceptación, no solo entre aerolíneas europeas, sino también asiáticas y norteamericanas, siendo el primer avión de pasajeros de doble cabina del mundo. Espartaco puso en jaque a las legiones en una sucesión de batallas que cincelaron su nombre en la Historia y desesperó a los senadores de la República romana. La respuesta de éstos fue contundente. Enviaron a luchar contra los rebeldes a diez legiones al mando del implacable Craso, y reclamaron el regreso de dos de sus mejores generales, Pompeyo y Lúculo.

A300 cockpit

Boeing también quiso hacer frente a la insurrección capitaneada por el A300. En la década de los 70 la norteamericana tenía entre manos un proyecto que compartía muchas características con el A300: el B767. Éste pretendía ser un avión de pasillo único, mientras que el A300 fue el primero de doble pasillo impulsado por dos motores. Sin embargo, el B767 no se lanzaría hasta 1981. Esto propició que la hegemonía del A300 se consolidase, llevando a nivel de birreactor de corto y medio alcance a una aeronave de cabina ancha y gran capacidad.

La batalla del Vesubio, fue la primera victoria de Espartaco que se escribió en los libros de historia, el vuelo del primer Airbus A300 de Air France, de París a Londres, también pasará a la historia como un vuelo memorable.

El reinado de 30 años y su legado a futuros modelos, afianzó al Airbus A300, que supo anticiparse a las demandas tecnológicas y del mercado con sus avances técnicos, que aprovechaban de las investigaciones de los proyectos de desarrollo del Concorde.

No solo era un avión más pequeño, ligero y económico, fue uno de los primeros en en utilizar materiales compuestos, para disminuir el peso total y mejorar la rentabilidad. El contar con dos motores, permitía a las aerolíneas reemplazar a los trimotores McDonnell Douglas DC10 o el Lockheed Tristar en las rutas de medio alcance, incrementado su eficiencia y reduciendo el consumo de combustible.

Fue el primero en usar sistemas de aviso de cizalladura del viento, contaba con un piloto automático avanzado, alas rediseñadas con suficiente sustentación para escalar más rápido y disponía de un sistema de frenado controlado eléctricamente. Fue además el avión más cómodo y con más bajo nivel de ruido de la época y de los primeros que consiguieron que la figura del navegante de vuelo y tercer tripulante pasara a la historia en la versión A300-600.

La gloria de Espartaco no solo sobrevivió a la victoria de los generales romanos. Su nombre, ideal de rebelde y revolucionario, no se extinguió con su muerte y derrota. Perduró en la memoria colectiva como el mítico héroe de la libertad. Con el A300, Airbus consiguió la gloria y se dio a conocer en todo el mundo, otorgándole la experiencia necesaria para construir aviones de forma competitiva y convirtiéndole en el principal constructor de aeronaves europeo.

Siendo líder del sector aeronáutico en diseño y tecnología, Airbus decidió producir distintas variantes del A300: aviones de carga, cisternas, aviones para transporte aéreo militar. El A300 sentó las bases para el A310, un modelo de menor longitud y mayor alcance, que serviría a la vez, para el desarrollo del futuro y más moderno Airbus A330 y posterior A340.

El A300 ha tenido distintos nombres, el “Wide Boy” cabina ancha, el “Gigante silencioso” ya que su tecnología acústica fue desarrollada para minimizar los efectos sonoros y la polución atmosférica, o el “Ciudad de Barranquilla” como le bautizó Aerocondor Colombia en el año 1977, cuando la primera aerolínea en Latinoamérica recibió un Airbus y que fue exhibido con gran aceptación en el mercado latinoamericano. Aunque la producción del A300 cesó en 2007 junto con su sucesor A310, su recuerdo seguirá inalterable incluso en su versión más mejorada, el A300-600R lanzada en 1983, siendo este es el modelo base para el Airbus Beluga o A300-600ST. Éste, a diferencia de otros cargueros que pueden transportar cargas mucho más pesadas, como el Antonov, el B747 o el C-5 Galaxy, se diferencia en que es capaz de transportar cargas tan voluminosas y grandes como el módulo Columbus de Cabo Cañaveral.

Quizás el A300, siendo uno de los aviones originales, no fuera el mejor de la saga, pero asentó las bases de sus predecesores y de algún modo ayudó a que Airbus se forjara una reputación y ofreciera un historial probado en calidad, fiabilidad y rendimiento. Sorprendió con sus avances técnicos y los materiales con los que se construyó, y a pesar del paso del tiempo, hoy en día se sigue utilizando como aeronave de carga.

A veces la industria de la aeronáutica va a más allá de la técnica y nos ofrece historias enriquecedoras y apasionantes. Gloria, hazaña, proeza, explosión de libertad y lucha por un ideal, la epopeya de Espartaco no duró más que dos años, pero dejaría una impronta perpetua en el tiempo como el esclavo que se levantó contra Roma.

Del mismo modo, el Airbus A300 tras muchos años que hayan pasado de su final, será siempre recordado por aquel que se levantó contra un imperio y logró que temblara… porque sólo la inmortalidad del héroe perdura.

- Publicidad -

Más artículos

1 COMENTARIO

  1. efectivamente Amelia. este avión tiene una bonita historia y parece que este articulo nos hace ver lo importante de estas viejas máquinas que en sus días fueron lo.mas de lo más en el.mundo de la aviacion. enhorabuena. me ha gustado mucho . siempre da gusto leer algo nuevo con ese toque histórico. jajajajaja way.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies