21.7 C
Madrid
octubre, jueves 6, 2022

SANDBOX: un banco de pruebas regulatorio dirigido a la innovación en la aviación y el transporte en general

Futuro, innovación y aprendizaje para el regulador y la industria se concentran en el evento organizado por la Sección de Derecho Aeronáutico y Espacial del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y la Asociación “Ellas vuelan alto”

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviaciondigital, Sp.-Sandbox Regulatorio: hacia la innovación en la aviación”, el encuentro organizado por la Sección de Derecho Aeronáutico y Espacial del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, y la Asociación Ellas vuelan alto” (EVA), reunió el pasado 21 de abril a distintas mujeres profesionales del sector, para dar a conocer esta innovadora herramienta legislativa y su posible aplicación en el ámbito del transporte y la movilidad, y en particular, en la Aviación.

A la mesa redonda, moderada por Bárbara Trincado, secretaria general de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), asistieron distintas ponentes cuyo objetivo fue incidir y explicar la importancia de esta herramienta y la repercusión que puede tener para fomentar la innovación en la aviación.

Durante la jornada se plantearon una serie de preguntas en relación a qué cambios tecnológicos se están dando a nivel trasversal en la sociedad que “fuerzan” que los instrumentos jurídicos tengan que adaptarse a esta nueva situación; al establecimiento de un esquema “ley protocolo” como fórmula para combinar la seguridad jurídica, pero a la vez la necesaria flexibilidad que requiere esta nueva actualidad tan cambiante; y a qué es un “sandbox” y qué ganancias puede proporcionar a la sociedad, a la industria y a la Administración.

Para dar respuesta a las mismas, el evento contó con la presencia de Irene Bonet, Abogada del Estado en el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA); Marta Barón, Jefa de gabinete de la Secretaria General de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación; Mª Francisca Patilla, Coordinadora de Centros de Excelencia AESA; Amparo Brea, Directora de Innovación, Sostenibilidad y Experiencia Cliente en AENA y Yolanda Bustos, Profesora titular de Derecho Civil y Directora GI “Responsabilidad Civil” de la Universidad de Alicante.

La apertura del evento, a cargo de Silvia Vela, directora Legal y de Red de Redes de Ellas Vuelan Alto, dio paso a una primera aproximación al concepto de “Sandbox” – lo entendido literalmente, como caja de arena– y que hace referencia a un pequeño recinto donde los niños pueden jugar y experimentar en un entorno controlado, pero que poco a poco, ha ido adquiriendo otros significados aplicados a distintos sectores.

Al abordar el concepto Sandbox, Irene Bonet, Abogada del Estado en MITMA, indicó que se trata “de crear un espacio relativamente delimitado seguro y controlado en el que puedan probarse proyectos sin sujetarse a las normas que de alguna forma estarían obstaculizando o impidiendo que se llevarán a cabo está estas pruebas y esto aplicado a muy distintos ámbitos, siendo el financiero el primero en el que se aplicó”.

Actualmente, el objeto de la administración es crear el instrumento jurídico adecuado en el que existan estos espacios de pruebas “porque al final es de regular un trocito de la realidad de tal forma que en ese trozo no se apliquen lo que está impidiendo a los agentes innovadores y a los empresarios que tienen proyectos e ideas, probarlos” declaró la abogada del Estado,  y cuyo objetivo es llevar a cabo esas pruebas, no a  través de conceder permisos que no estarían autorizados en la vida real ni de no aplicar las normas actuales, es simplemente como indica Bonet, “acotar un espacio en el que desde el punto de vista los supervisores de la administración y  reguladores podamos ver qué ocurre con esos nuevos proyectos”. Además, esto daría lugar a comprender cuales son los obstáculos normativos a los que se enfrentan, ya sea por la no existencia de una regulación para un determinado proyecto o bien porque esa regulación esté obsoleta y no permita desarrollar los proyectos.  

Para ello, es necesario que cada proyecto esté acompañado de un protocolo en el que se establezcan cuáles son las normas específicas que se van a dejar de aplicar en ese espacio de pruebas, y los sistemas de garantías y de responsabilidad que se van a establecer asegurar el máximo control de éste, un espacio delimitado y controlado.  Además, otro pilar fundamental para el Sandbox, es la existencia de una autoridad supervisora para que cumpla la función, no solo de aprender, sino de proteger el interés público para que nadie se vea perjudicado por el desarrollo de la prueba.

La Jefa de gabinete de la Secretaria General de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación Marta Barón, añadió sobre esta herramienta que el Sandbox “no es una forma de evitar la ley. Como es la “no sujeción” a unas normas, puede parecer que es el “fast track” para evitarlas, pero es una forma de que removamos las normas para que nos prueben y nos demuestren que efectivamente hay una innovación que no está creciendo con un exceso normativo” concluyó.

Dado a que en el mundo de la aviación hay proyectos muy disruptivos, es cierto que la innovación es necesario que vaya de la mano de la regulación y desde el Ministerio de Transportes movilidad y agenda urbana se está trabajando sobre este tema. Por lo tanto, se ha planteado, según se indicó en la mesa redonda, la posibilidad de trasladar el Sandbox al ámbito del transporte y al ámbito de la movilidad, a raíz del anteproyecto de ley de movilidad, y especialmente al introducirse la tecnología en el transporte, dando lugar a un mundo de posibilidades, que lamentablemente se topan con distintas barreras normativas.

A través de Mª Francisca Patilla, Coordinadora de Centros de Excelencia AESA se abordó la participación de los centros de excelencia y en concreto, el centro de excelencia de drones, que surgió a consecuencia de la vertiginosa evolución del mundo de los drones y en la cual al no existir regulación comunitaria inicial, se basaba en la determinada por cada país. Por ello, se ha contado con un grupo de expertos conocedores de esta área de conocimiento (algunos de nuestro país) en los que se fomenta la colaboración -no la competencia-, y que miran al futuro de manera conjunta, aportando al centro de excelencia distintos puntos de vista y conocimiento. En relación con el Sandbox, tal y como apunta Mª Francisca Patilla, “el centro de excelencia mira siempre hacia el futuro…  y a nosotros el Sandbox nos suena a darnos la posibilidad de ir probando el futuro en el presente, y en un entorno controlado con sus limitaciones, pero que nos permita ir haciendo determinadas pruebas, y esa es la manera en la que los proyectos de I + D + I van a ir prosperando” aseguró.

En el ámbito de la operativa de drones, Amparo Brea, directora de Innovación, Sostenibilidad y Experiencia Cliente en Aena consideró que el drón es una herramienta, un facilitador que desde el punto de vista de eficiencia, de costes, de agilidad ha abierto un mundo de posibilidades y Aena está en esa línea. De hecho, tal y como indicó, en su plan estratégico de innovación Aena tiene prevista la utilización del dron desde dos ámbitos: Por un lado, está la automatización de servicios propios de la actividad aeroportuaria, como la verificación de ayudas, la revisión de infraestructuras, la detección y levantamiento de obstáculos que gracias a esta herramienta se hace de una forma más ágil y más eficiente.

Por otro lado, nos encontramos con la participación en la llamada “Urban Air Mobility” no solamente desde el punto de vista de la integración de esa movilidad urbana, sino también con el desarrollo de proyectos con operadores y fabricantes de drones, para estudiar la posibilidad de su participación en la prestación de servicios. En cuanto a la relación con el Sandbox, según Amparo Brea, una infraestructura aeroportuaria es un buen sitio para ponerlo en práctica, ya que puede ser delimitado creando un espacio controlado y preparado para la realización de todo tipo de pruebas, pero carece de regulación normativa “en el tema de explotación de drones, nos falta la normativa… aunque ya hay ciertas cosas que hemos hecho con drones en el ámbito portuario, llegar a la automatización o a la total autonomía todavía no es posible por falta de normativa” por lo tanto, según Brea, es necesario vincular esa esa buena práctica de forma conjunta con la normativa, incluso más que con la parte la técnica.

Por último, Marta Cejuela, Safety Manager, de la start up FlyignBasket, indicó el gran avance que supone el Sandbox, en la medida que establece un protocolo, como instrumento jurídico, que permitirá eximir todas aquellas normativas y reglamentos nacionales, no comunitarios de momento, que impedirían, en circunstancias normales, las realizaciones de pruebas de concepto. Además, se podrán establecer mediante un protocolo entre las empresas, ser los promotores, y asimismo tener unos participantes, que serán los futuros usuarios de dicha tecnología, realizando pruebas de concepto, y siempre en un entorno seguro, controlado, y acordado con una autoridad supervisora. Es decir, y para que sea del todo entendible, Cejuela comparó los Sandbox como “la caja de arena, dónde metemos a los niños, los tenemos controlados y bajo supervisión, y les damos cierta flexibilidad para que jueguen, para que se desarrollen y para que aprendan. De la misma manera que el niño gana experiencia, nosotros con esta fórmula, la sociedad, la industria y la administración, va a poder testear la tecnología y aprender en un régimen de garantías jurídicas para mejorar tanto la tecnología como como la creación, la adaptación y la mejora de la regulación existente en caso que la haya. Y para ello además, contamos con los centros de excelencia que son clave para el desarrollo de los Sandbox”.

En el mundo de la aviación, y especialmente en el momento actual en el que nos encontramos, los Sandbox van a ser de gran ayuda, sobre todo con el desarrollo de combustibles relacionado con la sostenibilidad, pues de esta manera, se podrá testear el uso de innovadores combustibles, el desarrollo de la movilidad urbana aérea, un espacio único donde integrar drones aerotaxis con otras aeronaves actualmente tripuladas, e incluso las diferentes aplicaciones a nuevos servicios de tráfico aéreo. Sandbox supone la posibilidad de que todo un mundo de innovación, y sobre todo el del sector de la aviación, en el cual se da un avance tecnológico vertiginoso, pueda avanzar y consolidarse como tal.

Para finalizar, María Rueda, directora ejecutiva de CAA International (UK CAA), fue la encargada de dar por concluido este interesante evento.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies