Boeing 787: Problemas impulsan una amplia revisión de la FAA

0

Carolina del Sur, USA.- Los problemas de producción en la factoría de Boeing del 787 Dreamliner han llevado a los reguladores de seguridad aérea (FAA) a revisar los procedimientos de control de calidad que se remontan potencialmente a casi una década, según un memorándum interno del gobierno y de personas familiarizadas con el asunto informa WSJ.

El fabricante de aviones ha dicho a los reguladores que produjo ciertas piezas en sus instalaciones de Carolina del Sur que no cumplían con sus propios estándares de diseño y fabricación, según un memorando interno de la Administración Federal de Aviación del 31 de agosto revisado por The Wall Street Journal.

Como resultado de las secciones “no conformes” del fuselaje trasero, o cuerpo del avión, que no cumplieron con los estándares de ingeniería, según el memorando y estas personas, una revisión de alto nivel de la FAA está considerando ordenar inspecciones mejoradas o aceleradas que podrían afectar a cientos de aviones.

El memorándum, una actualización rutinaria o resumen de los asuntos de seguridad pendientes en la oficina de la FAA en Seattle que supervisa los asuntos de diseño y fabricación de Boeing, dice que tal directiva de seguridad podría cubrir hasta unos 900 de los aproximadamente 1.000 Dreamliners entregados desde 2011.

Boeing ha dicho a los reguladores que un defecto resultante del fallo de calidad no supone una amenaza inmediata para la seguridad de la flota insignia de Boeing, los Dreamliners, según personas familiarizadas con el asunto. Los aviones de fuselaje ancho tienen un excelente historial de seguridad y se utilizan frecuentemente en rutas internacionales. Los reguladores no están preparando una acción inmediata y no han señalado públicamente qué medidas podrían tomar.

Pero ese error, combinado con otro defecto de la línea de ensamblaje recientemente descubierto, llevó a Boeing a dar el inusual paso a finales de agosto de decir voluntariamente a las aerolíneas que pusieran en tierra ocho de sus 787 para su reparación inmediata. Desde entonces, Boeing ha confirmado públicamente que los ocho aviones no eran seguros para permanecer en servicio.

Ambos defectos juntos llevaron a Boeing a determinar que los ocho aviones no cumplían con los “requisitos de seguridad para el vuelo y el aterrizaje”, según el memorándum de la FAA, que resumía el estado del examen de la agencia sobre el tema. Boeing también determinó que el segundo defecto por sí mismo no supone un peligro inminente para la seguridad.

El alcance del escrutinio de la FAA sobre la producción del Dreamliner no ha sido reportado anteriormente. “Corriente Aérea”, una publicación comercial, informó anteriormente sobre los procedimientos en fábrica y las inmovilizaciones de agosto de los ocho aviones, que están programadas para terminar cuando los equipos dirigidos por Boeing completen los arreglos que se espera que tomen cerca de dos semanas.

Un portavoz de Boeing dijo que el fabricante de aviones está llevando a cabo una revisión exhaustiva para entender la causa de los dos defectos, y está inspeccionando los aviones recién fabricados antes de su entrega. La compañía ha informado plenamente a la FAA y está trabajando estrechamente con los reguladores, añadió. “Estamos tomando las medidas adecuadas para resolver estos problemas y evitar que vuelvan a ocurrir”, dijo.

La revisión de alto nivel de la agencia incluye análisis de datos y partes de producción. El lunes, después de la publicación de este artículo, la FAA emitió un comunicado diciendo que “está investigando los defectos de fabricación que afectan a ciertos aviones Boeing 787”, y añadiendo que “es demasiado pronto para especular sobre la naturaleza o el alcance de cualquier directiva de aeronavegabilidad propuesta que pueda surgir”.

Los errores de fabricación marcan los últimos problemas de producción del atribulado fabricante de aviones y presentan una prueba para el Director General David Calhoun y un proceso de revisión de seguridad renovado después de dos accidentes mortales de su 737 MAX de cuerpo estrecho. Los accidentes se cobraron 346 vidas.

Boeing notificó rápidamente a las aerolíneas con Dreamliners que necesitaban reparaciones inmediatas, dijo el portavoz. Entre las compañías aéreas se encuentran United Airlines Holdings Inc., Air Canada, All Nippon Airways Co., Singapore Airlines Ltd., Air Europa Líneas Aéreas S.A.U., Norwegian Air Shuttle y Etihad Airways, según personas familiarizadas con el asunto y el servicio de seguimiento de la aviación Flightradar24.

Un portavoz de United dijo que la aerolínea retiró un 787 del servicio inmediatamente después de la notificación de Boeing. ANA dijo que puso en tierra su avión después de que Boeing señalara el problema y que no necesitaba el avión de vuelta inmediatamente debido a la débil demanda del mercado. Los representantes de las otras aerolíneas no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

El aumento de las inspecciones de seguridad y las reparaciones podría perturbar los programas de mantenimiento de las aerolíneas y los programas de vuelo de los pasajeros.

Las deliberaciones sobre las inspecciones obligatorias y sobre cuántos Dreamliners podrían estar afectados han estado en marcha por la FAA durante meses, según personas familiarizadas con el asunto. Tal directiva se centraría en las tensiones excesivas que podrían causar la fatiga prematura del material que afectaría a partes compuestas de carbono que se encuentran detrás de la cabina de pasajeros. Una persona familiarizada con la revisión interna de Boeing dijo el domingo que no hay indicios en este momento que sugieran que los defectos se remontan a los primeros años del avión, pero dijo que el análisis continuaba.

La FAA, según una persona informada sobre las deliberaciones de la agencia, se centra en identificar cómo se produjeron las averías de fabricación, por qué los rastreos computarizados de Boeing no señalaron los desajustes entre las piezas que no cumplían con los estándares de diseño y qué cambios se requieren para asegurar la seguridad continua de la flota de 787.

Mientras los ingenieros de Boeing revisan los registros para identificar los aviones con posibles defectos, la FAA ya ha aprendido lo que provocó uno de los defectos: El fabricante de aviones no probó cómo produce las calzas, o el material que rellena los huecos entre las secciones en forma de barril de los fuselajes de los aviones, para asegurarse de que cumplen los requisitos, según el memorándum de la FAA. Las calas se producen en la fábrica de Boeing’s Dreamliner en North Charleston, S.C.

El proceso de Boeing para generar las calas “no fue validado antes de su implementación en el proceso de producción” y carecía de un control de calidad para verificar que el producto final “cumple con los requisitos de ingeniería”, según el memorando de la FAA. “Boeing ha reconocido un proceso que produce productos no conformes” y está trabajando para cambiar eso, añade el memo.

Según el memorando, la petición de Boeing de más tiempo para resolver algunos problemas “aumenta el riesgo de la flota”.

Boeing identificó las calas sospechosas en agosto de 2019 e inmediatamente reactivó un control de calidad computarizado que identifica las calas impropias que han sido apagadas, dijo la persona familiarizada con la revisión interna de Boeing. El segundo defecto, que esta persona dijo que Boeing detectó el mes pasado como parte de una revisión interna, proviene de variaciones en la suavidad de la piel del interior del fuselaje cerca de la parte trasera de los aviones.

Los ingenieros de Boeing determinaron que cuando ambos defectos ocurren en el mismo lugar, las secciones compuestas no encajan correctamente cuando se sujetan, y las pequeñas imperfecciones podrían resultar un peligro potencial en condiciones de vuelo extremas, aunque son circunstancias que los pilotos raramente encontrarían, dijeron personas familiarizadas con la materia. Tales fallas estructurales provocan una acción de seguridad obligatoria de la FAA.

Los ingenieros de Boeing han estado revisando los registros de fabricación, incluyendo fotografías de alta resolución tomadas durante la producción, para determinar cuántos Dreamliners entregados desde el debut del avión en 2011 podrían contener defectos en el fuselaje, dijeron las personas familiarizadas con el asunto.

El episodio es el último ejemplo de la “serpiente” de la fabricación en Boeing. En los últimos años Boeing ha tenido que renovar los controles de calidad para evitar que los trabajadores dejen restos dentro del Dreamliner, sus aviones cisterna militares de repostaje aéreo KC-46A y los 737 MAX de cuerpo estrecho.

La actuación de Boeing poniendo en tierra el Dreamliner por su propia voluntad, contrasta con la forma en que el gigante aeroespacial respondió a los accidentes del 737 MAX. Tras el segundo accidente en Etiopía en marzo de 2019, Boeing no pidió de inmediato la inmovilización de la aeronave, ya que los reguladores mundiales empezaron a prohibir los vuelos.

Deja un comentario