Minessota, USA.- Si bien Sun Country Airlines es conocida por transportar a los habitantes de Minnesota hacia el sur alejándose del frío durante la temporada de invierno, la aerolínea realizó un vuelo especial a un destino aún más frío que Minneapolis, el Polo Norte. A bordo del vuelo chárter especial para el invierno había más de 150 pasajeros con niños en el programa Make-A-Wish Minnesota y sus familias, todos haciendo el viaje para conocer a Papá Noel.

 

 

Al llegar a la terminal Humphrey de Minneapolis, los pasajeros se registraron para el vuelo como lo harían con cualquier otro. El vuelo fue el último de la noche en despegar de la terminal, por lo que los asistentes tuvieron toda la sección de la terminal de Sun Country dedicada para ellos, un punto de control exclusivo para el evento.

 

 

La La puerta H7 serviría como puerta de salida donde bocadillos, actividades temáticas de vacaciones e incluso una visita del Oso de Campo mantuvieron a todos entretenidos hasta el embarque. El avión que iría al Polo Norte no era otro que el N861AM, el primer Boeing 737-800 de Sun Country, completamente nuevo y completamente pintado, con un nuevo interior.

 

 

El vuelo hacia el Polo Norte sería el primero tanto del avión como de sus pasajeros, aunque dudo que alguno de ellos se diera de esto. Aunque recientemente el interior ha sido modernizado con el standard de bajo coste de Sun Country, la cabina se retocó aún más con decoraciones navideñas, como es lo propio de cualquier transporte del Polo Norte.

 

 

Después de una salida puntual, comenzó el viaje hacia el Polo Norte. Primero, era necesario rodar hasta el punto de deshielo, donde iba a ser rociado un “combustible mágico” para ayudar a acelerar el viaje hacia el norte. Una vez que completado, la tripulación ordenaró bajar las persianas para que el combustible mágico pudiera hacer efecto, acortando el tiempo de vuelo de Minneapolis al Polo Norte a menos de 10 minutos.

 

Milagrosamente, ya habían llegado al Polo Norte. Bajaron del avión y entraron en el Taller de Papá Noel con el gran hombre a su lado. Dentro del país de las maravillas del invierno, hubo muchas festividades para que todos estuvieran en compañía, desde colorear hasta juegos e incluso fotos con Papá Noel. Sun Country incluso envió regalos para los niños que incluían sets de juegos del aeropuerto y Country Bears en miniatura.

 

Las festividades, junto con un complemento de chocolate caliente y galletas, se mantuvieron a lo largo de la noche durante algunas horas hasta que llegó el momento de regresar a Minneapolis. Aunque se necesitaba tomar un vuelo para volver, regresar a casa era tan simple como caminar a través del mágico portal de Santa, solo para viajes de ida desde el Polo Norte.

 

Deja un comentario