Aviaciondigit@l con el Orden Constitucional y la Legalidad

Editorial/Eduardo Gavilán-Enrique Gavilán/Aviaciondigit@l

0
Madrid, SP.- Aviaciondigit@l, como todos los medios de comunicación, tiene una responsabilidad social ante todos los ciudadanos, por lo que tiene el derecho y el deber de informar de todo aquello que acontezca a la ciudadanía, máxime cuando peligran las libertades y los derechos de esa ciudadanía como hombres y mujeres libres e iguales de un país como el nuestro, España, que llevaba afortunadamente conviviendo en paz durante tantas décadas.
Tras el Golpe de Estado en Cataluña, sin entrecomillado alguno, estas libertades y derechos se han visto gravemente mermados, vulnerados y directamente atacados, especialmente para aquellos que tienen ideas diferentes, como los de los periodistas a los que se les impide directamente realizar su trabajo, y que tienen el derecho y el deber de informar en una sociedad libre, y tambien los de todos aquellos que tienen la obligación de velar por la legalidad, como son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que ven como se “entorpece” y obstaculiza su encomiable labor mermando la “Autoridad” de las que les dota nuestra propia Constitución. Vaya nuestra solidaridad con todos ellos, nuestra gratitud y nuestro respeto. Ellos están poniendo la cara por todos nosotros en estos lamentables episodios sediciosos.
El Orden Constitucional del 78 elaborado por unos políticos de la época (esos que sí servían al BIEN PUBLICO) y refrendado mayoritariamente por los españoles, que de una ideología u otra convinieron que la Constitución, daba cabida a todo el mundo, nos ha permitido crecer como país bajo un principio de solidaridad y respeto durante casi 40 años.
Esta misma Constitución, ha sido utilizada por los nacionalistas e independentistas, como hacen todos los regímenes totalitarios, mediante la educación, no para formar a nuestros niños y jóvenes, sino para directamente que aprendan a odiar todo lo que representa España. Es decir han utilizado NUESTRA Constitución para entre otras cosas mucho más que discutibles, un fin perversamente contrario a lo que debe ser la Educación.
Hemos tenido y seguimos teniendo que soportar las ofensas a nuestros símbolos (nunca he entendido por que no se suspenden los partidos en los que se silba a nuestro Himno Nacional como una ofensa a todos y cada uno de los ciudadanos de España independientmente de su credo, ideología, etc…). Pero lo peor de todo a lo que hemos podido asistir en estos días es que hayan utilizado la “figura” de un miembro condenado como dirigente de una organización terrorista que asesinó a casi 1000 personas (niños, ancianos y mujeres entre ellos), como Otegui, para sus reivindicaciones, que tanto dolor ha generado en España, incluida Cataluña (Hipercor o Vich). Me duele mucho más, como padre, si cabe, lo segundo. Ayer sin ir más lejos, las siempre modestas casas cuartel de la Guardia Civil, con niños, mujeres y guardias civiles en su interior, eran “sitiadas” en localidades como Valls, Manresa o Sabadell. Precisamente esa Constitución que ha violentado la casta ultranacionalista en el Parlamento de Cataluña que tambien emerge de esa Coonstitución del 78, preservaba incluso los derechos de los sitiadores de las familias de los defensores de esa Constitución. La imagen merece cuando menos una consideración a fondo, y un análisis por su apariencia contradictoria… En tiempos preconstitucionales, evidentemente esa posibillidad hubiera sido impensable e imposible.
Pónganse, por favor, por unos segundos en el lado de las víctimas, de sus familiares y de sus amigos de los asesinados por la organización a la que en grado de dirigente pertenecía Otegui. Cierren los ojos, imagínense que les han arrebatado a su padre, a su hijo, a su amigo, a un compañero, a un ser querido, me da igual, e imagínense que tienen que soportar que el cómplice de los que han asesinado  a su ser querido, que campa sus anchas por Barcelona, es vitoreado e incluso sirve de atracción para un “selfie” con ciudadanos absolutamente inertes a este dolor.
Particularmente me genera repugnancia, la misma repugnancia cuando uno observa que algunos sectores de la ultraizquierda ultranacionalista (por cierto en lugar de “INTERNACIONALISTA” algo que debería llamar la atención de alguna formación que apoya imperdonablemente en Madrid a esa rancia burguesía barcelonesa) más radical y fascista, y sobre todo intolerante, según la exacta definición de este término, habla de “presos políticos”, y son respaldados por países como Venezuela o Irán, mientras unos encarcelando a la oposición y los otros siguen lapidando a las mujeres y ahorcando a los homosexuales. ¡Qué gran contradicción! ¿no?.
No se confundan, los independentistas y la ultraizquierda ultranacionalista que les acompaña, sólo persiguen un objetivo común que es destruirnos y acabar con nuestros derechos y libertades para siempre, así como un retorno a los tiempos preconstitucionales, pero con la piel de cordero de una supuesta legalidad y legitimidad de la que evidentemente carecen. La mayor parte de esos cachorros, por cierto, y curiosamente, no habían nacido en 1978, y podrían creerse que este Golpe de Estado en el que colaboran con la rancia burguesía de Cataluña (otra curiosa contradicción) es algo simplemente virtual, como los videojuegos con los que se han criado probablemente en muchos casos, en lugar de algo tan real como capaz de llegar en algún punto, a un momento sin retorno en el que finalmente haya un muerto, que sus “líderes”, aunque no se lo crean, parece ser están buscando con una cierta ansiedad azuzándoles contra los que piensan simplemente diferente, amparados por esa Constitución. Ese podría ser el trágico punto de inflexión de todo esto. Esos líderes que cuando se compliquen de verdad las cosas, desapareceran de escena rapidamente, y les dejarán como mártires a sacrificar, eso sí, ya no de forma virtual, sino muy real para ellos y sus familiares… y de forma, probablemente, irremediable.
Es injusto poner a todos los catalanes en el mismo saco, es más, soy  de los que cree que la gran mayoría silenciosa está simplemente hasta los huevos de todo esto, y lo único que quieren es vivir en paz…si les dejan. Y si nos les dejan, que los que tienen tanto la Autoridad como la obligación, hagan que se preserven todos y cada uno de sus derechos, sin menoscabo alguno.

Deja un comentario