16.1 C
Madrid
mayo, domingo 9, 2021

Boeing apuesta por el aterrizaje vertical en su nuevo modelo de avión

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

27/07/2011.- Boeing ha diseñado un nuevo modelo de avión inspirado en la tecnología de los pulsorreactores de primera generación de misiles de crucero V-1 usados en la época nazi. (I. Blanco/LA RAZÓN)

Esta nueva técnica con capacidad de despegue y aterrizaje verticales ha sido acogida por el Pentágono con muy buenos ojos. La idea de poder enviar 30 toneladas de tanques y tropas con facilidad a cualquier terreno con las prestaciones de un helicóptero para tomar tierra, pero dentro de una aeronave del tamaño de un A400M resulta realmente útil.


El diseño original del pulsorreactor fue aprobado por la Luftwaffe de Goering para los misiles «V-1» que aterrorizaron a Inglaterra durante la II Guerra Mundial. Fue el primer reactor fabricado en serie para fines bélicos de la historia y que ahora ha sido rescatado por la compañía Boeing para crear una aeronave que aterrice y despegue como un helicóptero. Se trata de los denominados «VTOL» (del inglés «Vertical Take-Off and Landing», «despegue y aterrizaje verticales»).

Los modelos que proyecta Boeing se basan en una tecnología ya empleada por los misiles de crucero como el V-1 de los nazis, a los que les fascinaba esta tecnología fiable, sencilla y barata, en la que el motor no funciona de forma continua, sino que se dispara alrededor de 43 veces por segundo, produciendo el empuje necesario para seguir volando.

Suspensión de hasta 27 toneladas

El concepto en el que está trabajando Boeing utiliza un grupo de pequeños pulsorreactores modulares capaces de levantar alrededor de 27 toneladas en posición vertical.

Los dispositivos de propulsión a chorro se emplean sobre todo en aviones de alta velocidad y gran altitud, en misiles o en cohetes y naves espaciales. La fuente de potencia es un combustible de alta energía que se quema a grandes presiones para producir el elevado volumen de gas necesario para una alta velocidad de salida del chorro.

En el caso del prototipo de Boeing, cuando la aeronave consigue tomar suficiente altura, entran en acción los motores de empuje horizontal. A diferencia de otros diseños de VTOL, como el Harrier, la propulsión a chorro según la tecnología propuesta por Boeing parece mucho más simple y eficiente.

La compañía afirma que es fácil de mantener y tiene niveles de fallo muy bajos. Además, afirma el constructor, son motores muy baratos de construir y no son sensibles a las turbulencias.
- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies