14 C
Madrid
septiembre, lunes 27, 2021

Dos tercios de los 13.000 empleados de AENA pasarán a la empresa mercantil

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

Los sindicatos gestionan la desconvocatoria de la huelga, mientras los 9.600 trabajadores del convenio general de AENA se deshacen en rumores sobre cuántos permanecerán junto a los 2.400 controladores en la parte pública de navegación y quiénes ingresarán en la empresa mercantil de aeropuertos. Del análisis de los colectivos profesionales de la empresa se desprende que 7.000 personas abandonarán el paraguas público.(A.Ruíz del Arbol CINCO DIAS)

Durante más de dos décadas AENA lo ha sido prácticamente todo en el panorama aeroportuario español. Dueña de la red de 47 aeropuertos públicos nacionales; gestor de navegación aérea; garante de la seguridad de la aviación civil; administrador nacional de los slots (franjas horarias para la realización de despegues y aterrizajes).

Tal cantidad de cometidos ha acuñado una plantilla amplia y diversa que, en sus colectivos variopintos, apenas conserva en común el recuerdo (no vivido en primera persona en la mayoría de los casos) de un estatus funcionarial anterior a la creación del ente público en 1990. Y ello, a pesar de que todos sus componentes han firmado un contrato de carácter estrictamente laboral.

En la última década, el ejemplo de la privatización del modelo aeroportuario en Reino Unido y el fuerte impulso liberalizador desde la Unión Europea, han creado toda suerte de tensiones disgregadoras. Paso a paso ambos movimientos se han concretado en la completa separación, primero, entre AENA y las funciones de regulación de la aviación civil y, posteriormente, entre AENA y las funciones de supervisión de la seguridad aérea, de las que ahora se encarga una agencia dependiente de Fomento.

El proceso sigue con el plan de semiprivatización, aprobado en sus líneas generales el pasado diciembre, y se avanza hacia una nueva segregación. AENA quedará dividida en dos. La primera, una empresa de capital 100% público que se dedicará a proveer servicios de navegación aérea y de control de aproximación y ruta a los aeropuertos (esta última actividad en competencia con privados). La segunda, una compañía mercantil (de la que se privatizará el 49%) a la que se asigna la gestión de la red de los 47 aeropuertos públicos.

La plantilla actual de 13.000 trabajadores de AENA es un reflejo de la multiplicidad de funciones que ha asumido en su historia. Y ahora, cuando los representares sindicales de los 9.600 trabajadores del convenio general (los 2.400 controladores tienen su propio convenio y sus guerras propias) gestionan la desconvocatoria de una huelga contra la privatización, el conjunto de la plantilla se deshace en rumores sobre cual será el futuro de cada uno de los colectivos; permanecer en la parte de navegación aérea sobre el paraguas del capital 100% público, o incorporarse a AENA Aeropuertos.

Entre los trabajadores que entrarán en la nueva sociedad, la empresa mercantil y semiprivada, existe además otro colectivo que está destinado a subrogarse en la plantilla de dos empresas completamente privadas que resultarán adjudicatarias de sendos concursos, ya en marcha, a través de los que se elegirá a los gestores en régimen de concesión durante 40 años de los dos aeropuertos más grandes de la red: el de Madrid-Barajas y el de Barcelona El Prat.

Segregación

Todas las fuentes consultadas, sindicales, oficiales y particulares, han asegurado desconocer qué colectivos o personas pasarán a la parte mercantil de AENA y cuáles permanecerán bajo el paraguas del capital público 100%. En general, la aspiración de los trabajadores coincide en situar su destino en el lugar más alejado posible de las sociedades que se privatizan.

A la vista de la composición de los distintos colectivos profesionales se puede deducir quienes tienen un número amplio de opciones de quedar integrados en cualquiera de las tres opciones descritas.

La nueva empresa mercantil AENA Aeropuertos nacerá con una plantilla de aproximadamente 7.100 trabajadores. Tienen todas las posibilidades de incorporarse a su nómina los 1.357 bomberos, los 1.170 empleados que se dedican al mantenimiento de los 47 aeródromos de la red, los 913 gestores de operaciones y los 822 agentes de terminal. Les acompañarán 465 trabajadores que cumplen sus funciones en las pistas de aterrizaje y plataformas de aparcamiento de aeronaves, entre los que se encuentran los señaleros o los coches de sígame.

Los titulados administrativos y las plantillas de sistemas de información, servicios generales, mantenimiento general y del departamento de medicina aeroportuaria se distribuirán entre las filiales de aeropuertos y de navegación.

Las cifras

200 trabajadores componen los servicios asociados a la presidencia y alta dirección de AENA, cuya sede está en Madrid.

280 es el número de trabajadores de AENA en los tres aeropuertos catalanes de Gerona (150) , Reus (100) y Sabadell (30).

Agujeros en el paraguas público

La obsesión de los trabajadores de AENA por permanecer en una de las estructuras de la empresa que mantendrá el 100% del capital público, como es la de navegación, contrasta con los acuerdos alcanzados por el grupo de controladores (principal colectivo de esta filial) en el marco del proceso de liberalización de la gestión de los servicios de las primeras 13 torres. Los empleados de control afectados tendrán que elegir entre asumir las condiciones del nuevo gestor privado, trasladarse a un puesto de AENA en otro aeropuerto, o aceptar el despido en las condiciones fijadas por ley.

Subrogación para Barajas y El Prat

En los aeropuertos de Barajas y El Prat, con alguna variante, se producirán procesos de subrogación de las plantillas actuales hacia la nóminas de las empresas que resulten concesionarias de la gestión de ambas terminales en los concursos que están en marcha. Esta figura ya ha sido aplicada en los procesos de liberalización de los servicios de handling (actividades de facturación y gestión de maletas y carga) y en el de la concesión de la explotación de autopistas.

Si pasaran a los nuevos gestores privados todos los miembros de las actuales plantillas, la subrogación afectaría a 2.000 empleados.

5.000 trabajadores al grupo de navegación

En la empresa de navegación de capital 100% público permanecerán los 2.400 controladores aéreos. Junto a ellos estarán los 724 empleados que se dedican al mantenimiento de la torres y los centros de control, así como los 271 trabajadores dedicados a la gestión de operaciones de navegación. Otros cinco colectivos, los titulados administrativos, los responsables de los sistemas de información, el colectivo de servicios generales y de mantenimiento general y los integrantes del departamento de medicina aeroportuaria, distribuirán sus miembros entre las dos nuevas sociedades de AENA.


- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies