El caos interno de AESA llega ahora a las comunicaciones aeronáuticas

0

Madrid, SP, 10 de junio de 2014.- Entre las contínuas ocurrencias de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), presidida por Isabel Maestre, que depende organicamente del tan cuestionado nombramiento de la antigua directora de Navegación Aérea, Carmen Librero, y con la estelar presencia a buen seguro de Pablo Hernández Coronado, a los mandos monopolísticos de los sistemas de reportes (SNS, CEANITA) y del PESO, está la de la prohibición de usar el español, !en España!. Esta pretensión de prohibir el uso del español en las comunicaciones aeronáuticas en España, ha hecho saltar las alarmas de pilotos y controladores en el sentido de que puede comprometer la seguridad aérea. La pretensión es que pilotos o controladores con nivel de lengua materna española (LEVEL 6) por ejemplo, hablen entre ellos en un LEVEL 4 en inglés, en algunos casos, en España, degradando evidentemente el nivel de seguridad en esas comunicaciones en operaciones, lo que choca frontalmente con el teórico objetivo de mejora de los estándares de seguridad de esa teórica Agencia Estatal de Seguridad.

En el Comité de Expertos de la propia Agencia, contra el criterio de los profesionales, se debatió el asunto. Pero AESA, de nuevo, intenta imponer por decreto, prohibiendo el uso del español en los casos que los profesionales opinan resulta ilógico, no así cuando esté involucrada una aeronave extranjera. Una circular de AESA, a Directores de Operaciones de compañías españolas como Air Europa, Air Nostrum o Iberia, sin previo conocimiento de los controladores españoles, ha hecho que éstos tuvieran que preguntar al respecto, descubriendo la orden de AESA. Algo inaudito, que contraviene el reconocimiento del español como idioma oficial por OACI desde 1944, que incluso recomienda el uso del español en el caso de tripulaciones de idioma materno español. Además todo esto sin estudios previos que lo avalen, como tiene la peligrosa costumbre de actuar esta desastrosa y "peligrosa", por sus formas, Agencia Estatal.

Sólo la ilógica ocurrencia de alguien puede haber hecho que semejante iniciativa sea puesta en práctica. A mayores, si tenemos en cuenta el inicio del aumento de tráfico de la época estival, así como que numerosas compañías de latinoamérica operan en los aeropuertos españoles, tales como LAN, Avianca o Aeroméxico por ejemplo. La finalidad de esa ocurrencia puede estar más motivada por afanes protagonísticos que realmente por el intento de la mejora de la seguridad aérea en nuestro país. Un país donde el ponerse medallas, aún a costa de la posibilidad de comprometer la seguridad aérea, no es sólo posible, sino que es una de las peligrosas costumbres de la Agencia.

La conclusión es sencilla, y de ahí nuestro titular al respecto. La situación es tan crítica que realmente esta noticia refleja hasta qué punto todos y cada uno de los organismos relacionados con el sector aéreo en España se encuentran en situación terminal crítica por una falta de regeneración que Ana Pastor no ha sido capaz de acometer en más de dos años y medio en Fomento. Pero además refleja un modo de hacer las cosas, una "actitud", palabra que le encanta emplear nos consta, muy poco edificante desde los organismos que son de su competencia en el sector aéreo. ¿A qué sigue esperando? La paciencia de todos y cada uno de los colectivos profesionales en España se ha agotado. Y eso, ya no tiene marcha atrás.

(NP APROCTA)/La prohibición del uso del español en las comunicaciones aeronáuticas podría comprometer la seguridad aérea

· Pilotos y controladores aéreos cuestionan la intención de AESA de imponer por ley la prohibición del uso del español en las comunicaciones entre las aeronaves y las torres y centros de control aéreo.

· El inglés debería emplearse únicamente en aquellas situaciones operacionales en las que haya involucrada una aeronave extranjera, tal y como recomienda OACI.

Madrid, 10 de junio de 2014.La prohibición del uso del español en las comunicaciones aeronáuticas puede reducir la conciencia situacional de las tripulaciones y controladores aéreos españoles cuando no se encuentre involucrada una aeronave extranjera, pudiendo disminuir por tanto los niveles de seguridad operacional”. Con esta contundencia, las principales asociaciones españolas de pilotos y controladores de tráfico aéreo (AEP, APCAE, APROCTA, COPAC, SEPLA y USCA) han expresado en una misiva su disconformidad con la futura implantación, por parte de las autoridades aeronáuticas españolas, de una ley que prohíbe el uso del español en todas las comunicaciones entre las aeronaves y las torres y centros de control aéreo de España.

La carta responde a la reciente decisión de las autoridades aeronáuticas de solicitar a las compañías aéreas españolas su colaboración para implantar el inglés como único idioma operacional en las comunicaciones ATC (las que se desarrollan entre los pilotos y los controladores aéreos). Una iniciativa que vendría acompañada próximamente de un cambio en la normativa para que el uso exclusivo del inglés se haga por imperativo legal. Un hecho sin precedentes en la aviación civil internacional, más si cabe, cuando el español es un idioma reconocido por la OACI, Organización de Aviación Civil Internacional, desde su fundación, en 1944.

En la carta, dirigida al director general de Aviación Civil, Ángel Luis Arias, y a la directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Isabel Maestre, los dos colectivos profesionales afectados por esta medida reconocen la conveniencia del uso del inglés en la frecuencia, pero únicamente cuando haya involucrada una aeronave extranjera cuya tripulación no conozca el idioma español, tal y como recomienda la (OACI). “En ningún caso –insisten- debe implantarse de manera general en todas las situaciones”, esto es, cuando únicamente hay tripulaciones españolas en el espacio aéreo, porque cabe la posibilidad de que genere problemas de seguridad aérea hasta ahora inexistentes.

Nadie mejor que los profesionales de la aviación para determinar qué métodos son más seguros para garantizar la seguridad de las operaciones aéreas y de los pasajeros, máxime cuando no hay constancia de que se haya realizado un análisis de gestión de riesgos ni recomendación alguna al respecto por parte de la Comisión de Estudio y Análisis de Notificaciones de Incidentes de Tránsito Aéreo (CEANITA).

Todas las organizaciones firmantes de la carta dirigida a las autoridades aeronáuticas forman parte de grupos de trabajo en diversos comités de expertos de la agencia de seguridad, AESA, por lo que debe ser en el seno de esos comités donde se diluciden las necesidades que, en materia de seguridad aérea, deban ser implantadas en el espacio aéreo español, al estilo del proceder de los países de nuestro entorno.

Deja un comentario