Madrid, SP.- Se acabó el tiempo. O Ryanair se pliega a aceptar el preacuerdo que alcanzó ayer con los sindicatos de los tripulantes de cabina (TCP) de varios países europeos, incluido España, o habrá huelga la primer quincena de enero en varios países del viejo continente.

Sitcpla y Uso, las dos centrales nacionales en conflicto, han dado de plazo hasta las tres de la tarde de hoy a la aerolínea para que ratifique lo pactado o convocarán los paros. Según estos sindicatos, tras varias semanas de discretas conversaciones con la mediación de la Dirección General de Trabajo, ambas partes habían alcanzado un preacuerdo que Ryanair se niega a firmar porque, aseguran, implica la eliminación progresiva de las ETT Crewlink y Workforce a través de las que Ryanair contrata a parte de sus tripulantes. El conflicto entre la “low cost” irlandesa y sus sindicatos arrancó meses atrás con la reclamación de los trabajadores de que se respetasen sus respectivas legislaciones laborales nacionales y se equiparasen las condiciones de todos los TCP, lo que, en la práctica, implica la supresión de estas ETT, a través de las que Ryanair contrata trabajadores con otras condiciones.

Los sindicatos aseguran que han propuesto a Ryanair el trasvase progresivo de los trabajadores de estas dos ETT a la plantilla en función de su antigüedad y la creación de una empresa de trabajo temporal nacional que se ajuste a la ley española para contratar temporalmente en las mismas condiciones que el resto de sus compañeros.

De llevarse a cabo el paro, ser trataría del tercero que hacen los TCP de Ryanair tras los de julio y septiembre.

 

 

 

 

Deja un comentario