El comprador de TAP no podrá recurrir al despido colectivo durante 30 meses

0

Lisboa, POR, 20 de enero de 2015.- El nuevo propietario de TAP no podrá recurrir al despido colectivo durante un período de 30 meses siguientes a la privatización de la compañía aérea lusa, según recoge el acuerdo firmado entre el Gobierno luso y nueve de los sindicatos con representación en la aerolínea. El Gobierno de Portugal ha puesto a la venta el 66% de la aerolínea lusa TAP, incluyendo sus negocios deficitarios en Brasil, en una operación que contempla reservar un 5% para los trabajadores y colocar el 61% restante a uno o más inversores de referencia.

Esta es la primera de las ocho condiciones incluidas en el proceso de venta del 60% de la aerolínea, que también recoge que la sede de TAP y su 'hub' seguirán en Portugal por un periodo no inferior a 10 años como compañía de bandera, según recoge la prensa local.

“Los 30 meses de estabilidad en el empleo cubren a todos los empleados de TAP”, dijo el ministro de Economía luso, Antonio Pires de Lima, el pasado viernes.

Los nueve sindicatos que pactaron con el Gobierno y desconvocaron los paros de diciembre representan alrededor del 30% de la plantilla de TAP, frente a los 3.000 trabajadores afiliados a los tres sindicatos que rechazaron negociar.

La Unión Nacional de Vuelo de Aviación Civil de Personal (SNPVAC), la Unión Nacional de Trabajadores Aviación Civil (SINTAC) y el Sindicato de Trabajadores de la Aviación y Aeropuertos (Sitava) no han firmado dicho acuerdo.

El grupo de trabajo, creado a raíz de la desconvocatoria de la huelga anunciada para Navidad, también negoció el mantenimiento de los acuerdos firmados por TAP y los sindicatos firmantes durante los próximos tres años.

No obstante, el Gobierno luso podrá revertir el negocio si el futuro comprador no cumple con las condiciones fijadas, ya que mantendrá una opción de venta del 34% en la aerolínea estatal.

El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, ha confirmadoel interés del grupo turístico por la aerolínea portuguesa TAP. También han mostrado su interés el empresario portugués Miguel Pais do Amaral, la compañía Azul (propiedad del empresario brasileño David Neelman) o el grupo brasileño colombiano de Germán Efromovich, que ya presentó una oferta en 2012.

INTENTO FALLIDO EN 2012.

El Gobierno luso aprobó en 2012 el proceso de privatización de TAP, en dos fases mediante una ampliación de capital y la venta directa de las acciones representativas a uno o varios accionistas.

Solo el grupo brasileño colombiano de Germán Efromovich, Synergy Group, mostró interés por la aerolínea lusa pero su oferta, de unos 340 millones de euros, fue rechazada por los órganos gubernamentales del país.

Relanzar la privatización de TAP, que cuenta con un plan de negocios hasta 2016, ya figuraba en los presupuestos del Ejecutivo luso para este año si se cumplían las condiciones para llevar a cabo la operación.

Deja un comentario