Londres, GB.- La empresa Faradair, ubicada en  Reino Unido, ha indicado su intención de ofrecer para 2022  un avión híbrido eléctrico de 18 asientos, con certificación para volar en 2025.

El modelo lleva un motor turbohélice y se genera la electricidad al impulsar un ventilador de propulsor de empuje contra-rotatorio con impulsión vectorial. Está dotado de un ala de triple caja de gran sustentación para uso en funciones de pasajeros y carga.

Tiene capacidad para despegar utilizando tan solo 300 m de pista, lo que le permitiría operar  desde “micro aeródromos” para abrir nuevas oportunidades para el transporte regional.

El fundador de Faradair, Neil Cloughley, describe el avión de 15 metros de envergadura y con una velcidad de 370 km/h, como el “Grand Caravan de Cessna para el siglo XXI”, y promete “una mejor economía que el nuevo Cessna  Sky Courier”.

Añade, refiriéndose a los buques de la Royal Navy, tipo Queen Elizabeth : “Será totalmente capaz de aterrizar y despegar de nuestros nuevos portaviones, sin la necesidad de ‘catapultas o ganchos de frenada’, lo que permitirá que lleve sus 5 Toneladas de carga desde el portaviones a gran distancia, si fuese necesario”.

Además, Cloughley promete que el cambio de la configuración de pasajeros a carga pueda realizarse en 15 minutos de 15 minutos, intercambiando 18 asientos por tres contenedores LD3. El precio objetivo enes de 4 millones de Dólares, con costes operativos de menos de  600 Dólares por hora. El ruido de despegue debe ser de sólo 60dB.

 El Faradair, no presurizado, tiene un techo de vuelo de 14.000 pies. El trabajo de diseño final se está llevando a cabo en la Universidad de Swansea en Gales. El proyecto con cuatro años de antigüedad ha realizado un vuelo con un “prototipo a escala” y tiene la intención, dice Cloughley, de “comenzar a construirlo este año” a la espera de pruebas de vuelo en 2022.

Cloughley, quien presentó el proyecto en la conferencia Aero Europe en Londres del 11 al 12 de marzo, rechaza los esquemas que apuntan a vuelos de pasajeros totalmente eléctricos en el futuro como poco realistas, dado el estado actual de la tecnología de baterías.

Rolls-Royce apoya su argumento de que la propulsión eléctrica híbrida es viable hoy en día. También en Revolution Aero, el fabricante de motores confirmó su visión positiva de la energía eléctrica híbrida que permitirá a las aeronaves regionales de 20 a 100 asientos operar en rangos de hasta 1.570 km.

Al modo británico habitual, Faradair “ha logrado mantener el desarrollo de su programa con un presupuesto relativamente bajo en comparación con sus rivales internacionales”. Hasta ahora, dice Cloughley, “los inversionistas han mantenido nuestras luces encendidas” y ahora está buscando una ronda de financiación adicional de 13 millones de Dólares.

Sostiene que si se hubieran atendido sus solicitudes de apoyo al gobierno “cuando les explicamos las posibilidades del mercado híbrido-eléctrico en 2015, ya estaríamos volando hoy”.

Deja un comentario