11 C
Madrid
febrero, jueves 25, 2021

Ryanair recibe ayudas de 80 millones de euros en España

Nuestros monogáficos

La pugna que existe entre las comunidades autónomas para impulsar sus respectivos aeropuertos ha generado una extensa red de pactos con las aerolíneas para subvencionar algunas rutas. Las líneas aéreas que operan en España tienen acuerdos en vigor por valor de 91,5 millones de euros, según un estudio elaborado por EXPANSIÓN en base a los acuerdos anunciados.

Hacer un mapa de las subvenciones es complejo porque se trata de un tema tabú para las aerolíneas y algunas comunidades no lo comunican públicamente. Fuentes del sector señalan que existen más acuerdos en vigor que no han sido revelados.

Aeroayudas

Márketing
Las ayudas se justifican como acuerdos de márketing para la promoción de la ciudad de y la ruta, pero, según reconocen las propias aerolíneas, parte del dinero se destina a mantener la operación de los vuelos. "Se emplea para lanzar nuevos destinos que no se sabe cómo van a funcionar desde aeropuertos con baja densidad de tráfico", subrayan fuentes del mercado.

La compañía que lidera las subvenciones en España es Ryanair, la aerolínea que inició este tipo de políticas hace una década. La línea aérea irlandesa tiene en vigor pactos por 80 millones de euros.

La compañía, que se caracteriza por su agresividad comercial, ha llevado al extremo los acuerdos de promoción de ruta, hasta el punto de que cierra, y abre destinos y mueve sus aviones de un aeropuerto a otro, en muchos casos, en función de las subvenciones. La empresa ha trasladado gran parte de los vuelos que tenía en Granada a Málaga, ya que las administraciones granadinas no renovaron su ayuda, mientras que, en la ciudad de la costa del Sol, ha cerrado un acuerdo de patrocinio.

En Galicia, la aerolínea ha amenazado con suspender sus rutas internacionales desde Santiago en enero si la Xunta no le da en 2011 el mismo dinero que el año pasado.

"Ryanair sólo vuela a aeropuertos secundarios si hay dinero de por medio. En los grandes, como Madrid, no puede poner en práctica esta estrategia porque las autoridades no dan subvenciones al haber mucha oferta", comenta una fuente del sector.

Air France, que ha presentado una demanda en Bruselas contra Ryanair por ayudas públicas, calcula que su rival recibe en toda Europa 660 millones de euros anuales en subvenciones. "Se trata de un tema de estrategia comercial y no podemos comentar nada", subraya Luis Fernández-Mellado, máximo responsable comercial para el Sur de Europa de la aerolínea.

Con su política de bajos precios, la empresa ha logrado convertirse en la aerolínea más grande de España, por delante de Iberia, el líder tradicional, con 21,44 millones de pasajeros transportados entre enero y noviembre. Con Iberia, viajaron 18,8 millones en ese mismo periodo.

Tras Ryanair, Vueling es la segunda empresa con más subvenciones: cerca de siete millones. "Las pedimos para volar a nuevos destinos, pero si estos funcionan, como va a ocurrir con los vuelos entre La Coruña y Ámsterdam o Santiago y Zúrich, los operamos sin apoyo", explican.

El pacto más jugoso lo tiene en Ciudad Real, donde recibirá este año 2,36 millones de las autoridades para mantener dos rutas (París y Barcelona) desde el aeropuerto de esa ciudad. Se da la circunstancia de que la aerolínea es la única empresa que opera desde un aeródromo que está en concurso de acreedores y cuyo viabilidad está en el aire desde que arrancó hace tres años.

Air Nostrum es la tercera compañía en ayudas, con 3,76 millones. Esta empresa asegura que sólo se presenta a concursos públicos para la obtención de subvenciones.

Bruselas fija las reglas de juego
Entre los años 2000 y 2005, se produjo en Europa un auténtico boom de ayudas públicas a las aerolíneas por parte de las administraciones regionales y locales. La Comisión Europea decidió atajar esta situación en 2004, tras el acuerdo que Ryanair tenía con el Gobierno valón para apoyar el aeropuerto de Charleroi (50 kilómetros al sur de Bruselas), que incluía una reducción de hasta el 50% en las tasas y dinero para la formación del personal y los gastos de manutención y hospedaje de los tripulantes.

Bruselas declaró ilegales la mayor parte de las subvenciones y obligó a Ryanair a devolverlas. Aunque, años después, el Tribunal de la UE dio la razón Ryanair para que se quedase lo ingresado, desde entonces, existe una normativa aprobada sobre lo que está y no está permitido: las autoridades pueden subvencionar a fondo perdido, con un tope del 40%, los costes de lanzamiento de nuevas rutas aéreas. Muchos convenios, si embargo, bordean la legalidad.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies