El Ejército del aire perderá el 80% de sus capacidades en el 2025

0

El Ejército del Aire perderá el 80% de sus plataformas y, por tanto, de sus capacidades por la obsolescencia del material hacia 2025 y en el contexto actual de severas restricciones presupuestarias.

26/10/2010 (Infodefensa.com) A.V.S., Madrid – Si la situación económica perdura, de las 470 aeronaves de las que dispone la Fuerza Aérea española correspondiente a 27 clases diferentes y en algún caso con una edad en torno a los cuarenta años, se reducirían en los próximos 15 años a tan sólo seis clases más dos nuevas: el avión de transporte militar A400M y el helicóptero polivalente NH-90.

Así lo manifestó el teniente general Juan Luis Abad, asesor de la Subsecretaría de Defensa, durante la primera sesión de las XIV Jornadas de la Fundación Círculo de Tecnologías para la Defensa y la Seguridad en las que se analiza la situación del sector industrial de Defensa y Seguridad en el escenario económico actual. Abad hizo hincapié en que la prioridad número uno para el jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), el general del Aire José Jiménez Ruiz, es la capacidad de enseñanza porque la total obsolescencia de los aviones de formación de pilotos se enmarca en el corto plazo.

Para intentar mitigar este problema, "se está intentando extender la vida de algunas plataformas", así como se baraja "la sustitución de aviones de entrenamiento y sistemas asociados como los simuladores", aclara el teniente general.

Además de los aviones de formación, y continuando con el horizonte de 2025, el Ejército del Aire debería sustituir el F-18 para el que se baraja la sustitución por otra plataforma similar, esto es, un cazabombardero nuevo; una segunda opción de una plataforma entre avión tripulado y no tripulado; o, directamente, una plataforma no tripulada, explicó Juan Luis Abad.

Otras plataformas a reemplazar son los B-707 y A-310: "Todo apunta a que el sistema será el tanquero A330 MRTT", si no habría que "buscar una solución imaginativa". Además, está pendiente de jubilación los sistemas de vigilancia multisensor, cuyas funciones las cumplen hoy el P3 Orión y el D-4. "Se baraja la participación en programas internacionales como el MMA, el desarrollo de patrulla marítima del A400M, una sustitución directa por UAVs o por otra plataforma como el P8 Poseidón", concluyó Abad.

La enseñanza en el Ejército de Tierra

La formación y adiestramiento es también preeminente en el Ejército de Tierra. El teniente general Ignacio Martín Villalaín, segundo jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, indicó que "la máxima prioridad es la enseñanza de las tropas. El adiestramiento para garantizar la eficacia operativa". Para ello, "hay que dotarse de materiales adecuados".

Martín Villalaín destacó los programas que se han desarrollado o se desarrollan para dotar a las tropas españolas de seguridad y calidad de vida. Así, mencionó el Leopard, Pizarro, misiles Spike, helicópteros Tigre y NH-90, Lince, RG-31, UAVs y Mini UAVs, Sistema FFT, SIMACET y el ComFut… Con todo, serían necesarios nuevos equipos de radiosatélites y comunicación: "La crisis pero la primera prioridad es la formación de personal para cumplir con las misiones encomendadas", indicó.

El futuro VBR 8×8 fue calificado de "urgente", por parte del segundo JEME, "es esencial para las fuerzas medias ligeras del Ejército de Tierra", declaró, "la reposición es urgente por ello nos obliga a adquirir material ya utilizado en otros Ejércitos".

Material de la Armada

En el escenario de crisis económica y fuertes recortes presupuestarios, la Armada "no puede tener todas sus unidades preparadas para todo, sino para los que se va a hacer a corto plazo", explica el vicealmirante Fernando García Sánchez, segundo jefe del Estado Mayor de la Armada.

En el caso de la Marina española, "el material necesario a corto plazo es la segunda serie de cuatro Buques de Acción Marítima (BAM), a medio plazo la renovación de la flota de helicópteros, a medio-largo plazo la renovación de los aviones embarcados y, finalmente, a largo plazo la sustitución de las fragatas de la clase Santa María por las F-110", indica el vicealmirante.

El segundo AJEMA recordó que en los principales programas de adquisición para la Armada se invertirán 5.900 millones de euros hasta 2025: "El 80% se recupera vía exportación, más los beneficios en materia de empleo subiendo el índice de contratación en 2 y 3 puntos en las zonas implicadas. Además, se da un impulso a la I+D+i, un gran ejemplo es el S-80, y un impulso a las alianzas estratégicas entre empresas".

Para el vicealmirante García Sánchez, "el ciclo ideales que las entregas se realicen en época de bonanza presupuestaria, el impulso de la I+D en época de crisis y los valles se dediquen a la construcción".

Deja un comentario