Londres, GB.- Marcando otro paso más en la reorganización en curso de la industria aérea europea, una de las agencias de viajes más grandes del continente, Thomas Cook, confirmó el jueves la controversia internas generada por posible venta de su negocio de aerolíneas para aumentar la flexibilidad financiera y concentrarse en su estrategia central.

Con una flota conjunta de 103 aviones, de los cuales un cuarto operan destinos de larga distancia, Thomas Cook se ubica como el undécimo grupo de aerolíneas más grande de Europa, con 20.3 millones de pasajeros en el año financiero que termina el 30 de septiembre de 2018. El analista financiero de Thomas Cook Group, Peter Fankhauser, dijo que la revisión estratégica de la línea aérea del grupo considerará “todas las opciones para aumentar el valor para los accionistas e intensificar nuestro enfoque estratégico”, aunque enfatizó que el proceso de revisión continúa en una etapa temprana.

“Actualizaremos la información al respecto en el momento oportuno”, añadió, sin proporcionar detalles de las opciones y de si podrían incluir la venta de solo algunas de las aerolíneas. El grupo controla aerolíneas y AOCs en varios países de la UE, entre ellos Thomas Cook Airlines UK, Condor en Alemania, Thomas Cook Airlines Escandinavia y Thomas Cook Airlines Balearics con sede en Mallorca. Esta última establecida hace menos de un año pasado como parte de una revisión en curso de la división de aerolíneas del grupo para aumentar las ganancias y el crecimiento para respaldar a sus propios operadores turísticos mientras compiten mano a mano con los operadores de bajo coste. Sin embargo, la revisión también tuvo como desenlace el cierre de Thomas Cook Airlines Belgium en 2017 y la transferencia de algunos de sus activos, incluidos 160 miembros de la tripulación, los slots aeroportuarios y dos de los cinco aviones a Brussels Airlines, filial de Lufthansa. El cierre de la unidad belga provocó especulaciones de que otros operadores de Thomas Cook podrían seguir el mismo camino, aunque la compañía en ese momento negó la especulación.

La división de líneas aéreas de Thomas Cook generó 3.5 mil millones de libras en ingresos (4.5 mil millones de dólares) en el último año financiero y una ganancia operativa subyacente de £ 129 millones. El aumento de rentabilidad interanual de las aerolíneas, aumentó un 37. El programa de eficiencia y el acercamiento de las diferentes aerolíneas nacionales para operar como una aerolínea europea única eliminó otros 31 millones de libras en costes a través de sinergias el año pasado.

“Nuestra estrategia para la aerolínea ha sido crecer de manera rentable como una aerolínea europea líder en el sector del ocio con un servicio fiable y centrado en el cliente. Esto ha involucrado una revisión continua de nuestra estructura de costes para mantenernos competitivos en un mercado altamente fragmentado “, señaló Thomas Cook, quien añadió que había logrado un gran progreso en el fortalecimiento de su oferta de asientos exclusivos y en la expansión de los servicios a operadores turísticos independientes.

Deja un comentario