El Boeing 787-9 Dreamliner consigue la certificación de la FAA y la EASA

0

Everett, EE.UU., 16 de junio de 2014.- El Boeing 787-9 Dreamliner ha conseguido la certificación de la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA) y de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) para su uso comercial. Boeing está dando ya los últimos pasos en la preparación de la primera entrega del 787-9 a su cliente de lanzamiento, Air New Zealand.


"La certificación es la culminación de años de duro trabajo y de un riguroso programa de pruebas en vuelo que comenzó con el primer vuelo del 787-9 el pasado mes de septiembre", declaró Ray Conner, presidente y consejero delegado de Boeing Commercial Airplanes. "Con esta confirmación de que el avión está listo para realizar vuelos comerciales, Boeing y sus clientes, tanto las aerolíneas como las empresas de leasing aéreo, están ansiosos por poner al miembro más reciente de la familia Dreamliner a disposición de los pasajeros de todo el mundo".

Para obtener la certificación del 787-9, Boeing emprendió un extenso programa de pruebas con cinco aviones y más de 1.500 horas de vuelos de prueba complementadas con ensayos en tierra y en laboratorio. Tras este riguroso y exhaustivo proceso de certificación, la FAA y la EASA han otorgado a Boeing sendos certificados de tipo modificado ("Amended Type Certificate") para el 787-9, en los que se certifica que el diseño cumple con los reglamentos de aviación y es seguro y fiable.

"A lo largo del desarrollo del 787-9, la dedicación y el rigor de todo nuestro equipo internacional se han traducido en unos resultados sobresalientes", destacó Mark Jens, vicepresidente del departamento de desarrollo del 787 en Boeing Commercial Airplanes. "Desde el comienzo de la fase de ensamblaje la pasada primavera, pasando por el primer vuelo—sin incidencias—y ahora con esta certificación cumpliendo los plazos previstos, damos las gracias a todo el mundo en Boeing y nuestros socios, así como a nuestros clientes, por convertir el desarrollo del 787-9 en un éxito tan rotundo".

La FAA también ha concedido a Boeing un certificado de fabricación modificada ("Amended Production Certificate"), con el que valida que el sistema de producción de Boeing puede fabricar unidades del 787-9 conformes al diseño original. La EASA acepta la supervisión de los certificados de producción de Boeing por parte de la FAA, del mismo modo que la FAA acepta la supervisión de los certificados de producción de los fabricantes europeos por parte de la EASA.

El nuevo 787-9 Dreamliner complementará y ampliará la familia 787 de aviones supereficientes. Con un fuselaje alargado en 6 metros con respecto al 787-8, el 787-9 transportará más pasajeros y más carga a mayores distancias con las mismas y excepcionales prestaciones medioambientales: un consumo de combustible un 20% menor y unas emisiones un 20% más bajas que otros aviones de dimensiones similares. Sobre la base del diseño visionario del 787-8, el 787-9 ofrece elementos para el pasaje como ventanas y compartimentos superiores de gran tamaño, una iluminación LED moderna, mayores niveles de humedad, una mayor presión en cabina, un aire más limpio y unos trayectos más suaves.

Deja un comentario