8.6 C
Madrid
marzo, miércoles 3, 2021

Ryanair y el pudor de la ramera

Nuestros monogáficos

- Publicidad -

Hoy tampoco puedo contarles que Eos, la diosa de los dedos rosados, inventó el rubor. Y que al amanecer sorprende a los amantes entregados en hacer mapas del cariño con manos que son escoplo de escultor o tal vez con limas o con espejos sin fondo (por que cada uno dibuja mapas con lo que quiere y con quien quiere, y si lo hace con quien no quiere pagará el precio del olvido y sus mapas quedarán en folio en blanco).

Y cuando ésto ocurre la diosa se enrojece de vergüenza y su sonrojo es tan grande que contagia a los amantes tímidos, y hasta tiñe el cielo de pudor rosa. Pero no puedo. Y no puedo porque un pudor general, más basto, más tirando a marrón-caca se va apoderando de España, espantando a los amantes, a la diosa, a los viajeros y en general a todo el que no sea ministro – que vienen todos de fábrica sin rubor – tras escuchar la noticia de que, a lo mejor, Ryanair nos estaba tangando.

¿Es posible que las otras compañías aéreas tuvieran razón? ¿Es posible, !oh espanto!, que los controladores tuvieran razón? ¿Es posible que las asociaciones de usuarios tengan razón? ¿Es posible que todos ellos, que han denunciado que Ryanair tanga y tanga, y no para de tangar, tengan razón? No, majo, no. Por que el minsitro no ha dicho que esta compañía sea una privilegiada. Y además, Michael O´leary, gestor supremo de Ryanair y líder mundial e incluso universal del Bien Empresarial, no puede no tener razón. Pero una juez de Barcelona, un coral deslumbrante en este desierto de mojamas descerebradas, manatíes casposos y de mandriles adormecidos, ha dicho que no, que basta.

Les cuento:
un juzgado de Barcelona ha decidido que esos cuarenta euros que Ryanair cobra por imprimirte la tarjeta que otras compañías te dan gratis, como debe ser, son una estafa. Otro día les cuento lo de la reforma del sector aéreo y lo de sus propios Enanos Ilegales, y de cómo ellos también vejan a los mansos mandriles.

Pero hoy no. Hoy, aprovechando que alguien se ha dado cuenta de qué es Ryanair, quiero homenajear al señor O´Leary, consciente de que es un visionario y de que ha descubierto cosas maravillosas que asombran al mundo. Michael ha descubierto lo siguiente:

Si tú haces una empresa
Si luego vendes tu servicio caro mediante todo tipo de posibles trampas
Si a pesar de que es caro, le dices a todo el mundo que es muy barato, ocultando el precio final que es tan alto como el del resto de las compañías
Si pagas mal a tus empleados y les haces contratos sin derecho a pertenecer a un sindicato conculcando las constituciones de los países en los que vuela.
Si ofreces un servicio miserable y un producto denigrante
Si predicas la fe del libre mercado a bombo y platillo
Si luego en cada sitio al que vas estás subvencionado, saltándote la ley del libre mercado a la torera
Si pones verde a todo lo que se mueve que no seas tú mismo, con insultos personales pero sin datos, hasta crear dudas sobre la competencia (y de paso alejarlas de tí mismo)

Si haces todas estas cosas, atención: GANAS DINERO


Efectivamente, lo han adivinado, lo que ha hecho este prodigio de la naturaleza es descubrir él solito los principios que regían el inicio de la Revolución Industrial. Así es, no se pongan nerviosos, este tipo de genios existe y de vez en cuando se nos aparece. La vida es así. O´Leary se ha dado un paseo por el siglo XVIII, ha visto las condiciones de trabajo y los márgenes de las fábricas de entonces y se ha dicho a sí mismo: "Coño, pero si esto es mucho más lucrativo. Así sí se puede". Al carajo el estado social. Al carajo los derechos de los trabajadores. Al carajo el equilibrio entre empresarios y trabajadores, tan trabajado, que tantos años de lucha ha costado. Al carajo la idea de que nos salvará de la quema el poder pactar nuestras condiciones laborales, como recoge la constitución. Al carajo los convenios colectivos. Al carajo.

Una de las características del puritanismo decimonónico que tanto nos ha dejado a los posmodernos de hoy es su capacidad de separar el mundo de la pureza y la verdad buena del mundo, de la vileza y de la verdad mala. Así, el hombre de bien tenía en casa a la esposa, espejo de virtudes y madre de sus hijos; y por otro lado, el del disfrute y lo prohibido, se iba a visitar a las mujeres de mala vida que fuman cigarrillos. Pero en su vida pública renegaba de éste último tipo de placeres, los tachaba de vicios e incluso votaba a favor de que los prohibieran más. Total, que va O´Leary, coge, agarra, sale y dice que ya está bien de subvencionar vagos y empresas que no son rentables. Va y dice que cada palo aguante su vela. Va y dice que ya está bien de mamar de la teta pública. Y mientras tanto a él le pagan en los destinos a los que va por llevar aviones. Ryanair, si esto es así, está subvencionado.


Entiendo y respeto a los que quieren vivir vendiendo su cuerpo, siempre que sea una decisión libre, adulta y se conozcan bien las consecuencias. Y entiendo y respeto al que no piensa así y cree que hay que combatir la prostitución y lo defiende respetando a su vez a los que piensan de otra forma. Pero a la alcahueta puritana no la respeto. Al inquisidor que quema prostitutas en la hoguera de las buenas costumbres y luego se va de juerga a las casas de putas, a ese no le respeto. Michael O´Leary, un bocazas profesional, un bocarrón chulo pero pudoroso, gobierna una compañía predicando el libre mercado por un lado y cobrando subvenciones por otro. Subvenciones que son casi un chantaje: o me pagas o no voy a tu aeropuerto. En un giro asombroso hasta para él, O´Leary no sólo quema rabizas en la hoguera, y luego se va al burdel. No. Es que después de deshacerse de las mujeres públicas, va al burdel a trabajar. Quema a la puta para ponerse él a hacer la calle. Todo en sentido figurado, claro.

Así yo también. Y voy acabando. Ryanair baja los precios hasta lugares ridículos. ¿Como se lo puede permitir? Podría ser porque lo que pierde por un lado lo recupera en forma de subvenciones. Ryanair podría estar haciendo dumping a costa estar subvencionado. Espero que las otras compañías tomen nota y comiencen a hacer lo mismo. Y espero que a alguien se le encienda una lucecita y se de cuenta de que si nadie le paga subvenciones en ningún destino, se le acabó el chollo. Y tendrá que volar en las mismas condiciones que el resto de compañías. No sean cenutrios, señores políticos. Ryanair tiene que volar a algún lado. Si nadie le paga, seguirá volando igual.

Ya ven que decepción. No se trataba de las buenas costumbres. No se trataba ni siquiera del pudor puritano que dice una cosa y hace otra. Eran de nuevo les pesetes, la pasta, el parné. Se trataba de echar a los que estaban, no por que sean malos, si no para quedarse con su pastel. Pues qué pena: Torquemada con corpiño, liga y medias de rejilla debajo de la sotana sonaba excitante.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies