21 años del accidente de LAPA, paradigma de la impunidad judicial

Aviaciondigit@l

0

Buenos Aires , ARG.- El 31 de agosto de 1999 se producía el accidente del vuelo 3142 de Líneas Aéreas Privadas Argentinas (LAPA) en el que fallecían 65 personas, de los 103 ocupantes de un Boeing 737-204C se estrellaba cuando despegaba desde el Aeropuerto Aeroparque Jorge Newbery en Buenos Aires. Tras estos años el accidente es considerado como paradigma de impunidad judicial, tras la absolución de funcionarios de la Fuerza Aérea Argentina y directivos de la aerolínea.

El gerente de Operaciones, Valerio Francisco Diehl, y el Jefe de Línea de Boeing 737-200, Gabriel María Borsani, fueron condenados en 2010 a tres años de prisión. Sus Sentencias fueron finalmente anuladas por la demora en dictar fallo judicial por los propios jueces, al excederse los plazos legales.

Enrique Piñeyro, había denunciado la situación, quedando plasmado en su película, tambien paradigmática, Whisky Romeo Zulú, WRZ. Pineyro había ingresado como piloto de LAPA en 1988. Como representante de la Asociación de Pilotos, había participado dos años del accidente en la investigación del accidente de Austral 2553 en Uruguay. Renunció a su puesto en LAPA en 1999, tras haber denunciado el mal estado operacional de la aerolínea y de sus aeronaves, donde denunció previamente al accidente del vuelo 3142 gravísimas falencias e irregularidades… Anuncio y predijo lo que sucedió.

En WRZ, que estaba basada en su historia personal al haber pasado por la aerolínea LAPA, así como su trágica predicción de un accidente. Pese a que Piñeyro y este documental se presentó como prueba en el Juicio, por parte de la Fiscalía argentina, la impunidad se impuso a la Justicia.

Posteriormente dirigió el documental Fuerza Aérea Sociedad Anónima, señalando directamente la corrupción en la Fuerza Aérea Argentina, de quien dependía la Aviación en Argentina, y cómo afectaba esta a la seguridad en vuelo, señalando como causa latente a esta de los accidentes tanto de Austral como de LAPA dos años después y que se mantenían en el Sistema. Tras ello se decidió relevar del poder en la aviación civil de aquel país a la Fuerza Aérea su control, para trasladárselo a laá Administración Nacional de Aviación Civil.

Recientemente le hemos podido ver por Madrid, interpretando, y dirigiendo, su última obra escrita teatral, “Volar es humano, aterrizar es divino”.

Actualmente sigue volando para una ONG vuelos de carácter humanitario.

Deja un comentario