¿Resistencia humana?: Qantas probará dos rutas de 19 hrs. sin escalas

Aviaciondigit@l

0

Sydney, AUST.- Qantas realizará tres vuelos de prueba con Boeing 787-9 directos de 19 horas de duración de Londres y Los Angeles a Sydney, para estudiar si abrir estas rutas en 2022. Serán 40 pasajeros los que volarán en estos vuelos, 2 desde Nueva York y 1 desde Londres. Estos tests están destinados para medir la tolerancia de tripulaciones y pasajeros a vuelos de 19 horas, en lo que serían los vuelos comerciales de más duración existentes.

Estos vuelos se realizarán este Otoño y principalmente volarán empleados de la compañía, científicos, etc… No se venderán los pasajes. Los pasajeros y tripulaciones estarán equipados con dispositivos portátiles de alta tecnología para monitorear los patrones de sueño, así como el consumo de alimentos y bebidas. Indudablemente será un test de fatiga, ritmos circadianos y demás factores relacionados con la resistencia humana muy interesante tanto para tripulaciones, como para los pasajeros, que en caso de ponerse en operación estos vuelos en 2022, tendrán datos muy fiables de la resistencia humana a vuelos prolongados en cabinas presurizadas.

El avión elegido es el Boeing 787-9 con menos pasajeros y equipaje del habitual para ampliar el rango de alcance. Así estos vuelos deberán cubrir una distancia de 10.300 millas de Melbourne a Nueva York o las 10.500 de Londres a Sydney, frente la actual ruta lanzada desde la costa Oeste de Australia, Perth, donde Qantas lanzaba el año pasado una ruta de 17 horas.

Tendencia de vuelos directos de largo alcance

Quizás pronto veamos una carrera por las rutas más largas entre el A350 y el 787-9, entre los dos grandes fabricantes Airbus y Boeing.

Estas nuevas rutas están marcando una tendencia en el crecimiento de vuelos directos de larga distancia que los pasajeros prefieren, evidentemente, a aquellos con escalas-largas en ocasiones-, se señala por Alan Joyce, director ejecutivo de Qantas, que señaló que un vuelo comercial de Sydney a Nueva York era “la última frontera de la aviación comercial”

Joyce señaló que se trataba de una decisión comercial y económica fundamentalmente explotar este tipo de rutas. Señaló que ninguna aerolínea comercial había operado directamente desde Nueva York a Sydney sin escalas. En 1989 un 747-400 lo hizo pero con sólo 23 personas a bordo por la sempiterna cuestión del combustible.

Patrones laborales a bordo (FATIGA) y efectos en los pasajeros

Los patrones de trabajo de las tripulaciones serán determinantes para ver la viabilidad de estas rutas. En la actualidad los servicios de ultra larga distancia transportan varias tripulaciones que realizan turnos de cuatro horas.

Los pilotos usarán un dispositivo de electroencefalograma (EEG) para rastrear su actividad cerebral y monitorear el estado de alerta, para que la aerolínea pueda estudiar el patrón de descanso más efectivo. Investigadores de la Universidad Monash de Melbourne también registrarán niveles de melatonina, un químico que determina la experiencia de los viajeros del jet lag, antes, durante y después de los vuelos.

Qantas ya ha utilizado su ruta de Perth a Londres para probar los patrones de cambio. Áreas separadas para estiramientos y diferentes opciones de entretenimiento.

Resultan muy interesantes las apreciaciones de los vuelos de ultra larga distancia del Dr. Richard Dawood, especialista en medicina aeronáutica de la Clínica Fleet Street. Los aviones modernos utilizan en su construcción fibra de carbono que soporta mayor presión en la cabina, reduciendo la incómoda sensación de altitud que hace que los oídos de los pasajeros sufran. La humedad dentro puede ser mayor al haber menos piezas metálicas lo que reduce algunas de las molestias relacionadas con el vuelo.

Sin embargo, el largo recorrido todavía afecta al cuerpo. La trombosis venosa profunda (TVP), coágulos de sangre que pueden formarse particularmente en las piernas, es un peligro. Aunque es raro en personas sanas, ha llevado a algunas aerolíneas a considerar el espacio para que se muevan los pasajeros.

“Sentarse todo el tiempo en un asiento es un mayor riesgo de trombosis”, dijo Dawood. “Sería aún más importante levantarse más de lo normal, moverse, estirarse”.

Añadió que existe cierta evidencia de que los patrones irregulares de sueño tienen un efecto negativo en la salud de los trabajadores por turnos, lo que hace que la vigilancia del personal sea aún más importante.

También hay desfase horario, pero ninguna forma de diseño inteligente puede evitar que las zonas horarias interrumpan el reloj interno del cuerpo. Es un largo camino para deshacerse de los efectos en las personas. Los científicos pueden ayudar al cuerpo a adaptarse a los suplementos de melatonina en el desfase horario.

Deja un comentario