Una escisión parcial en Babcock España desata la intranquilidad en el Sector

Aviaciondigit@l

1

Mutxamell, SP.- Babcock Mission Critical Service (BMCS) (ex-INAER) a partir del próximo 31 de octubre todos los activos y pasivos serán transmitidos a Babcock Mission Cristal Services Fleet Management, S.A.U, BMCS Fleet, por sucesión universal mediante la escisión parcial de BMCS España a favor de BMCS Fleet. BMCS Fleet será arrendador o subrradendador de BMCS España. La teórica motivación es las consecuencias legales que el Brexit llevaría aparejadas a BMCS, ya que el Reglamento Europeo CE Nº1008/2008 sobre explotación de servicios aéreos, exige que para que las compañías puedan obtener licencias de explotación de servicios aéreos (AOC) de un Estado Miembro, “más del 50% de la propiedad de la compañía así como su control efectivo(directo o a través de empresas intermediarias) recaigan en los Estados Miembros o sus nacionales”.

Según AD ha podido saber, el personal que pasará a formar parte de BMCS Fleet, será tanto todo el personal de mantenimiento como el de estructura (directivos incluidos). También que el personal de operaciones quedará adscrito a la plantilla de BMCS España.

Evidentemente la primera e importante duda que genera esta “escisión parcial” es la de quién será quien aporte ese 50% de capital español o europeo que forme parte de BMCS Fleet, lo que supone una evidente descapitalización de BMCS España, que es donde quedarían adscritos el colectivo de pilotos.

La empresa se divide por tanto en áreas operativas, coincidiendo con el limbo de las elecciones sindicales que ya se deberían haber realizado respecto al Comité de Vuelo, ya caducado y que coincide “casualmente” con el despido del presidente del sindicato que de haberse celebrado dicho proceso, SLTA, podría haber obtenido una alta cuota en dicho Comité, como ya ha sucedido en los otros grandes operadores (FAASA o Habock).

Este movimiento en este momento precisamente, ha sembrado la intranquilidad en la plantilla puesto que les preocupa lógicamente la estabilidad y seguridad laboral. Este tipo de movimientos en el mayor operador hasta la fecha de Servicios de Emergencia, SAR o incendios en España, etc…, supone también un verdadero quebradero de cabeza para las autoridades españolas, puesto que el tener en manos de un único operador gran parte de estos servicios críticos supone una importante hipoteca en el caso de que este operador por una u otra vicisitud decidiera quedarse o no con la plantilla necesaria, o en el caso de que este tipo de operaciones, pudiera repercutir en el servicio que viene prestando.

 

 

1 Comentario

Deja un comentario