Así en el Cielo como en el Museo del Aire

Aviaciondigit@l

1

Madrid, SP.- Una buena noticia… no suele ocupar espacios por un pacto no escrito entre los medios que indica que una buena noticia no es noticia. El pasado jueves 48 usuarios del Centro Ocupacional “Las Victorias” de AFANIAS, Madrid, apoyados por 8 profesionales iban a realizar una visita al Museo del Aire en el histórico aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid. La visita iba a ser guiada por dos voluntarios Pepe y Angel, pertenecientes a la Asociación de Amigos del Museo del Aire, AAMA. El acrónimo describe perfectamente el requisito para poder ejercer de anfitriones. Angel y Pepe “AAMA N” el Museo del Aire

Esto es precisamente lo que fueron capaces de transmitirles a los 56 invitados de lujo esa mañana. Los 48 usuarios de Las Victorias con distinto grado de discapacidad (y nos consta que el personal de apoyo), acabaron el día “AAMA NDO” también el Museo del Aire. Objetivo cumplido. Está claro que para comunicar la pasión de Angel y Pepe, sólo hay que creer en lo que se hace, o llevan años haciendo. Ellos y los demás Amigos del Museo del Aire, hicieron 48 nuevos “Amigos” el pasado jueves.

Se establecieron dos grupos para la visita, según el nivel cognitivo. Un guía para cada uCaptura de pantalla 2016-06-18 a las 13.12.40no… Una de las personas de apoyo de AFANIAS nos resume bien la visita “tanto Angel como Pepe consiguieron enganchar a nuestros usuarios...” Tener delante una réplica de aviones históricos, de los de tela y madera, y saber transmitir la pasión propia a un público tan exigente, sí exigente, en el sentido de que con estos usuarios hay que emplear la imaginación para ser capaces de transmitir lo que tienen delante, con una interactuación sólo al alcance de los que de verdad creen en lo que están diciendo, señalando, tocando…. El público era exigente puesto que no existe entre los interlocutores y el ponente la posibilidad de mediante complicadas explicaciones camuflar lo que es toda una aventura emocionante en sí misma, la de la conquista del aire, sobre todo en sus primeras fases históricas y la autenticidad que esa emoción transmite. “Durante 1,30hrs.los guías consiguieron atrapar al respetable…“, nos señala el personal de apoyo, algo especialmente complicado puesto que captar la atención de dichos usuarios sólo es posible si se está transmitiendo algo en lo que de verdad se cree. Es una energética sensación de verdad o no verdad. Angel y Pepe, creen en ello y son capaces de transmitir esa etérea sensación. Los visitantes lo captaron al vuelo y rápidamente notaron la empatía que irradiaban sus guías a la hora de transmitir sus conocimientos.

Captura de pantalla 2016-06-18 a las 13.16.43

 

 

 

 

 

 

 

Otro punto que hizo extraordinaria la visita además del magnífico día, con una temperatura primaveral perfecta, es que el Museo desde el punto de vista de las barreras arquitectónicas está muy aceptablemente adaptado. El respetable además dispuso de una zona para realizar su picnic de rigor, junto a una pérgola al aire libre. Casi 4 horas de visita en total. Guías y visitantes compartieron el almuerzo en un acto de camaradería entre antiguos y nuevos Amigos del Museo del Aire.

Resulta muy difícil saber quién disfrutó más. Los usuarios, su personal de apoyo que vieron como la idea de visitar el Museo había sido acertada y productiva para estas 48 personas usuarios del centro,…, o para los guías de AAMA… Por cierto, en la próxima “quedada” el “Caribú” será ya visitable de nuevo. Le estaban “calzando”. En ésta según nos señalaban las dos cabinas de un avión comercial y un caza, quizás fue lo que llamó más la atención, junto con las explicaciones de Angel y Pepe, así como la recreación de la Campaña de Africa que se mostraba como un viaje al desierto…

El pasado jueves un trozo del Cielo estuvo en el Museo del Aire con esta visita, y eso desde el estricto punto de vista de los que creen que todavía otra aviación es posible, y otro mundo también lo es, resulta reconfortante. Angel y Pepe, ya tienen 48 nuevos Amigos del Museo del Aire, y eso, eso reconforta de verdad… y hace que el Cielo se acerque a este entrañable Museo.

 

1 Comentario

Deja un comentario