Déjenme que les presente a Mr.Hans Ephraimson

0

Epphraimson, Vera y HersmanMontreal, CAN, 29 de septiembre de 2013. El Sr. que aparece en la foto, junto a la incombustible Pilar Vera (AVJK5022),y D.Hersman (NTSB), es Mr.Hans Ephraimson. "Sólo" lleva 30 años para saber la verdad del "accidente"-derribo por la URSS, del KAL007 en el que viajaba su hija ALICE. El Consejo de OACI, reunido coincidiendo con su 38 Asamblea General, ha aprobado el documento de Política sobre Asistencia a las Víctimas de Accidentes de Aviación y sus Familiares. El "lobby", de los más débiles ante una tragedia aérea, !ha triunfado! finalmente . Ya sólo queda el burocrático proceso de que el Consejo apruebe su incorporación al ANEXO 9. La ministra de Fomento, Ana Pastor, estuvo, como ya informábamos, a la altura de las circunstancias. Y puso su granito de arena para la aprobación del documento, y con su intervención Pastor, "ayudó mucho", señalan fuentes consultadas por AD asistentes a la Asamblea.

Pero hay una mirada que al observador ha impresionado profundamente, en lo más hondo de su condición humana, que en estos días de larguísimas sesiones a las que la ACVFG (Air Crash Victims Families Group) ha estado representada por Ephraimson-Abt, como Jefe de la Delegación de Observadores, junto a varios países, y Pilar Vera como Jefa Suplente de dicho grupo. Es decir, entre otros, dos fuerzas fuera de lo común, en el que un objetivo común, les ha unido, cosas del destino, sin exagerar, para siempre. Han hecho historia en Montreal.


La historia personal de este hombre se mueve a caballo desde la deportación/huída de los nazis en Alemania, hasta la tragedia por la pérdida de su hija Alice, hace treinta años ya, al ser derribado el avión en el que viajaba por un caza soviético en plena Guerra Fría. Hay que descubrirse ante algunos seres humanos, y en este caso, resulta evidente que es así. Imaginénse qué intrahistoria se esconde tras este hombre. Un hombre que ha sufrido a los dos sistemas totalitarios más crueles del siglo XX, en primera persona. Este hombre aún sonríe, dicen los que le conocen, es de carácter amistoso, y que aún da gracias a la vida por estar vivo.Y además de todo eso aún es capaz de hacer el sobrehumano esfuerzo de sobreponerse al propio dolor, y ponerse en el lugar de los otros que sufren un dolor similar al por él vivido. Aunque el suyo sea personal e intrasferible lógicamente. Aunque sea un dolor único para un padre la pérdida de su hija. Hoy con 92 años, y asistiendo a las maratonianas sesiones de OACI durante toda la semana pasada, hasta, por fin, ver su gran objetivo vital materializándose, como es la aprobación del documento de Política por el Consejo, y muy proximamente, verlo integrado en el ANEXO 9.

La importancia de esa integración no es baladí. Ahora, tras ello, cualquier accidente en el que no se trate como marca el documento a los familiares y víctimas de un accidente y se tomen todas las medidas en él contempladas, incurrirá de hecho, en una ilegalidad desde el punto de vista de la normativa internacional de aviación civil que marca OACI. Esta es su verdadera trascendencia.

Por esto es por lo que la aprobación y el logro de los familiares de las víctimas han estado luchando todos estos años. Ephraimson, por ejemplo, durante 30, Pilar Vera, los últimos 4 o 5 en nombre de la AVJK5022, que ya tambien lo hace a través de la Red Europea de Grandes Catástrofes. El lobby de los familiares de las víctimas de los accidentes de aviación, lo es, un lobby, en el amplio sentido moral de la palabra. Defiende un interés común. El interés que les mueve, única y exclusivamente es en primer lugar el respeto hacia víctimas y familiares, y, !cómo no!, llegar hasta la verdad final que se esconde, y muchas veces se oculta, tras el accidente. Con ello, algo de paz, quizás, hallen en esta vida. Se lo debemos.

Haber llegado a donde han llegado es obra de muchísimas personas que a lo largo de todo el mundo, se encontraron, desgraciadamente ante una situación para la que los estados pertenecientes a OACI, no se habían preparado en general para atender sus necesidades humanas tras su desgracia. Ahora ya no es posible ocultarse tras la tragedia cuando ésta se materializa. Ahora ya está escrito, aprobado y publicado un documento de este organismo de Naciones Unidas, en el que se contempla con absoluta precisión qué tiene que hacer cada uno (responsabilidades), y cómo tiene que hacerlo. Ahora las víctimas ya pueden volver a respirar cuando se encuentren en una situación inimaginable para la mayoría de nosotros, por mucha empatía que sintamos, pues al menos, podrán tener la certeza de que se está haciendo todo lo humanamente posible para que el dolor se pueda soportar por el único camino posible, como es que se conozca toda la verdad. Nada más, y nada menos. Y como corolario final, poder tener la paz que da la seguridad de hacer todo lo humanamente posible para impedir otros accidentes. Para conseguir que volar sea más seguro. Para que todos nosotros volemos más seguros. ¿Lo entienden? Lo hacen por todos nosotros… Aunque para ellos ya llega demasiado tarde.

Deja un comentario