Bruselas, BEL.- La Agencia Europea de Seguridad Aérea, EASA, ha aprobado una extensión entre intervalos de A-Check para los ATR hasta las 750 horas de vuelo, como parte de los esfuerzos del fabricante para reducir los costes de mantenimiento de la aeronave. Anteriormente se realizaban a las 500 horas.

ATR dice que la extensión representa una “reducción significativa en los costes de mantenimiento de aeronaves, aumentando la disponibilidad” para la familia de bimotores turbohélice.

La reducción de tres a dos verificaciones en un período de 1,500 h se traduce en un día adicional de operaciones, según el fabricante.

Tom Anderson, vicepresidente de programas y servicios al cliente, afirma: “Esta certificación refleja las sólidas políticas y procedimientos de mantenimiento en los que hemos trabajado para poder implementar. El siguiente paso aumentar la duración entre controles C”, añadió.

Deja un comentario