Descontrol Aéreo en BACC

0

BIAPEsto sería divertidísimo de relatar si no fuera cierto. Por desgracia, lo es. Cuando llegué a BIAP, hace ya un mes y unos días, una de las cosas que más me repetían los compañeros era: "olvida lo que sabes de control, aquí no vale para casi nada". (UN ALIEN EN BAGHDAD Blog)

Esta sentencia, así de entrada, me pareció exagerada y catastrofista, la cosa no debía estar tan mal, cuando el gobierno iraquí insistía e insiste en querer llegar a los mínimos exigidos por OACI para obtener esa acreditación.
No obstante lo anterior, a los pocos días empecé a comprender lo que significaba este mantra que se repetía a mi alrededor. No era tanto olvidar la manera de controlar/separar aviones, sino más bien lo concerniente a los estándares acostumbrados en casi cualquier país europeo en materia de infraestructuras, equipos, procedimientos, etc.
Es loable y comprensible que Iraq quiera llegar a ese nivel de calidad, pues es necesario, no sólo por la seguridad aérea, sino porque les aportaría unos fantásticos ingresos derivados de las tasas aeronáuticas (las que Pepiño dijo que iba a rebajar pero que luego subió, sí señor, las mismas) por la cantidad de sobrevuelos que tienen a diario.
Debido a la ubicación geográfica del país está en la ruta preferida por el 90% de los vuelos entre los países del golfo pérsico y Europa o Norteamérica.
El trabajo pendiente, de cualquier manera, va a ser largo y duro.
Aunque en España nuestros dirigentes no lo crean e insistan en seguir cometiendo barbaridades, el mercado aeronáutico es tremendamente sensible y basta el más mínimo tropiezo para que este se resienta. Por ejemplo: hace un par de semanas nos quedamos sin radar en BACC durante 24 horas, esto exigió incrementar enormemente las separaciones entre aviones con los FIR's colaterales de/a los que van la mayoría de estos. Pasamos de 20NM (unos 2 minutos) a 10 minutos.
Los retrasos que esto habría provocado no fueron aceptados por la mayoría de las compañías aéreas, que decidieron dar un rodeo y elegir una ruta más larga por contar con cobertura radar y porque no tenían demora.
Los siguientes 10 días, ya con el radar plenamente operativo, los pasamos haciendo punto de cruz, sudokus o cualquier otra actividad que consiguiera mantener una distancia razonable entre nuestras cabezas y el teclado de la consola, que todos sabemos lo que duele incrustarse uno en la frente (zzzz…), mientras veíamos esas "pescadillas" de aviones sobrevolar los países colaterales y esperábamos que las compañías aéreas fueran confiando de nuevo en el sistema iraquí y volvieran a usar nuestras rutas.

En algún blog anterior ya he comentado sobre el estado del BACC como edificio, y poco, o más bien, nada ha cambiado desde entonces. Sigue siendo mejor ir a currar con las necesidades fisiológicas cubiertas, para evitar innecesarias visitas a los servicios, aunque en estos días he descubierto que tampoco estaría de más ir al trabajo con algún antihistamínico y/o antibiótico en el bolsillo por si te encuentras con algo como esto:

El mechero es para hacerse una idea del tamaño de semejante bicho.
Según Wikipedia no son venenosas, pero, las comúnmente conocidas como arañas camello, son la leche de rápidas y por lo visto pegan unos mordiscos de espanto, pudiendo arrancarte un pedazo de piel que, aunque por sí mismo no queda más que en una herida, esta, en un sitio como este, se va a infectar sí o sí. A saber lo que habrá comido semejante "animal".
Fue eso lo que motivó el pisotón. No me siento mejor por ello, pero es que era un incursión no autorizada, estaba intentando entrar en el edificio a través de la azotea, sin pasar por los controles reglamentarios, en plan "SEAL". Menos mal que allí estaba yo, en plan "historias de la puta mili" para defender, a base de tremendo entrenamiento en técnicas de combate y defensa, nuestra posición. Ni lo vio venir, le llegó desde arriba y…. "ZAP", se acabó.
Además, bastante tenemos con lo que tenemos como para añadir más especies a la "fauna en el puesto de trabajo".
Muchos se preguntarán, ¿cómo es posible que un arácnido tan grande pueda colarse por una rendija? La respuesta es fácil, la "rendija" es del tamaño de toda una puerta porque esta no se puede cerrar… mola ¿eh?.
Siguiendo con las infraestructuras. Otra herramienta fundamental para ir a trabajar es una linterna. ¿Recuerdas el 3 de enero de 2010 en el ACC de Canarias? Bueno, desde que me incorporé a este ACC nos hemos quedado sin energía, en no menos de 10 ocasiones, con todo tipo de combinaciones: sin energía en el edificio, pero con energía en la sala de operaciones; energía en el edificio, pero sin energía en la sala de OPS; energía en la sala de OPS con radio pero sin radar; energía en la sala de OPS sin radio y sin radar; sin energía en la sala de OPS con radio y radar; energía en la sala de OPS con radio pero sin radar y por supuesto, la tan temida: sin energía en la sala de OPS y sin radio ni radar, más que nada, porque si te entra un ataque de pánico no puedes correr hacia ningún lado porque no se ve un carajo.
La linterna se convierte, pues, en un elemento esencial para poder ver la fichas de los aviones en la consola, cuando lo único que conserva algo de energía es la radio. Ahora bien, es importante prepararse para el peor de los casos porque las baterías de la radio duran aproximadamente 15 minutos.
Una linterna también puede ser muy útil si has decidido subir a la azotea a despejarte un poco respirando aire caliente o aire muy caliente y de pronto te ves (o más bien, no te ves) en la oscuridad más absoluta. No es fácil que te tropieces con alguien, porque suele estar vacía, pero tampoco te quieres tropezar con un bicho como el anterior o, ya puestos, con la cantidad de cables que se encuentran por todas partes. Están por el suelo, colgando de las antenas, a la altura del cuerpo entre un repetidor y el enchufe más cercano porque alguien compró poco cable, etc. Y los hay de todo tipo: alta tensión, baja tensión, de comunicaciones, de TV, de tender la ropa, etc. Hay algunos que ni siquiera se sabe de qué son, pero nadie quiere tocarlos por si se rompe algo.
Cuando finalmente vuelve la energía, entonces las vicisitudes son otras.
El radar, más de lo mismo. Los aviones suelen desaparecer justo cuando estás en medio de una separación por vectores, claro que, como tampoco iban a oírte…, pues, esperas un poco silbando la musiquilla de ese anuncio navideño tan entrañable: "vuelve, al radar vuelve por caridaaaaad…" y eso…
La radio, te lo escribo, porque si te lo cuento es probable que no me recibas. Para hacerse una idea baste decir que la transmisión más repetida por pilotos y controladores no es: "que tenga buen día", sino "say again… and again… and again".

Ayer fue uno de esos días…
Llego al relevo y comenzamos el "Relief Checklist":

  • Weather:
      • VMC (esto es guay)
  • Equipment:
      • Radar OK, Radios are crap (esto no es guay)
  • Airports:
      • All airports open an operating northwesterly (guay)
  • Military airspace in use:
      • Here, there and everywhere (no guay, no, no, no)
  • Special activities:
      • 25 UAV's between 3.000 and 10.000ft, 2 tankers, 2 pairs of F16's, a couple of F18's… (ni de coña guay)
  • NOTAMS:
      • You're kidding (concepto desconocido, como AENA hoy día para comunicar que algo falla)
  • Training in progress (if any):
      • Nope (guay, ya estoy habilitado)
  • Actual and projected traffic:
      • You have this guy going from here to wherever, and this other doing whatever else and blah, blah, blah… or at least that's what I guess, 'cause we can hardly hear'em. Radios are so crap today. Just watch'em flying… (cuando te dicen esto, lo aseguro, es muy poco guay)

A los 2 minutos de estar sentado veo aparecer en el radar (sí, funcionaba) un avión procedente de uno de los FIR's colaterales con unas intenciones de lo más dañinas. Apuntaba directamente contra una estación de servicio, y eso es mu, mu peligroso: un DC10 cisterna y dos F16 que estaban repostando en vuelo: "Lleno, por favor".
Por supuesto la línea telefónica con el otro FIR no funciona, por lo que los aviones simplemente nos llaman cuando están entrando. Y, en este caso particular, eso era muy tarde.
Comencé a llamarle de todas las manera posibles dándole todo tipo de información para que cumpliera con el procedimiento anti-ruido. Anti el ruido que debe hacer un B777 empotrándose contra un DC10 hasta arriba de gasofa y con 2 F16 pegados al culo.
Entonces vi al desconocido virando a rumbo 270, como le había dicho. Esto podía significar 2 cosas: que me había oído o que había visto aquel pedazo de gasolinera delante de sus narices y se estaba apartando a base de 90º de viraje inmediato.
Intenté, a continuación identificar al menda, porque todo esto había sido, por las bravas y viendo tan sólo un "transpondedor". Me llevó no menos de 10 comunicaciones entender alguna palabra de toda la amalgama de interferencias que llegaban a mi auricular, y no estaba sólo, mi ayudante "yankee" estaba escuchando con la misma cara de "pasmao" que tenía yo.
50NM después de entrar en nuestro espacio aéreo supimos quién llamaba y adónde iba, y eso que el avión estaba en un radio de menos de 30NM de la antena, en dos palabras: in comprensible.
Ahora entiendo lo que es la barrera del sonido… aunque quizá sea más conveniente redenominarla como barrera del ruido, porque eso es lo que se interponía entre mis alaridos y un par de "Great balls of fire"

Un Alien en Baghdad… a la escucha

Deja un comentario